Musaraña, un mamífero chiquito (y malhumorado) que vive en Tlalpan

La musaraña es un mamífero muy parecido a las ratas y ratones, muy comunes en la ciudad. Pero, además de su mal caracter, tiene características únicas.

De entre todos los mamíferos, las musarañas (Sorex saussurei) son quizá quienes más sufren por nuestro miedo irracional a ratas y ratones. Por su fisionomía tan parecida a la de estos animales, a menudo es víctima de escobas y zapatos que muchos les lanzan para asustarlas, por decir lo menos. Lo cierto es que las musarañas tienen muchas características que las hacen únicas y, de hecho, uno puede distinguirlas a simple vista si les pone atención. 

El pelo de las musarañas, por ejemplo, es café o café chocolate oscuro y su cola carece de pelo, aunque tiene coloración gris en la parte baja y café (del mismo tono que su cuerpo) por arriba. Aunque su rasgo más distintivo es, sin duda, su hocico en forma de embudo las dota de un excelente olfato. Otro rasgo que uno puede notar a simple vista es su agresividad, si se la encuentra cerca de su madriguera o de sus crías, la musaraña nunca escapará sin antes defenderse. Cuando están en celo, su época más activa, las musarañas salen especialmente durante las noches. El resto del año son activas día y noche. 

Son animales especialmente territoriales (de allí su mal carácter) e incluso llegan a ocupar las madrigueras de otros animales como ratones, topos o tuzas y las defienden como si ellas mismas las hubieran cavado. Usualmente escogen sus madrigueras en lugares con vegetación abundante. Aunque son los lugares donde habitan sus depredadores naturales como serpientes, lechuzas, búhos y comadrejas, también son las áreas donde se reproducen grillos, saltamontes, abejas, avispas y moscas, su principal fuente de alimento. 

musaraña de saussure

En la ciudad las podemos encontrar en el Bosque de Tlalpan, Parque Nacional Cumbres del Ajusco, Pedregal de San Ángel y el Área de Protección de Flora y Fauna Corredor Biológico Chichinautizin de Milpa Alta. Y como algunos de nosotros, son animales muy nerviosos, tanto que pueden morir por estrés o sustos frecuentes. Si bien no se trata de una especie amenazada, cada vez es menos frecuente ver musarañas pues, como ocurre con otras especies, los lugares donde habitan son cada vez menos.

 

Gracias al Maestro en Ciencia Rafael Silvio por su ayuda en esta nota.

.

Más en Local.mx:

El zorrillo moteado del sur: una especie pequeñísima que habita en el Pedregal y en el Ajusco