Picnic en tu tapete: el nuevo placer campestre sin tener que salir de tu sala

¿El tapete es el nuevo mantel de cuadritos? Hicimos este experimento de un picnic de tapete, música y ventana abierta a la sombra de un techo en San Pedro de los Pinos.

Son momentos ahorita en que no importa entender la forma de la vida; importa acomodar las más pequeñas partes para darles una forma. Importa jugar con esa forma. Por ejemplo, ¿un picnic en una sala sigue siendo un picnic? ¿Qué tanto salir de excursión o estar a la sombra de los árboles importa?

Pedimos una canasta hace poquito para hacer el experimento del tapete, la música, la ventana abierta y la “comida campestre” a la sombra de un techo en San Pedro de los Pinos. El cambio de contexto, podemos decir, sí afecta el resultado, pero el resultado es un nuevo placer, digno de los más puros hedonistas confinados.

picnic

La canasta que llegó es de las que prepara Lupita Tirado, wedding planner, de la mano de Alberto Verdeja, winemaker de Bodegas Domecq, y quedó claro que los dos son unos “profesionales del picnic” (si eso fuera un título), porque entienden las delicias de tomar las cosas con las manos y combinar tipos o texturas de quesos con tragos de vino que saben al aire libre de los valles de Ensenada. Y, lo mejor, entienden bien que, si estás haciendo el picnic bajo techo, cada elemento cuenta.

 

 

Llegaron también unas flores.

El vino que escogió Verdeja fue un Reserva Real, que tiene justo esa expresión del clima y de la tierra que completan una experiencia de “comida campestre”. Un vino que dura muchas horas de conversación (hay otros que se van sin decir nada) y que alarga también el sabor de los quesos y los bocados chiquitos.

La comida con la mano

La canasta que llegó (esta) traía una selección de quesos, unos frescos, otros añejados, fresas, manzanas, pan artesanal de corteza firme, agua artesanal, jamón serrano, todos de comercio local y justo.

Lupita y Domecq tienen varios tipos de canastas de picnic que pueden llegar a tu casa. Puedes hacer un San Valentín en tu sala, sol@, con tus gatos, con tu novi@, con tu mejor amig@. Y la verdad es que sí funciona. Lo que importa es el juego y tomar vino y agarrar los bocados con las manos.

Aquí puedes ver las opciones de canastas de picnics a domicilio

 

Más en Local.mx

En este lugar te arman tu canasta de picnic para llevarla a Chapultepec