Gudinni Cortina y Rolando Hernández sobre el festival UMBRAL

Umbral esta cumpliendo 4 años y lo festejan con su segundo festival: 4 días entre la Ciudad de México y Oaxaca. Platicamos con los creadores del proyecto.

Autor: Redacción local | Fecha 3 diciembre, 2017

El line up se instala para siempre como el nuevo poema situacionista expandido.
–Erick Diego, Manifiestos en corto #245

Umbral es una iniciativa que vale mucho la pena atender. Está formada por los artistas sonoros mexicanos Rolando Hernández y Gudinni Cortina, quienes organizan sesiones íntimas con artistas locales e internacionales, figuras de larga trayectoria y jóvenes que apenas inician, en una mezcla exquisita que hace que cada sesión sea especial, y por el carácter de la musicalidad, también irrepetible. Umbral esta cumpliendo 4 años, y lo festejan con su segundo festival; 4 días entre la Ciudad de México y Oaxaca.

1. Hace ya 4 años del inicio de UMBRAL, ¿qué fue lo que los motivó para iniciar este ciclo de presentaciones? ¿Qué sentían que hacía falta o cual era el espacio que UMBRAL quería cubrir en la Ciudad de México?

Por una parte un impulso crítico hacia la forma de organizar. Comenzamos primero con discusiones acerca de qué era lo que no nos gustaba de lo que sucedía en México; de las réplicas de modelos en donde sólo tocan un grupo selecto de músicos dejando a mucha gente fuera… Esto y la cantidad de personas que estaban a nuestro alrededor sin poder presentarse en vivo o gente del exterior queriendo venir a México. Se nos hizo que lo mas consecuente sería comenzar un espacio donde todo eso que queríamos hacer, sucediera. Obviamente esto no significa que nosotros no cometamos errores o que hayamos venido a cambiar completamente el panorama de lo que sucede en México, pero quizás sí a poner un espacio para prácticas con sonido que no necesariamente entren dentro de alguna categoría. Uno de nuestros objetivos es lo informe.

umbral

2. Se dice mucho de los foros, de los espacios y de la audiencia de la música experimental en la Ciudad de México; parece que tenemos una tradición de queja. ¿Creen que siga siendo así? ¿Algo ha cambiado?

Desgraciadamente la reproducción de discursos acríticos sigue ocurriendo mucho en nuestro país. Pero basta echar un vistazo a lo que sucede día a día en el ex-DF para ver que, tanto audiencia como lugares, calidad tanto de producción como de artistas, son una realidad en nuestra ciudad. Me atrevo a decir que desde hace algunos años ya, nuestra ciudad es uno de los espacios mas activos a nivel mundial para las prácticas alrededor con sonido tanto en espacios independientes como institucionales. Esto es bien sabido en lugares como Seúl, Santiago, Berlín, NYC y otros lugares de igual importancia.

3. ¿Cómo es curar UMBRAL? ¿Cómo hacen la selección de artistas nacionales e internacionales? ¿En qué se basan?

Hay muchas variables para escoger a alguien. Algo fundamental es que buscamos personas interesadas en el cuestionamiento de la práctica alrededor del sonido. Esto es, no necesariamente buscamos la innovación a nivel tecnológico o formal, sino a nivel discursivo. Esto queda claro en algunas de nuestras sesiones con personas de otros campos como el teatro, performance, arte contemporáneo, coreografía etc. Otra cosa que nos interesa es presentar  a personas que no han tenido oportunidad de presentarse con regularidad. Queremos hacer visibles a los jóvenes e intentar ayudarlos a poder conseguir presentaciones más frecuentes. También hemos intentado traer a personas que hayan o estén haciendo preguntas fundamentales para esta práctica desde distintos puntos y que son reconocidos por su trabajo. Tal es el caso de Peter Ablinger, Jean Luc Guionnet, Cristof Migone, Mario de Vega y ahora Sergio Merce, Sachiko M, Otomo Yoshihide, Milo Tamez quienes siguen proponiendo formas singulares de aproximación al sonido

Para nosotros cada line up es un statement. Justo acabo de leer algo de Erick Diego, artista sonoro mexicano, que comparto: el line up se instala para siempre como el nuevo poema situacionista expandido (Manifiestos en corto #245)

4. ¿Cómo describirías al publico de UMBRAL? ¿Es conocedor, es curioso, es una mezcla?

