Buen Trabajo son objetos de edición limitada con la buena onda que tanto necesitamos

Lo que hace especial a Buen Trabajo es el espíritu de colaboración, pues se han acercado a amigxs y colegas artistas e ilustradorxs para crear cada uno de los objetos de edición limitada del proyecto.

Los objetos con los que decoramos nuestros espacios, nuestro postre favorito de la infancia, los pequeños detalles que ponemos en nuestra ropa, las playeras de nuestra banda favorita de la adolescencia y todas esas cosas que forman parte de nuestra vida diaria pero que tienen un lugar especial en nuestro corazón, fueron el pretexto perfecto para la creación de Buen Trabajo y sus objetos de edición limitada.

El equipo de Buen Trabajo está conformado por Teie, el de las ideas, y Noemi Diamante, la encargada de materializarlas. Desde 2019, se han dado a la tarea de crear objetos de edición limitada que pueden hacer de cualquier espacio un lugar más amable y divertido. El nombre se le ocurrió a Teie, quien eligió esa frase porque reconocer y celebrar el trabajo de otrxs es importante, así como saber que tu esfuerzo es valorado, siendo la amistad la base del proyecto; quien capturó la esencia buena onda del proyecto en logo fue Safos One.

En un primer momento, Teie tuvo la idea de crear “papelería bonita”, pero después de muchas conversaciones, Buen Trabajo comenzó a tomar forma como un proyecto en el que se incluyeran ropa o accesorios y no, pues se dieron cuenta que sus ideas y objetivos no cabían en un solo formato; convirtiéndose en una marca de objetos especiales y en su mayoría de diseño mexicano.

Lo que hace especial a Buen Trabajo es el espíritu de amistad y colaboración, pues se han acercado a amigxs y colegas artistas e ilustradorxs quienes han plasmado su propio estilo en cada uno de los artículos de edición limitada del proyecto. Entre los colaboradores se encuentran Helena Ortega, rb.bb.rr.rb, Frosh, Daniel Bolívar y Diego Chacón. Incluso podemos encontrar el trabajo de Nico González, y Flore Rodríguez ilustradores de Chile, y Argentina, respectivamente.

En su catálogo existe gran variedad de piezas y objetos, por ejemplo, en el caso de la ropa y accesorios cuentan con pines, playeras, gorras, bucket hats, bufandas, tote bags y cangureras; artículos de papelería como libretas, sellos, stickers y washi tapes y artículos de decoración como esculturas. Una parte fundamental de Buen Trabajo, es que buscan productorxs y proyectos locales con quienes crear estas piezas, pues creen en la importancia de la comunidad y las relaciones de trabajo justas, a la vez que elaboran productos de calidad y proporcionan un servicio eficaz.

Antes de la pandemia, Noemi y Teie participaban frecuentemente en las distintas ferias de arte e ilustración de la ciudad, en otros estados del país, y en varias ocasiones fueron parte de eventos en Chile, Brasil y Perú en donde estas ferias eran puntos de encuentro para intercambiar ideas, y conocer nuevos artistas –Buen Trabajo tiene como único objetivo darle salida a diferentes ideas e invitar a amigxs y artistas quienes compartan su visón del mundo a ser parte de eso.

Sin embargo, las ferias y eventos de este tipo fueron canceladas precisamente por Covid-19, así que durante 2020, la mejor forma para poder continuar con el proyecto de objetos de edición limitada fue a través de su cuenta de Instagram, en donde compartieron sus nuevas colaboraciones, vendieron y organizaron los envíos de Buen Trabajo. Pero como sabemos, Instagram y su algoritmo cambia constantemente, dando prioridad a cuentas con un gran número de seguidores o a quienes pagan publicidad dentro de la misma plataforma, lo cual coloca en una situación de desventaja a pequeños emprendedores, pues como lo mencionó el CEO de Instagram, Adam Mosseri, “ésta ya no es una app de fotos”.

Frente a este tipo de prácticas, Noemi y Teie buscan crear otro tipo de dinámicas e intercambios, en donde el éxito no se mida en likes y views y sea posible compartir ideas y aprender de los demás. Por ello, durante este año se han dedicado a lograr dos objetivos importantes como Buen Trabajo: la construcción de un sitio web en donde vender sus productos para dejar de depender del algoritmo de Instagram, el cual verá la luz pronto. Y en segundo lugar, han decidido tener un espacio físico que no sólo sea un lugar para vender o una simple tienda, sino que además sea un punto de encuentro para sus otros proyectos: la editorial Ediciones Hungría y el archivo digital, Lugares de repente. Este nuevo espacio ha sido diseñado por Moscú, un estudio conformado por Andrea Vivo y Fernando Bueno, y que, de acuerdo con Noemi y Teie, la versión física de Buen Trabajo espera abrir sus puertas en 2022.

 

Por ahora, puedes seguir su trabajo en su cuenta de Instagram y para poder adquirir alguno de sus objetos sigue las indicaciones en sus historias destacadas.

 

QUÉBuen TrabajoPORQUÉObjetos especiales de diseño mexicano
DÓNDEbuentrabajo.mx