“Te odio, Luisito Rey”: Taquitojocoque y sus camisetas, ya disponibles en piratería

Todo empezó a salirse de control gracias a su cuenta de Instagram, Taquitojocoque sacó una camiseta con Luisito Rey y ahora la encuentras en cualquier puesto.

Nuestra querida Taquitojocoque nació en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y vive en la Ciudad de México desde hace 9 años. Es ilustradora por accidente porque siempre le gustó dibujar, pero en la escuela la reprobaban porque lo que hacía era todo menos realista.

La muerte de Selena la impactó hasta el punto de que le hizo un fanzine que se convertiría en una gran exposición de más de 100 piezas, titulada Vete a la verga Yolanda.

Taquitojocoque

Ya que Taquito creció en Texas, su trabajo está muy influenciado por la cultura pop americana de los noventas y el consumismo. Últimamente también dibuja sobre temas políticos como los desaparecidos de Ayotzinapa, los feminicidios o el narcotráfico.

Para Taquitojocoque, su obra es como un diario en el que expresa todo lo que le pasa por la cabeza, siempre dibuja sobre las cosas que le llaman la atención (que por lo general coyunturales, pop) y la última que causo furor en ella fue la serie sobre la vida de Luis Miguel.

Taquitojocoque

Al terminar el capítulo tercero de la serie que se trasmite en Netflix hizo el primer dibujo con la frase “Te odio, Luisito Rey”, aludiendo desde luego al papá del Sol (Luis Miguel). Lo subió a su cuenta de Instagram e imprimió 50 camisetas para sus amigos.

Así, después de cada capítulo Taquito hizo el dibujo correspondiente y seguía el mismo proceso.

Todo empezó a salirse de control, y ella nunca imaginó lo que sucedería pocos días después. “La actriz Cecilia Suárez me escribió por medio de Instagram porque quería comprar 4 camisetas. Yo le dije que comprara 2 y yo le regalaba 2. Se las enviamos y ella solita la subió a sus redes y ahí empezó todo el descontrol. Salió en Ventaneando y Televisa. Después empezó la piratería en ciudades del norte como Monterrey y San Luis Potosí, sacaron la imagen de mi Instagram, la digitalizaron y empezaron a imprimir las camisetas. Y no sólo eso; inventaron otros props como tazas, piñatas, cupcakes, globos, unas postizas, fundas de celular, libretas y ya ni me acuerdo que tantas cosas”.

Taquitojocoque

Esto supero su negocio, que era muy pequeño. Y todo empezó a ir tan rápido que no tenían tiempo ni de contratar a más gente. Además de diseñar, Taquito digitaliza, imprime, dobla, empaca y hace los pedidos.

Esto profesionalizó muchísimo su negocio y ahora la paquetería es rapidísima, todo tuvo que ser de un día para otro.

Esto yo lo veo como el mejor premio que se le ha dado a mi trabajo, porque además de que he llegado a otros países, hablando de México logré conectar con gente que jamás habría imaginado, que vendieran la camiseta pirata en Tepito es como si la ciudad me abrazara y aceptara mi trabajo, me siento muy afortunada. Para mi es doble la emoción porque lo que yo hago no es fácil de digerir, no es tan estético como para que le guste a tanta gente.

Taquitojocoque lleva 11 años trabajando con ese seudónimo y nunca le había pasado algo igual, sus dibujos llegaron a países donde ni sabían que existía. Ella lo atribuye a varios factores:

Primero fue algo que me salió de una manera muy sincera y que capturó la esencia de los que seguían la serie y fue tan genuino que por eso funcionó, yo creo que si lo hubiera planeado no hubiera salido tan bien. Esto empezó como una broma que me tardé 15 minutos en hacer.

Taquitojocoque

El éxito de la serie tiene mucho que ver puesto que la gente necesitaba esa distracción después de tanto hablar de política en esta campaña electoral, estábamos asustados, sacados de onda. Me siento muy feliz de haber visto todo esto pasar, los actores de la serie me empezaron a buscar, se involucraron y compartieron sus fotos en sus redes, todo sucedió de manera orgánica. Todo fue perfecto para hacer una campaña exitosa con cero pesos. Fue un golpe de suerte”.

Todas las camisetas oficiales las pueden encontrar en www.ropavejero.biz/

.

**Taquito no piensa demandar a nadie a menos de que sea una gran empresa y su trabajo está protegido legalmente.