Casa Libertad: un oásis en Insurgentes para hacer cerámica sin molde y sentir la tierra

El lema de Casa Libertad es ‘Libertad for the people’ y en su espacio dan talleres y cursos para todos los interesados en ser creativos y relajarse.

Casa Libertad es una especie de oasis sobre Insurgentes a donde uno puede ir a hacer cerámica sin molde y sentir la tierra. Los creadores son dos diseñadores industriales que querían, en pocas palabras, un lugar para modelar barro sin preocupaciones. Y es que no hay muchas actividades tan terapéuticas y satisfactorias que sumergir las manos en tierra y darle a la tierra una forma específica pero improvisada. Su lema es Libertad for the people y en su espacio dan talleres y cursos para todos.

Casa Libertad

El estudio comenzó haciendo tazas y platos por encargo para un hotel, y el éxito con los clientes fue tal que muchos querían aprender de ellos a hacer vajillas. Moi es el maestro ceramista que les enseñó a este par de diseñadores a usar el material, y es el encargado de dar los cursos. El lugar está precioso. Tiene una pequeña terraza al final y desde que entras te dan ganas de quedarte.

Casa Libertad

Casa Libertad

El precio del curso incluye todo el material y de vez en cuando hasta un par de cervezas para hacer más ameno el tiempo compartido. Este curso es el pretexto perfecto para apartarse del celular, relajarse, ponerse creativos y hacer piezas bonitas para usar. Los creadores nos cuentan:

Casa Libertad se hace con calma y con cariño. El material resiente la prisa. Uno tiene que respetar sus tiempos de secado, quemado y enfriado. La cerámica te enseña principalmente la paciencia pues para trabajar con ella necesitas experimentar y el horno tiene la última palabra. Otra enseñanza del método es que no puedes controlarlo, así que tienes que confiar en los procesos. Al trabajar con barro suceden muchos accidentes, pues en el calor hay reacciones que no se pueden predecir a menos de que seas un gran experto. Lo único que queda por hacer es: probar, equivocarte (tal vez), experimentar, confiar y esperar a ver el resultado.

Casa Libertad también tiene membresías para los que ya saben trabajar con cerámica pero necesitan un lugar. Y si ya estás dentro, puedes usar el espacio en los ratos libres en que no hay cursos.

Queremos que la gente que llegue a Casa Libertad se libere, que no se autocondicione. Todos pueden aprender y ser creativos, todos pueden trabajar la cerámica porque es un material muy noble hecho de accidentes… Y tiene la suerte de ser bello sin ser perfecto. Además, está bien usar de vez en cuando las manos y dejar su sello en la tierra para siempre.

Cursos y talleres

Hay dos grupos abiertos. Uno es los martes de 6:30 pm a 10 pm y otro los sábados de 10 am a 2 pm. Los cursos duran dos meses y cuestan $3,200 (8 clases de 4 horas cada una) e incluyen todo el material. El cupo es limitado a 12 personas y desde la primera sesión se hace una pieza. El chiste es que la gente llegue con ideas de lo que quieren hacer en mente. También hay un workshop de dos días exclusivo para hacer macetas y, en un futuro, planean hacer workshops de otras cosas como ilustración y acuarela.

Casa Libertad

Los próximos dos grupos empiezan clases en mayo. Si estas interesado puedes encontrar información en su Instagram @ceramicalibertad, les aseguramos que no se arrepentirán.

Todas las cosas que hace Casa Libertad se venden online (en esta liga también pueden inscribirse para los cursos), en Happening Store y en Casa Libertad (Insurgente Sur #403 departamento 3 esquina Campeche, Colonia Condesa).