El pan de muerto negro de Xolo Café viene de Texcoco a provocar enormes filas en la ciudad

El llamativo pan de muerto negro de Xolo Café es artesanal y de producción limitada pues se prepara con ingredientes de temporada solo disponibles en octubre.

Xolo Café es una cafetería familiar que nació en 2018 en Texcoco, como un proyecto que promueve el consumo de productos nacionales y sobretodo, ingredientes locales que sean sustentables. Fundado por Saraí Lucero Sánchez y su familia, el menú de Xolo Café está compuesto por bebidas a base de café, de recetas prehispánicas a base de cacao y alimentos que se preparan con ingredientes que la familia considera socialmente responsables, pues procuran tener trazabilidad en la materia que usan. Sin lugar a dudas, su pan de muerto negro es el que los ha puesto en el mapa de la ciudad que ama la tradición del Día de Muertos.

Xolo Café tiene servicio de cafetería en su espacio físico en Texcoco, pero es su pan de muerto negro artesanal el que se ha vuelto famoso tanto por su espectacular visual como por estar disponible solo en el mes de octubre y a través de redes sociales. “El pan de muerto es el único pan que tenemos a la venta, y detrás de este hay un gran equipo de trabajo donde cada integrante realiza una tarea importante. El equipo de chef Oliver se encarga de realizar todo el proceso de panificación, mientras la familia Lucero Sánchez realiza los rellenos y las coberturas”.

El pan de muerto de Xolo Café está cubierto de ceniza de totomoxtle, a diferencia de otras versiones que usan carbón activado, y tiene un relleno que puede ser de dulce de camote morado o tradicional con azúcar y mantequilla. “Definitivamente el pan de muerto es la estrella de nuestro menú, igualmente tenemos nuestros favoritos como los tamales de camote morado, las bebidas prehispánicas a base de cacao, y el chilate”, explica Sarái. “En temporada también hacemos un latte de flor de Bugambilia que nos fascina”.

Esta versión del pan de muerto negro de Xolo Café fue producto de la pandemia, ya que como muchos otros comercios, Xolo fue afectado por el cierre total por la contingencia. “Sufrimos mucha pérdida económica por la pandemia, así que decidimos hacer un producto que mantuviera las tradiciones del Día de Muertos y que al mismo tiempo fuera lo suficientemente innovador para llamar la atención del público. Incorporamos al pan el dulce de camote morado el cual durante años ha sido parte de nuestro altar de Día de Muertos, y la ceniza de totomoxtle era un ingrediente que ya estaba en tendencia utilizado para hacer panes y helados”, puntualiza Saraí.

El toque final del pan de muerto negro de Xolo Café son los pétalos de flor de cempasúchil, los cuales coronan esta pieza para volverla vibrante y muy deseada. Actualmente solo es posible pre ordenar el pan muerto negro a través de Instagram, en las redes sociales de Xolo, o conseguirlo en alguna pop-up que la familia ha tenido en locales en la ciudad. “Nos encantaría abrir una sucursal en CDMX,  la gente siempre nos ha recibido increíble en las ventas. Nos gustaría poder cubrir la demanda, pero nuestra producción es totalmente artesanal, y no puede ser masiva, así que por el momento estaremos disponibles en las ventas que organicemos”, puntualiza Saraí.

QUÉXolo CaféPORQUÉPan de muerto negro
DÓNDEAv. Juárez Sur 206, int 4, Texcoco de MoraCUÁNDOL - S, 12- 10 pm