Los payasitos Yom-Yom de los sesenta que aún quedan (tristes) por la ciudad

En esos puestos en forma de payasitos que todavía sobreviven en algunos parques vendían helados Yom-Yom, que en los sesenta fueron los mejores de la ciudad.

Hasta hace un par de años, los puestos en forma de payasito (de las heladerías Yom-Yom) formaron parte del paisaje de la ciudad. La mayoría de ellos desaparecieron casi sin que nos diéramos cuenta o, por lo menos, supiéramos algo sobre su origen y por qué eran tan comunes en los parques.

Todo mundo los conoce como “payasitos”, pero eran un homenaje a los helados insignia de la marca Yom-Yom, una heladería mexicana que en los sesenta era la sensación en todo el país y que en los noventa se mudó a ColombiaAl igual que el pez más triste o la ballenita del parque San Simón, los payasitos pertenecen a una época donde la ciudad era mucho más vistosa y el calor se apagaba en las fuentes. De hecho, estas heladerías eran versiones miniatura de los pabellones Yom-Yom, que eran fuentes de sodas donde las personas asistían para calmar el calor del verano.

payasitos yom yom coapa
Payasitos Yom-Yom en Villa Coapa.
Payasito en neza
Payasito Yom-Yom en Valle de Aragón 2a sección.

.

Yom-Yom, los mejores helados de la ciudad

El Pabellón Yom-Yom más popular de la ciudad estaba en Insurgentes Sur #2343. Hoy en su lugar hay una pizzería y un expendio de carne. Pero en esas épocas los oficinistas aprovechaban su hora de comida para ir al Yom-Yom. Y aunque la comida del pabellón no era la mejor, las personas comían pacientemente hasta que sus postres llegaban a la mesa. Los helados eran tan buenos que bien valía la pena comer un bistec duro, mal cocinado y sazonado con el humo de los autos que pasaban por la avenida.

Pabellón Yom Yom
Pabellón Yom-Yom en Insurgentes Sur #2343. Foto: La Ciudad de México en el Tiempo

Durante los Juegos Olímpicos de 1968, el Yom-Yom de Insurgentes Sur fue el punto de encuentro para deportistas y periodistas. Eso hizo que mejoraran su menú y, por supuesto, aumentaran su popularidad. Incluso después de las olimpiadas, afuera del Pabellón había una enorme fila de autos y personas que llegaban tarde a sus trabajos sólo por comer en el restaurante “oficial” de las olimpiadas.

.

El olvido de los payasitos Yom-Yom

Cuando Yom-Yom se fue de México, los payasitos comenzaron a caer en deterioro. Algunos locales (ya de otras cosas) todavía pintan a los payasitos con los colores originales o les dan una personalidad propia. En el Centro ya no hay rastro de ellas. De hecho, hay quienes aseguran no haberlas visto nunca. Pero hay payasitos Yom-Yom  esparcidos por la ciudad, como parte del bestiario que nos forma.

Yom yom
Payasito Yom-Yom “modificado” en Coapa. los dueños remplazaron su rostro con un puesto de lámina.
Ruinas yom yom
Las ruinas de un payasito en Calzada de la Viga.

Nuestros lectores nos ayudaron a encontrar las estatuas sobrevivientes, y al parecer ya sólo hay en Coapa y otras en Ciudad Neza. Algunas son heladerías y en otras venden dulces o botanas, pero todas forman parte del recuerdo de quienes en los sesentas compraban allí helados y paletas. Es como si, a la fuerza, estas heladerías quisieran volver a sus días de gloria cuando Yom-Yom fue la heladería favorita de toda la ciudad.

.

Más en Local.Mx

La michoacana más especial de la ciudad está en la Nueva Santa María