Tziki: una esquina verde en la Juárez para comer hummus, babaganoush y más delicias

Tziki llegó a la ciudad hace poquito, de los fundadores de Niddo. Es un concepto para quien quiere comer muy rico, rápido y sin gastan demasiado.

Hay una esquina verde en la colonia Juárez. Entre Dresde y Praga está Tziki, el nuevo proyecto de los fundadores de Niddo y un lugar chiquito y perfecto para comer rico, sano, no pagar mucho y tener una experiencia buena y rápida. Tziki es apenas una barra amplia llena de platones con comida preparada, un refrigerador de bebidas y espacio suficiente para estar un rato agradable.

Tziki

Después de tener Niddo durante poco más de un año, los fundadores se enamoraron de la idea de las esquinas. Niddo está en la esquina opuesta a Tziki y su presencia genera un movimiento inusual de personas platicando o tomando un café mientras esperan pasar, habitando una banqueta que solía ser lugar de paso. Cuando vieron que el local de la esquina contraria estaba en renta no dudaron en llamar al número y apartarlo.

En realidad, no tenían planeado iniciar otro proyecto (al menos no tan pronto), pero todo fue tomando forma. Pronto Frida Escobedo, arquitecta mexicana y clienta de Niddo, estaba a cargo del diseño, que tomó como inspiración más importante el enorme y frondoso hule frente al local. Las hojas del árbol son verde claro de un lado, verde profundo del otro, tal como ahora es Tziki: verde por todos lados.

colonia Juárez

Tziki

Si no fuera por los platones rebosantes y los pasteles llamativos, nadie pensaría que la barra impecable de Tziki tiene comida. Parece más una joyería con su gran mostrador imponente al frente, con todas las joyas en exhibición. En este caso las joyas son jocoque de coliflor, hummus de garbanzo, tortilla española, quiche o babaganoush. El menú son todas las cosas que les gustan a Karen Drijanski y a Eduardo Plaschinski, dueños del lugar, comer. Hay mucha influencia mediterránea –por sus orígenes judíos–, muchas especias, vegetales y sabores frescos del Medio Oriente.

Los platones son sencillos y 80% vegetales. En México hay tantos que la cocina de Tziki aprovecha las verduras coloridas y orgánicas para crear platillos creativos. Hay jitomate Heirloom, coliflores de colores, brócoli Romanesco, cereales, granos, hummus, pasta… Uno puede pedir platones con porciones diferentes de cada cosa o comprar alguno de los paquetes preparados que están en el refrigerador, comer en la barra o pedir todo para llevar. También hay postres deliciosos y bebidas, como un oolong cold brew con té limón o leche de almendra casera con dátil.

Tziki

Tziki

Como llevan tan poco tiempo abiertos el horario de Tziki aún es de prueba, pero la idea es que pronto abran todo el día, desde las 7:30am hasta las 10:30pm  y ofrecer desde un menú a temperatura ambiente en la mañana, hasta platones calientitos y muchos vinos en las noches.

Cuando le pregunté a Eduardo si definiría su nuevo proyecto como un deli o un grab and go me dijo que no creía que Tziki entrara forzosamente en ninguna de esas categorías: “Si quieres un lugar para comer rico y rápido, en un ambiente muy bonito en donde no tengas que sacrificar ni tu tiempo ni tu dinero, Tziki está hecho para ti”.

.

 

.

Más en Local: 

Niddo: un restaurante acogedor y exquisito en la Juárez