 Es una mezcla interesantísima de gente de varias edades y de varios intereses, es decir, acude un publico que gusta de performance, de teatro de danza y por supuesto de la música. Cada Umbral vemos gente diferente, publico nuevo y desde luego a los “regulares”; gente que ha seguido a Umbral. También existe un núcleo formado por artistas de varias disciplinas.

5. ¿Qué te comenta la gente al final de una sesión?

Se nos han acercado pidiendo que los escuchemos o que consideremos su trabajo para futuras presentaciones, y eso ha sucedido. Las primeras sesiones de Umbral las consideraban una especie de oasis. Y las “caras nuevas” piden información sobre el siguiente evento. También hemos visto que al publico le gusta charlar con los artistas y viceversa, no en la típica sesión de  ”preguntas” después de la sesión sino en un plano mas relajado.

6. Al inicio UMBRAL se describía como “sesiones de bajo volumen”, pero de unos años para acá han dejado de hacerlo. ¿Ha cambiado el concepto? Y si es así, ¿cuál era el primer objetivo y cuál es ahora su enfoque?

Desde 2013, Umbral ha sido un espacio ecléctico en la escena del sonido en México. Comenzó en un café en la colonia Escandón con la premisa de hacer Sesiones de Bajo Volumen. Esto dado a que el lugar estaba en un edificio residencial y la producción de esta serie era (y sigue siendo) mínima. Poco a poco esta premisa fue superada por los intereses curatoriales de quienes están detrás (Gudinni Cortina y Rolando Hernández), así como de los artistas que se comenzaron a acercar y a interesar en Umbral. ////

Se llamo así por una condición meramente técnica, no una imposición estética: las primeras sesiones de Umbral se hicieron en un café albergado en un edificio habitacional en la Colonia Escandón en la ciudad de Mexico. Y estas sesiones debían de ser “discretas” para no molestar a los vecinos, después el publico, y quizás  los mismos artistas participantes, se encargaron de generar y esparcir  una “atmósfera” con esa peculiaridad sonora. Después de la sesión de Morten J y Patiño, que fue particularmente de alto volumen, decidimos buscar un nuevo espacio, así es como encontramos Actividades Mercurio en la Colonia Roma.

7. Uno de los nombres sobresalientes de este año es Otomo Yoshihide, una piedra angular de la intersección del jazz y avant garde contemporáneo. A titulo personal ¿qué nos puedes decir de su obra?

Creo que Yoshihide es el ejemplo mas claro del músico experimental. Curioso, arriesgado y con una manera singular de aproximarse a sus intereses. En lo personal (Rolando), me interesa como una figura para ver el transito del noise predominante en el Japón de los noventas al Onkyo mucho mas refinado de principios de siglo. Creo que es de esas pocas figuras que han logrado transitar sin prejuicios entre desarrollos estéticos y por lo tanto se ha involucrado en cantidad de proyectos que muchas veces desbordan lo sonoro, como proyectos de activismo y talleres para personas con discapacidad. Algo importante mencionar sobre Umbral es que, además de la proposición estética, también buscamos personas que tengan un proyecto ético y congruente alrededor. Creemos que este tipo de prácticas van inherentemente de la mano de una serie de valores también experimentales que deben mantenerse críticos en todo momento para evitar la réplica de los mismos modelos que se critican.

8. Dentro de todas las opciones y caminos que tiene la llamada música experimental (un espectro inabarcable y casi indescriptible), ¿cuál crees que sea el sonido de esta en la Ciudad?

Creo que la ciudad tiene un grado de locura sonora singular. Viajar en metro, escuchar conversaciones, gritos y grabaciones de tamales y fierros viejos. Hay un video muy bueno sobre los sonidos de la ciudad de Melquiades Herrera y Jorge Prior sobre esto… No creo que exista un sonido de la ciudad, aunque sí creo que las relaciones que existen alrededor de los sonidos nos pueden hablar de una identidad del ser de la ciudad. Aunque no es único de nuestra ciudad.

umbral

9. Las sesiones UMBRAL nacieron en la Ciudad de México y siguen ocurriendo aquí, pero hace poco Oaxaca se convirtió en su segunda sede. ¿Qué sucede en Oaxaca que hace que sea su segunda casa?

