Oscura vulnerabilidad y un millón de efectos

Justin Vernon es Bon Iver, músico y compositor de Wisconsin quien está a punto de mostrarnos su tercera y última producción: 22, A Million.

Bon Iver es mi artista favorito vivo.” Kanye West (BBC Radio 1, 2016). Si el músico más poderoso del mundo dice eso de ti seguramente tu futuro será más brillante de lo que ya era.  Su disco debut For Emma, Forever Ago vendió medio millón de copias. Apelando a la nostalgia y al entendimiento personal, Bon Iver toca temas que todos hemos pensado o sentido. Dejando del lado el folk, en esta ocasión su guitarra y su voz no son el punto de fuga de la obra ya que en este tercer álbum utiliza sintetizadores, vocoders y muchísimos efectos de sonido que hacen de este álbum el disco más arriesgado, oscuro, electrónico y probablemente el más interesante de su carrera.

Después de 3 discos, un Grammy y sus colaboraciones con Kanye West, Bon Iver se consolida definitivamente dentro del mundo mainstream obligándonos a darle aunque sea una escuchada a su más flamante producción, la cual, además de musicalmente, estéticamente es digna de exploración. En su segundo disco encontrábamos que casi todas las canciones llevaban por título el nombre de ciudades norteamericanas, en éste encontramos nombres de canciones raros a la vista ya que algunas letras son cambiadas por caracteres.

El lanzamiento oficial del disco es el 30 de septiembre y en la Ciudad de México habrá un lugar especial para oírlo completo: estará en repetición sonando en la calle en la esquina de José Vasconcelos y Pedro Antonio de los Santos en la San Miguel Chapultepec, justo debajo de un espectacular con la portada del 22, A Million.

En “God” nos habla de que encontró un Dios y una religión, aquí el video oficial con la letra.