Seis artistas participan en la exhibición inaugural de la nueva galería Campeche

Reuniendo el trabajo de mujeres artistas, el nuevo espacio en la Roma Sur, la galería Campeche, inaugura con una exposición colectiva.

Una cerrajería, una fonda de comida casera y un café son los vecinos de la nueva galería de arte Campeche. Este espacio íntimo —y público al mismo tiempo por su enorme vitrina— está ubicado en la planta baja de un edificio Art Decó, a unos pasos del Mercado Medellín, sobre una de las calles más efervescentes de la Roma Sur, de la cual obtuvo su nombre.

Vista interior de la exhibición ‘La Luz Proviene de Ahí’.

La esencia de la galería Campeche es contemporánea, joven y, sobre todo, inclusiva. Abrieron a principios de julio del 2021 con la exhibición colectiva ‘La Luz Proviene de Ahí’, que reúne seis artistas: Alicia Ayanegui, Julieta Gil, Darinka Lamas, Berenice Olmedo, Astrid Terrazas y Paloma Rosenzweig. La exposición inaugural marca el tono de la programación que habrá en la galería Campeche, según Fátima González, cofundadora junto con Alejandro Jassan, que mencionó: “el futuro es femenino, el futuro es queer, y sobre todo, es incluyente”.

Las piezas tratan temas como el activismo, las estructuras de poder, las historias heredadas, la memoria, la identidad y la salud. Paloma Rosenzweig (Ciudad de México, 1992) participa con obras que cuestionan “la intimidad del cuerpo con respecto a la discapacidad… y al mismo tiempo revelan las fallas en la infraestructura de las entidades de salud pública y privada”.

En la galería Campeche una escultura de dos vértebras humanas en fieltro gris reflexiona sobre la estructura que sostiene nuestro cuerpo. La pieza es resultado de meses de trabajo creativo de Paloma que ahora se exhibe en la Roma Sur; desde la investigación a la búsqueda del material adecuado, hasta la formación del armazón de alambre y el tejido del fieltro a mano.

No hay cabos sueltos, las vértebras están hechas en lana gris porque deseaba utilizar un color natural y la tela le da una lectura más a la obra para Paloma, pues “la lana sobrevive al animal, así como el conocimiento a las personas que lo crearon”.

‘MEKHANÉ’. Berenice Olmedo, 2021.

La obsesión de Paloma por la medicina tiene su origen en ella misma. Desde niña fue diagnosticada con estrabismo, una condición que la obligó a estar en contacto constante con doctores y a cuestionar su cuerpo con relación a los remedios. Ver el mundo desde un lugar distinto le dio otra perspectiva; encontró en el arte un medio para explorar todo aquello que la intrigaba y una forma para interpretarlo.

Decidió su carrera casi por descarte, no podía leer textos largos, no lograba concentrarse o estar quieta en un sitio. En una visita al Museo Universitario Arte Contemporáneo, MUAC, se topó con la artista Regina José Galindo, y ese encuentro la hizo inclinarse por el arte. Estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, ENPEG, mejor conocida como La Esmeralda, en el 2015, donde comenzó a crear su discurso: la medicina, la filosofía, la mística religiosa mexicana, los cómics y los libros de ciencia ficción.

‘Dos vértebras’. Paloma Rosenzweig, 2021.

Sus años en la universidad la acercaron a varios formatos y la exploración de materiales también se volvió relevante en su proceso creativo: cerámica, silicón, tela, cabello o hilo, elementos que le permiten llevar a la realidad sus investigaciones o como ella las llama “ensayos visuales”.

Las obras exhibidas en Campeche son parte del proyecto más reciente de Paloma, ‘No Hacer Daño’, “un ensayo visual sobre la medicina y su ideología”. Apenas regresó de Estados Unidos, tras terminar su maestría en Parsons School of Design, y su trabajo artístico, que viene de un lugar personal, se ha convertido en un discurso global, gracias a la relevancia actual de la opinión científica, debido a la pandemia.

Como Paloma, las otras cinco artistas participantes en la exhibición de la galería Campeche en la Roma Sur, son jóvenes mujeres que exploran las posibilidades actuales de ellas en la sociedad, de ellas en relación con las estructuras patriarcales y de ellas como parte de un gremio en constante cuestionamiento.

Campeche, como galería de arte, se une a esa exploración para ofrecer, en medio de la zona más popular de la Roma Sur, un punto de encuentro para la discusión, la expresión y la creatividad.

La exhibición ‘La Luz Proviene de Ahí’ estará hasta el 4 de septiembre en Campeche. 

 

QUÉGalería CampechePORQUÉNuevo espacio de arte contemporáneo
DÓNDECampeche 130, Roma Sur