Bósforo: un bar escondido en el Centro que ilumina su sombrío entorno

Lejos de la zona de moda se esconde el Bósforo, un lugar lyncheano con cuarenta tipos de mezcal artesanal y gastronomía de exploración prehispánica.

Luis Moya es una calle de atípica decadencia en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Después de pasar la zona de licuadoras y electrodomésticos varios, y de haber decidido que es tan sólo otra muestra del caos de esta metrópoli, te sorprende con algunas de las mejores propuestas de la ciudad. Casi en la esquina con Independencia, frente al derruido Cine Orfeón, se develan tres lugares deliciosos. Vamos a hablar de uno de ellos: El Bósforo.

bósforo

Lejos de la zona de moda y cerca de los bares de mala muerte, ahí donde en los años cuarenta hubo lujosos centros nocturnos, el Bósforo ilumina su sombrío entorno. Es un pequeño bar fantasmal, lyncheano, sin letrero, casi clandestino: cuarenta tipos de mezcal artesanal, gastronomía de exploración prehispánica, música contemporánea del mundo, luz baja y gran vibra para charlar.

En el Bósforo cabe muy poca gente y en fin de semana, si no llegas temprano, es difícil entrar, y si entras, es difícil estar cómodo. El plan perfecto es llegar temprano a cenar a alguno de los dos lugares que tiene a lado (La Vitrina o el delicioso restaurante sin nombre, del que además son socios), para después mudarte al Bósforo  y comenzar con los mezcales y la diversión.

*Actualizado en marzo del 2018

.

QUÉBósforoDÓNDELuis Moya 31, Centro
CUÁNDOMar a jue de 19 a 1hrs, vie a sáb de 18 a 3 hrs.

También te puede interesar:

De un mezcal al cabaret: una noche de fiesta en el Centro Histórico

Crónica de una noche en Teatro Garibaldi: el after del Centro Histórico