Fernando Ortega juega contigo en Nota Rosa

El artista presenta en el Museo Tamayo su exhibición Nota Rosa de tintes lúdicos.

Fernando Ortega plantea un juego en el Tamayo: las tres obras que componen la exposición Nota Rosa son tres juegos semi-escondidos entre el resto de espacios del museo. Si no se pregunta, uno tiene que ir a buscarlos y al encontrarlos, se genera una extrañeza.

Fernando Ortega

Aludiendo a la fragilidad pero también al vértigo y a la descontextualización, Fernando Ortega empieza esta muestra con el video Crazy Pink. En él, se ve a una araña de patas finas y largas subir y bajar por una pared con unos movimientos espasmódicos. Para acompañar, la sala de al lado está pintada del mismo color que la del video: rosa. Con esto el artista hace una traslación de escenas y sitúa imaginariamente el baile de la araña en nuestra percepción psíquica al hacernos pensar que la encontraremos ahí dentro y mientras paseamos alrededor, no podemos evitar buscarla con la mirada.

Fernando Ortega

Las demás obras de Nota Rosa se combinan con el ambiente del Museo Tamayo. Una escalera situada en medio del patio central, no porque estén en obras, sino para colocar un globo de helio rosa que flota contra el techo y que pasa desapercibido para la mayoría. Otra, dos fotografías que muestran un puente de dimensiones inimaginables sobre un desfiladero. La segunda foto es el detalle de su estructura de metal cubierta de graffitis, algunos tachados. ¿Cómo han podido hacerlos y cuando? ¿Se colgaron para realizarlos? Tal vez cuando los pusieron, ¿ya estaban así?

Fernando Ortega

Fernando Ortega quiere jugar con nosotros y con nuestra percepción. Por eso estas dos últimas fotografías no están dentro de su exposición sino que se integran a la Colección Tamayo, y aunque no sean parte de ella, se combinan como si lo fueran. Una vez más se quiere ensalzar el juego evocando el vértigo de las situaciones cotidianas o la fragilidad de su retención en el tiempo. Se enaltece la sutileza de la descontextualización y lo que eso conlleva: un pensamiento más profundo y detenido de lo que estamos viendo. La desaceleración del tiempo en la observación del detalle es el punto final del juego y quien lo consiga, gana.

.

QUÉNota Rosa. Fernando OrtegaDÓNDEMuseo Tamayo
CUÁNDOHasta el 16 de abrilHORARIOSMartes a domingo de 10 a 18 horas

Ver Mapa