Pianos y Órganos: la empresa que llenó la ciudad de música y su piano volador en Periférico

El piano gigante sobre el periférico es símbolo extravagante de la Ciudad de México. La tienda se llama Pianos y Órganos y le debemos muchísimo.

Pianos y Órganos SA de CV está en Periférico desde 1964, aunque opera desde 1953. Es una de las tiendas de instrumentos más antiguas de la ciudad. Es más, casi todos los –buenos– pianos de la capital han salido de allí, incluido el que está en el Conservatorio o en la Escuela Superior de Música. Son distribuidores oficiales de Petrof, y el piano gigante que sobresale de su techo es una de las extravagancias normalizadas de los que crecimos en el DF.

Cómo Pianos y Órganos llenó la ciudad de música

El señor Manuel Vargas Cataño, visionario y fundador de la empresa, permeó de música a toda la ciudad por décadas. Comenzó comprando y vendiendo instrumentos directamente hasta que pudo tener su propia tienda. Durante el sexenio de Luis Echeverría le prohibieron importar instrumentos y se dispuso a fabricar sus propios pianos, algunos de ellos verticales. Al terminar el periodo regresó a vender Petrof –marca rusa (en algún momento comunista) de altísima calidad– sin dejar de fabricar su propia línea.

piano periférico

fabricación de pianos

Los años dorados de Pianos y Órganos fueron los 70. Entonces vendían alrededor de 800 pianos al año. Todos los traían en barco y luego los ensamblaban aquí. Después vino el boom de los órganos (no se sabe por qué) y ellos fueron los únicos distribuidores de la marca Hammond.

Las ventas de instrumentos han variado con el tiempo. En los ochentas las ventas disminuyeron a 400 al año (que seguía siendo mucho), luego a partir del 2000 fue una tercera parte y hoy se venden poquísimos. Por eso han ampliado su catálogo y ahora también venden oboes, saxofones, trombones, contrabajos y otros vientos. También rentan pianos para orquestas o para conciertos, pues siguen siendo los dueños de los mejores pianos existentes en México.

La cuadra musical de Periférico Norte

Tres generaciones han hecho todo para que el gusto y placer de escuchar piano no disminuya; en Pianos y Órganos han organizado conciertos y obras de teatro, impreso libros, becado personas para estudiar en el extranjero, habilitado orquestas y escuelas, reparado y vendido infinidad de instrumentos. Además son ni más ni menos que representantes de la música de Manuel M. Ponce y Silvestre Revueltas porque tienen los derechos de su música.

Pianos y Órganos

En la misma calle de su tienda, a la orilla del Periférico, tienen un auditorio en el que practica una orquesta formada por músicos que no tienen dónde tocar. Se juntan allí convocados por un maestro y después se presentan en otros lugares. También enfrente tienen un taller donde reparan instrumentos y afinan pianos. Prácticamente son dueños de toda la cuadra musical ubicada en la Ampliación Daniel Garza.

El piano gigante que sobrevuela la tienda

Para terminar, vamos con la historia del extravagante piano de 3×2 metros que sobrevuela Pianos y Órganos SA de CV en Periférico. A finales de los años 70, la empresa (originalmente en Río Rhin) quiso mudarse a un lugar donde pasara mucha más gente, y así encontraron la orilla del Periférico. Mandaron a hacer un piano de acero enorme para montar en el techo. Al piano le ha pasado de todo, es un punto de reunión para colonos; se han hecho premieres de películas; eventos de música; audiciones; han llegado quinceañeras y recién casados a tomarse las fotos de su boda; ha estado pintado de todos los colores; ha tenido luces; un sistema con vapor que surgía de abajo y parecía que estaba en llamas  ––hasta balazos tiene.

Pianos y Órganos

Al principio muchos pensaron que era un piano-bar, por eso en algún momento decía, con letras enormes, “Aquí no es bar. Se venden pianos”. Hoy, muy apropiadamente, dice “Me canso ganso que me compro un piano Petrof”.

QUÉPianos y Órganos SA de CVDÓNDEGeneral Méndez 53, Ampliación Daniel Garza