La locura de tener una Miniso cerca: para todo capricho, para toda contingencia

En la ciudad ya hay 9 Miniso, esas tiendas de diseño japonés y comercio chino que solucionan –aparentes– contingencias para la minutae de cada día. Magnetizados por la obsesiva pulcritud del diseño, entramos y compramos todo esto.

Ya hay 9 tiendas Miniso en la Ciudad de México. Recientemente abrieron una en Av. Sonora, en la Condesa, y naturalmente –como a tantos y tantos les ha pasado– nos vimos magnetizados y entramos. Y compramos cosas que no necesitábamos pero en ese momento nos pareció que desde luego que sí necesitábamos. Ese es su ingenio.

Miniso es una tienda de diseño japonés y comercio chino de solución de contingencias para la minuta de cada día. Sí, es básicamente una “tienda de similares” de MUJI, donde todo se parece a algo que no es. Pero si dejamos a un lado la ilusión de MUJI, ese oasis de cosas simétricas, perfectas y bien hechas, Miniso resuelve bien, y, por sus precios bajísimos, genera una insana adicción.

En términos económicos es inverosímil. Es muy sospechoso que algo presentado tan limpio y tan aparentemente bien hecho cueste $49 pesos (casi todo en la tienda cuesta eso). También revisamos esto. Al parecer los empresarios de Miniso no apuestan a ganar mucho por producto pero sí a vender cantidades masivas. Desde 2013 han abierto más de 2,600 tiendas en el mundo, con un promedio mensual de crecimiento de 80 a 100 tiendas. La compañía se fundó en Japón en septiembre de 2013 por el diseñador japonés Jyunya Miyake y el empresario chino y presidente de la compañía Ye Guo Fuo. Su filosofía: “simplicidad, naturaleza y buena calidad”. El hecho de que se haya creado bajo una filosofía japonesa garantiza, dicen ellos, que no hay explotación de mano de obra como en otras marcas globales de bajo costo.

Dicho eso, pasemos a los productos. La tienda, brillantemente iluminada y con anaqueles sobre anaqueles de patrones de mochilas, muchos estilos de termos de agua, peluches para abrazar, filas pulcrísimas de aromatizadores, maquillajes, peines, calzones de hombre y mujer, contenedores, plumas, minibocinas, lámparas y productos para la piel, es reluciente. Uno quiere entrar y, por qué no, gastar doscientos pesos en algo que en ese momento parece necesario.

Nosotros lo hicimos  (y seguramente lo volveremos a hacer). Esto fue lo que compramos:

1. Esmaltes de uñas. Los colores bastante irresistibles y suficientemente buenos.

Miniso

.

2. Palillos y cuchara de acero inoxidable para llevar en la mochila.

Miniso

 .

3. Bolsas colgables para la humedad. Si tienes un closet o ropero con humedad este producto es perfecto.

Miniso

.

4. Calcetines elásticos.

miniso

.

5. Polvo traslúcido matte.

Miniso

.

6. Exfoliante de rosas (delicioso) y delineador negro (muy buen aplicador aunque se corre un poco).

Miniso

.

7. Perfume para capricornios (hay uno para cada signo del zodiaco, y la mayoría están ricos).

miniso

..

También en Local:

5 hallazgos en la Farmacia París por menos de $59 pesos