Para celebrar el 1 aniversario le pedimos a Marco Albert (artista italiano radicado en Oaxaca) que nos orientara para presentarnos en Oaxaca. Él nos invito a su espacio “ El Huacal” y nos presentó con Cecilia Mingüer, directora de MACO, quien desde entonces ha generado espacio para UMBRAL en esa ciudad.

10. Van más de 38 sesiones de UMBRAL, 4 años, y este es su segundo festival. ¿Qué podemos esperar en este festejo?

Serán 4 noches, dos en Oaxaca y dos en la Ciudad de México. Aquí contaremos con Sergio Merce, un saxofonista bonaerense que ha grabado con Wandelweiser Editions y actualmente está grabando con David Sylvian. Realizará una pieza de saxofón microtonal y quiso un dúo con Sachiko M. Esa misma noche en la ciudad habrá un ensamble conformado por Julio Rojas, Remi Álvarez, Otomo Yoshihide, Misha Mraks, Rodrigo Ambriz y Miguel Manríquez.

La segunda noche en la ciudad y cuarta y ultima noche del festival estar a cargo de Otomo Yoshihide solo, en EX TERESA ARTE ACTUAL, quizá sea un duo…  seguro que Otomo incluirá la resonancia de EX TERESA.

11. ¿Cuál es el acto que más te haya cimbrado por trascendente o atrevido? ¿Cómo fue?

Una pregunta difícil. Creo que ha habido muchas presentaciones que además de atrevidas o arriesgadas nos han hecho cuestionar nuestras decisiones a nivel curatorial y nos han hecho pensar en función del trabajo de los artistas que muchas veces no vienen del campo de la música y el arte sonoro, sino del performance, el arte contemporáneo, la coreografía o la investigación.

Por ejemplo, con Morten J. Olsen y Rubén Patiño nos replanteamos el subtitulo de Umbral (sesiones de bajo volumen) y comenzamos a pensar en el festival como un espacio vacío (ver hacia ninguna categoría en el tumblr de umbral).

Otro punto de inflexión fue el aniversario y festival del año pasado pues, además de hacer proyectos curatoriales mas elaborados y enfocados a espacios de exhibición o de investigación, nos dimos cuenta de la gran cantidad de artistas que no se autodenominan “sonoros” cuyo pensamiento parte del sonido y sus elementos alrededor. Ahora, además de presentar a quienes pensamos pueden proponer una lectura singular de lo experimental. También nos interesa poner a artistas que no necesariamente sean sonoros o que hagan sonido: queremos que la misma reflexión de la que hablaba antes, se la que proponga la forma en que debe escucharse, pues pensamos que al ser otro tipo de discurso, los mecanismos y tecnologías alrededor también deben ser distintas.

Hay que mencionar que la ausencia en Oaxaca de The Great Triangle fue desastrosa pues no logramos su transporte, aún cuando había afiche y publicidad de varios medios. Es decir, no se concretó por una falta de “entrega” de presupuesto previamente pactado por la Secretaria de Cultura del Estado de Oaxaca.

Este tipo de problemas también nos ha hecho repensar nuestra posición en relación al Estado. ¿Cuáles son nuestras obligaciones como una institución independiente que, a pesar de obtener recursos esporádicos del Estado, estos nunca llegan? A partir de estos problemas y otros de la misma índole, hemos tenido que replantear el porqué de este trabajo, pues en la mayoría de las ocasiones somos nosotros quienes tenemos que solventar la mayor parte de los gastos para que existe Umbral. Por una parte sentimos una responsabilidad adquirida de seguir presentando formas experimentales, de presentar acontecimientos alrededor del sonido y crear relaciones para una comunidad, pero por el otro lado nunca tendríamos la ambición de crear una comunidad.

12. Ustedes también son músicos importantes de la escena experimental de Ciudad de México. Además del trabajo de ambos ¿a quiénes debemos seguirles la pista?

Sin duda a Carlos Baz, Enrique Maraver y a Stepanie Janaina.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido