Bellas Artes se viste de Kruger

Barbara Kruger, artista estadounidense conceptual, realiza una pieza para el metro de Bellas Artes.

“El metro es un lugar muy importante por la cercanía con el público. El transporte público permite conectar a las personas y este es uno de los principios básicos de la empatía”. Eso es todo lo que la artista conceptual estadounidense Barbara Kruger explicó sobre su intervención en la estación del metro de Bellas Artes. Empatía es precisamente como ha llamado a la instalación que durante los próximos meses cubrirá los muros del transbordo entre las líneas 2 y 8 del metro.

Kruger

Kruger

Kruger hizo de la gráfica publicitaria su método de comunicación a finales de los años 60. En una mezcla de arte pop, collage, fotografía y diseño gráfico lanzaba sus mensajes feministas a las puertas de una década que condujo a Estados Unidos a una pequeña liberación en temas relacionados con la mujer. Kruger se adelantó poniendo temas sobre la mesa como la concepción de género heredada por el entorno pero también otros sobre la sociedad estadounidense, basada en el consumismo capitalista y el militarismo.

Kruger

Kruger

Ahora Kruger con Empatía hace una reflexión generalista sobre la situación política mexicana. Con frases como “El idealismo ciego es reaccionario aterrador mortal”, “¿Quién la hace, quién la paga?” y “Tiempo de guerra, juego de guerra, guerra de pandillas, guerra mundial, guerra por la paz, guerra sin fin”, la artista pretende desarrollar ese sentimiento de empatía y reflexión sobre la situación actual entre los viajeros que transiten por el suburbano. Todo ello adornado por los colores de la bandera patria.

Kruger

La exhibición, que apuesta por la cohesión y la necesidad del compromiso social en el mundo, resulta bastante más efectiva en el componente visual y estético que en el contenido. Las frases no hacen hincapié en ninguna situación específica sino que bien podrían hacer alusión a cualquier dirigente o situación política actual. Eso sí, generan un laberinto de palabras y colores hipnotizadores que acompañarán y liberarán de la rutina a los que crucen cada día ese pasillo.

Kruger