Veri Bari: comida rica, música, buenos precios y un lugar especial

“Vengan sin miedo y con hambre”, dicen los integrantes del colectivo culinario, extraño y bueno Veri Bari. “La entrada es gratis. La salida vemos”.

Veri Bari es colectivo en continuo cambio, pero su lema es sencillo: “nunca caro”. Se trata, en muy pocas palabras, de un grupo de amigos que se juntan con la idea de cocinar –no necesariamente de manera profesional–, oír buena música y departir en un lugar especial.

Los 4 aspectos fundamentales de Veri Bari son:
la comida,
la selección musical,
que los precios sean bajos y
que el lugar en el que se aparecen tenga algo especial.

En este colectivo todos comparten las responsabilidades por igual y toman las decisiones democráticamente. Pero siempre uno cocina y los demás le ayudan. Hasta el momento, Veri Bari existe de dos formas. La primera son cenas en las que uno paga un menú amplio y el espacio es limitado (los 30 primeros en reservar son los invitados), y la segunda son parrilladas abiertas a todo público donde si quieres comes y si no, no.

veri bari

veri bari

gatito para ilustrar

Las apariciones de Veri Bari

Su primera aparición fue un miniéxito que pagó los gastos de la segunda edición, en la galería josegarcía ,mx.  En esta segunda hubo kebabs, yakitoris, zucchinis al carbón, música de Iggy Pop, Grace Jones, un poco de perreo y un interludio performático de Francesco Pedraglio alrededor de una larga mesa donde estaban los comensales. La tercera “aparición” (como ellos le dicen) fue también en el patio de josegarcía ,mx y hubo pollo estilo jamaiquino al carbón, @elbarmaschiquitodelmundo sirvió tragos y Punky Reggae Party (punk y reggae) seleccionó la música.

La cuarta –y última que ha habido– fue en nuestro consentido Bacal. Allí cocinó el curador del Museo Jumex, Kit Hammonds, y su menú fue: tres tipos de paté, tofú hecho en casa, risotto con mariscos a las brasas y ravioles de plátano y chocolate con peras pochadas al porto.

Veri Bari
Kniga o vkusnoy y zdorovoy pische (Libro de la cocina sabrosa y sana), Pishepromizdat, Moscú, edición de 1961

El sueño de Veri Bari es convertirse en un espacio fijo dedicado a lo culinario en el que “tal vez haya un laboratorio de fermentación, una biblioteca de tomos raros de cocina y suficiente espacio para comer, beber y escuchar buena música”. Por su naturaleza, no es fácil definir lo que hacen; es un juego continuo y quizá allí está su belleza. Lo que sí sabemos es que estaremos al tanto de las siguientes “apariciones”, ya que hay algo encantador y rico en lo que hacen.

 

Para información de futuros eventos sigan a @veribari
(y de pasó a @local.mx ; )