Koku tiene un menú creado por Takeya Matsumoto (Kura) y es un buen lugar

Koku tiene dos sucursales, una en la Cuauhtémoc y otra en la Condesa. Tardaron un poco en llegar a este punto, pero ya podemos decir que vayan. Es cómodo, estético y rico.

Koku quiere decir una medida de arroz: para alimentar a una persona, para hacer sake o para medir cuánto peso podía cargar un barco. De hecho la mayoría de los samuráis eran pagados con esta medida. Koku también es un restaurante japonés en la Cuauhtémoc, que tiene otra sede en la Condesa. Las recetas del menú fueron creadas por el Chef Takeya Matsumoto, también curador del menú de Kura, Ramen Kitsune y NÂM. No hay nada que no haya pasado por sus manos (hasta el aderezo y la soya) y queremos contarles que todo lo que probamos está muy rico.

Koku_Interna3

El 80% de los productos de Koku, en ambas sucursales, son japoneses. La decoración del lugar es el sello personal del Grupo Patagonia. Nos sentamos en la terraza del Koku Cuauhtémoc porque parece un jardín japonés. Se trata de un jardín interior al que entra mucha luz porque el techo es como una ventana gigante (que se puede abrir).

Chin chin

Para empezar tomamos el sake de la casa. Te lo sirven frío en cerámica turquesa preciosa, en unas tazas que se llaman ochoko y una garrafa que se llama tokkuri. El sake es de color transparente, muy ligero, afrutado y exquisito. Después probamos el sake Ozeki Nigori que también se sirve en cerámica. Éste es semiseco y tiene un sabor más fuerte, es ligeramente blanco y muy refrescante. Además tienen cocteles de sake. Probamos el de lychee con hojas de menta (éste no lo tienen en la carta todavía porque es nuevo, pero les sugerimos pedirlo). Te lo sirven en una copa más grande, en hielo.

Koku_Interna1

De comer en KOKU

De entrada comimos un tiradito de hamachi y una tártara de negitoro con puré de aguacate y wasabi. La presentación del hamachi es muy linda, es como un lirio en un estanque porque el hamachi viene sumergido en un espejo de limón. La tártara de atún está muy buena, la sirven con unos pequeños trozos de pan con mantequilla.

Koku_Interna4

Rollos

Probamos el dragón, el callo + elote tempura y el arcoíris (que no está en la carta, pero puedes pedirlo). Si te gusta lo capeado y los esquites pide el de callo con elote porque está delicioso. Si eres más de crudos, pide el arcoíris porque viene con atún, salmón y aguacate, fileteados encima del rollo. Si eres de capeados y de crudos, pide el dragón, que además de camarón capeado tiene cebolla frita encima, poro frito y una salsa dulce rica.La carta de Koku es extensa, así que si tienes mucho antojo de variedad de sushi, este es el lugar, tienen: yakimeshi, kushikatsu, tacos, sopa, noodles, nigiri, sashimi, conos, rollos, platillos calientes y más.

Koku_Interna8

Ramen curry coco

Takeya Matsumoto se caracteriza por sus platillos de curry, de hecho fue así que el NÂM nació y en Koku hay un platillo emblemático de curry que nos gusta mucho, de hecho es el que más nos gustó. El caldo tiene muchísimo sazón y no solo por ser “spicy” por el curry ya que tiene otros ingredientes como hongo y pollo. Los noodles están en excelente punto de cocción, están suaves y rebasan el caldo por lo que Koku asegura un buen plato, con una buena porción de pasta.

Koku_Interna12

Mochi de postre

Hay experiencias que te cambian. Hemos probado varios mochis pero nunca uno como este, la masa de arroz no está congelada, está recién hecha y envuelve una bola de helado grande. La textura de la masa de arroz podría disfrutarse hasta sin sabor. Se volvió uno de nuestros postres favoritos. Los mochis que conocíamos hasta ahora, ya no tienen mucho sentido. Hay de varios sabores: té verde, frijol rojo, ajonjolí negro y lychee. Probamos el que nos recomendaron, el de frijol rojo, que tiene moras adentro y tiene un sabor dulce espectacular.

Koku_Interna10

De postre también probamos el mousee de yuzu, que es un cítrico que parece limón, pero mucho menos ácido, mucho más sutil y con un aroma que te hace salivar. De hecho hay una tradición japonesa de tomar un baño caliente en una noche de invierno con yuzus flotando en el agua –enteros o cortados por la mitad– para relajar el cuerpo y la mente, además de que refuerza el metabolismo para los días de frío.

QUÉKOKUDÓNDECalle Río Lerma 94B, Cuauhtémoc//Iztaccihuatl 54, Colonia Condesa
CUÁNDOlun-dom: 11:30 am-12 pmPRECIO$300 por persona
Instagram*click*