La ciudad ama a los perros y estos son 4 lugares que lo demuestran

Para los que gusten de pasear con sus perros o de pasear viendo perros: una lista de recomendaciones de parques y jardines amigables.

En las ciudades los perros pasean. Pocos tienen una casa con un jardín de extensión suficiente para remplazar un paseo, e incluso así, vueltas en solitario no equivalen a las virtudes de ver a otros perros y comer un poquito de pasto de otro lado. Al menos para ellos.

Esta ciudad ama a los perros de todas razas y de todos lados –tenemos una sección de perros locales que lo demuestra– y darles paseos cotidianos es una de sus costumbres. Dada Room nos recomienda estos espacios para el paseo perro y humano; viejos conocidos, pero que precisamente por eso no tienen falla.

Parque México

perros

El Parque México es centro de reunión de perros de toda la ciudad. Tiene un área de juego especial para ellos, que para sus humanos equivale a un rato de paz sin estar pendientes de la correa. Además, casi todos los perros que van están acostumbradísimos a convivir así que no hay problema para los primerizos asustados; nadie los molestará. Otra ventaja es que toda la zona aledaña tiene restaurantes que aceptan mascotas.

Ciudad Universitaria

perros

Aunque no es propiamente un parque, sí es un espacio común que los fines de semana se llena de perros y sus familias. “Las Islas” tienen lo básico para pasear con tu perro, un área extensa llena de árboles y un tráfico incesante de cuatro patas, especialmente los domingos.

Parque Bicentenarioperros

Ubicado en Azcapotzalco, es uno de los parques más grandes de la Ciudad de México. Tienen un espacio especial para mascotas para que los perros se entretegan un buen rato. También hay un lago artificial y un hermoso orquideario, al que los perros no pueden entrar, pero que bien vale la visita cualquier otro día.

Parque La Mexicana

perros

Para quienes viven en la zona poniente de la ciudad está La Mexicana, un lugar prácticamente nuevo y muy grande. Como es novedad pues en Santa Fé abundan los edificios y escasean los parques, los fines de semana está muy lleno. Hay un lago artificial y un recorrido largo que incluye subidas y bajadas, pues está construido a desnivel. Durante el paseo los perros deben estar amarrados pero hay dos corrales para liberarlos un rato, que para alegría de muchos están divididos en razas grandes y razas pequeñas.

.

Más en Local:

Tres colonias buenas, bonitas y baratas para vivir en la Ciudad de México