Creemos que estas 5 librerías mejoran la vida en la Ciudad de México

Hemos ido por la ciudad buscando librerías, reseñándolas y promoviendo que las visiten. Estas 5 nos parecen excepcionales.

Para los lectores las buenas librerías son una forma del paraíso. Nosotros pensamos que lo son, y hemos ido por la ciudad buscando las favoritas, reseñándolas y promoviendo que las visiten para que puedan sobrevivir. Porque sí, hay mucho menos lectores hoy de los que hubo hace 30 años. Porque leer nos hace más empáticos con el mundo y convierte nuestro monólogo interno en algo mucho más estimulante. Estas son las librerías:

1.- Ediciones Era

librerías

Comenzó en 1960 con las iniciales de los apellidos de sus fundadores: Espresate, Rojo y Azorín, y con todo el espíritu de los sesentas, completito. Neus Espresate, Vicente Rojo y José Azorín tenían veintitantos, eran hijos de exiliados españoles y trabajaban en una imprenta. Era nació así, de la imprenta que cuando estaba quieta se aprovechaba para imprimir libros, todos los libros que se les antojaba imprimir, todos los libros que para ellos importaban en ese momento.

Al inicio publicaron los prohibidos en la España de Franco, pero también literatura, traducciones, poesía… El primer libro que imprimieron fue un reportaje sobre la revolución cubana, La batalla de cuba de Fernando Benítez. Luego vinieron los otros. Del cuidado gusto editorial de los fundadores llegaron Pacheco, Pitol, Monsiváis, García Ponce. Carlos Fuentes publicó Aura por primera vez en Ediciones Era, José Emilio Pacheco obtuvo el premio Cervantes siendo autor allí; casi toda la obra de Elena Poniatowska, con contadas excepciones, se publicó en Era y los comunicados del Ejército Zapatista se publicaron allí antes que en cualquier otro sitio.

 

2.-  La Murciélaga

librerías

Es una librería de viejo en la que se trafican libros de segunda mano, de literatura, filosofía y arte (aunque se han colado algunos títulos de disciplinas afines y libros más recientes). Sin embargo, quizás el principal atractivo es que tienen varios volúmenes de colección: libros difíciles de conseguir, libros raros, primeras ediciones o libros con distintivos singulares (firmados por el autor, comentados, etc). Tienen, por ejemplo, una primera edición de Samuel Beckett o un libro firmado por el Che Guevara.

.

3.-  La Increíble Librería

librerías

Entrar aquí es como entrar a la cámara de maravillas de dos radiantes y exquisitos coleccionistas. Un bestiario de puros libros favoritos (aquellos que se quieren), artefactos, carteles, juguetes antiguos y nuevos, cuadros, papelería, dulces y sellos. Todo escogido a mano por dos extraordinarios bibliófilos: la coleccionista y editora Selva Hernández (Ediciones Acapulco) y el escritor y diseñador gráfico Alejandro Magallanes.

Su “barra de libros” incluye primeras ediciones (firmadas, por ejemplo, por Paz y Borges); reproducciones de códices; la colección completa de la Biblioteca del niño mexicano, de Heriberto Frías, con portadas litográficas de Posada; libros que Dr. Atl dibujaba y encuadernaba a mano; libros raros, extravagantes o bestsellers; los libros más recientes de editoriales independientes (tienen a casi todas); una selección preciosa de libros para niños y, desde luego, los libros favoritos de ambos dueños.

.

4.- Casa Tomada

librerías

Es un lugar que hay que conocer y revisar constantemente. Un espacio cultural independiente que tiene una pequeña librería que reúne en su catálogo una selección de editoriales independientes y a veces los viernes usan su espacio para presentaciones editoriales y otros eventos literarios.

Abrió a principios de este año y lo único que pretende es tener una casa tomada:“Más que clientes, queremos tener habitantes —residentes y huéspedes—”, dicen. Que ocupen y circulen la cultura en comunidad de una manera más fácil, más sutil y menos rígida que lo que suele ser. Actividades menos a la manera de las grandes instituciones (y sus puertas de roble) y más a la manera de fantasmas que las atraviesan.

.

5.- Under the Volcano Books

librerías

En el segundo piso, del bar Legión Americana al que muy pocos suben porque el bar es suficientemente atractivo, hay una pequeña y bien curada librería de letras inglesas, Under the Volcano Books, que recomendamos visitar. Aunque muchos hemos estado ahí o ubicamos bien este lugar, se siente todavía como un lugar de culto. Y es que además de su atmósfera extraña, el bar es tan solo una parte de lo que esta casa Art Déco en la calle Celaya 25 alberga: es sede del American Legion Post Alan Seeger, una legión que crearon veteranos de guerra en 1920, aún vigente.