El nuevo disco solista de Marcela Viejo: Pequeñas profecías

En Pequeñas profecías, su álbum debut, Marcela Viejo narra miedos y batallas desde una estética cibernética cuya poética, de fuerte carga surrealista, se inspira en los poderes de muchas mujeres: Madonna y su fiereza, la versatilidad de Róisín Murphy, Kathleen Hanna y su frenetismo o la inteligencia de Alaska.

Platicamos con ella sobre cómo dejó atrás Quiero Club para, con colaboradores como el español Carlos Ann, imaginarse a sí misma en un proyecto solista.

 

 

¿Cómo ha sido tu carrera hasta llegar a este proyecto solista?

Mi carrera ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, desde que empecé con Quiero Club ha sido un gran viaje de aprendizaje musical, también me conocí más a mí misma y desarrollé mi talento viviendo grandes aventuras. Ha sido muy divertido y definió mi misión en la vida, en este momento que arranco mi carrera como solista vivo una nueva etapa en dónde comienzo con más cimientos, exploro y me adentro a la vida del músico profesional con más conciencia y enfoque.

¿Qué motivó tu salida de Quiero Club?

Mi motivación principal fue ver nacer mi álbum como solista: Pequeñas Profecías. Este disco lo compuse al mismo tiempo que componía con mis compañeros de Quiero Club su última producción Oportunidad de oro. Las canciones más personales me las quedaba para mi disco y las más quieroclubescas se las mandaba para terminar de componer con ellos. Aquí me di cuenta que ahora tengo más versatilidad para componer, me sorprendí mucho al ver el resultado de mis canciones en solitario.

¿Quiénes son las personas más cercanas a ti en esta etapa musical?

Estoy muy cerca de Carlos Ann quien es el productor de mi disco y quien me enseña muchísimo de la industria musical, de música, de interpretación y muchas cosas más. También estoy muy cerca de Ernesto Moncada de “The welcome branding group”, quien es el director de arte del disco, con él tomo muchísimas decisiones y ha sido la persona indicada para traducir mi música a imagen y concepto. Y por supuesto también estoy muy cerca de mi equipo de managment que son Mau Mendía y Cesar Rosas quienes desde la primera vez que escucharon mis canciones me han mostrado su apoyo total.

 ¿Qué temas se desarrollan a menudo desde tu imaginación?

Mi imaginación vuela muy lejos, sueño dormida y despierta, mi imaginación es surrealista, siempre buscando escapar de lo cotidiano o establecido. Imagino maneras para contar mis miedos o mis batallas y gracias a esta imaginación tan versátil puedo conjugar mis pensamientos con melodías, ahí es cuando creo música.

 

¿Cuáles son las palabras que permean este álbum?

Cosmético, cibernético, analfabético.

¿Qué mujeres son influencia para ti?

Muchas mujeres de la música. No por que sean mejores que los hombres si no por que hay algo de mí en ellas. Yo siempre me he sentido una mujer muy masculina y estas mujeres tienen la fuerza para romper esquemas, para dejar a un lado la delicadeza, hablar y hacer las cosas que quieren hacer. Me identifico mucho con Madonna por su fuerza, con Blondie por su rebeldía, con Siouxsie Sioux por bruja, con Patti Smith por su poesía, su manera de vestir y su sensibilidad, con Kathleen Hanna por su energía, con Alaska por su inteligencia y sentido del humor, con Gloria Trevi (antes de la cárcel) por regia, por pensar en grande y salir de una sociedad tan difícil como es la regiomontana, con Roisín Murphy por su versatilidad y su sentido estético.

¿Quiénes son tus poetas favoritos? ¿algún verso que te gusté?

José Emilio Pacheco me gusta mucho por que hace poesía con lenguaje cotidiano y siempre dice mucho con pocas líneas. Paulino Ordoñez es un escritor regiomontano que me gusta mucho y también debo de decir que la faceta de Carlos Ann como poeta me encanta.

Indeseable de José Emilio Pacheco

“He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el examen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura”.