Almadía, Sexto piso y Era (muy admirables y queridas editoriales independientes) necesitan lectores

Compra libros (llegan a tu casa y están baratísimos), lee títulos de editoriales como Era, Almadía o Sexto Piso: si desaparecen sería una de las peores cosas para toda la ciudad.

A las editoriales independientes las une, principalmente, una cosa: mucho amor a los libros y a sus lectores. Su existencia es un acto de resistencia. Nacieron como proyectos alternativos a los grandes corporativos donde, más que las ventas masivas, lo que importa es la selección cuidadosa de títulos y la dedicación  detrás de cada número. Almadía, Sexto Piso y Era son algunas de las más longevas y de las más emblemáticas. Gracias a ellas, hemos tenido oportunidad de acercarnos a grandes y a nuevos autores como Valeria Luiselli, José Emilio Pacheco y Fernanda Melchor, por mencionar algunos. Y hoy, más que nunca, necesitan de nuestra ayuda para seguir existiendo.

¿Cómo ayudar?

Como sabemos, el COVID-19 puso entre las cuerdas a muchos negocios, entre ellos a las librerías que tuvieron que bajar la cortina mientras pasa la contingencia. Las librerías, así como las ferias de libro también canceladas, son el principal punto de venta de las editoriales independientes. Sin esos canales, su sobrevivencia está en amenaza.

“La economía del libro independiente es muy precaria y muy frágil. No es una economía de acumulación sino de subsistencia que, en el mejor de los casos, vive al día. La interrupción de la cadena del libro a causa de la pandemia se ha vuelto una amenaza mortal para nosotros. La continuidad de nuestros proyectos editoriales depende de que garanticemos el pago de salarios, regalías, renta, impuestos y demás obligaciones”, mencionan en su campaña para recaudación de fondos en Donadora.

Almadía, Ediciones Era y Sexto Piso suman casi un siglo de edición independiente. Para que estos proyectos maravillosos sigan existiendo, te invitamos a darte una vuelta por su catálogo, comprar sus títulos o bien, hacer una donación en este enlace. ¡Larga vida a las editoriales independientes y a sus libros que nos acompañan!

#QuédateEnCasa