Obejeto de diseño de octubre: Kit obstrético Maternova

Cada mes, Archivo Diseño y Arquitectura selecciona (de su increíble archivo) un objeto de diseño para mostrarlo y reseñarlo. Nosotros lo retomamos aquí.

Archivo Diseño y Arquitectura es un acervo de hallazgos nacionales de diseño y arquitectura a lo largo de un siglo. La colección guarda alrededor de 3 mil objetos, ahora a cargo del gran “bibliotecario” Mario Ballesteros, quien lo ha convertido en un referente para la comunidad de arquitectura y diseño de nuestro país. Todos los meses, Archivo escoge un objeto de su acervo e invita a un curador para que lo reseñe. Todos estos objetos tienen una razón de ser y una historia, sus pro y contra. El objeto del mes de octubre es el kit obstrético Maternova. Conoce su historia a continuación.

Kit obstrético Maternova

objeto

Imagínate que eres una partera que vive en la sierra oaxaqueña, y la semana pasada te entregaron un kit de Maternova. No lo abriste en su momento, porque tenías prisa. Un día caminando de regreso del mercado te encuentras con tu vecina quien siente contracciones muy fuertes. Corres a casa, abres tu kit, y te percatas que está escrito en un idioma que no es ni zapoteco, ni español. ¿Qué tanto puedes utilizar este kit? ¿Qué tan resuelto está este ejercicio de diseño?

El kit Obstrético Maternova que forma parte de la colección de Archivo fue pensado para una situación de absoluta falta de infraestructura hospitalaria, y en la cual probablemente no hay ni luz eléctrica, y mucho menos, un laboratorio para pruebas de sangre. Es así que el equipo comprende una visera con una lámpara de led’s pegada en la parte superior, con paneles foto voltaicos y baterías de litio que se recargan luz solar –la batería tiene una duración de doce horas ya que está totalmente cargada. Este visera puede ser usada por la partera para iluminar y ayudar a la paciente durante el trabajo de parto. El paquete también incluye un cargador con manivela de teléfono celular, y con una escala de color de hemoglobina, que sirve para detectar anemia simplemente con extraer una gota de sangre de la paciente, la cual es recolectada en una de las tiras de prueba (El kit trae 200 tiras), para después compararla con la escala de color. En la bolsa está impreso en inglés un gráfico bien diseñado y multicolor que resume un protocolo conocido como Administración activa durante la tercer etapa del parto (Active Management of the Third Stage of Labor).

La intención del Kit Obstrético Maternova es, sin duda, llegar a los que más necesitan y que están más lejos de los hospitales o clínicas de salud. Sin embargo, la imagen del usuario final que tiene Maternova, está lejos de ser el preciso, y está imbuido en una inocencia imperialista difícil de obviar. Aunque las estadísticas de la compañía y el producto afirman que ayudan a miles de partos anualmente, no me imagino para qué les serviría el cargador de manivela a unas parteras en la sierra de Oaxaca que no tienen siquiera el aparato con su plan telcel activo. Y, mientras reconozco la habilidad de traducir eficientemente a un gráfico un protocolo tan complicado, este es obsoleto si los kits llegaran a zonas rurales de México o Brasil, en donde las parteras no leen inglés. Otro dato importante es que los kits deben ser comprados por una ONG o un ministerio de salud, por $63 dólares cada uno, y después deben ser donados a las parteras; iniciativa que por lo menos en México, sería truncada por todos los escalones de la corrupción que separan a Maternova del usuario final.

Para leer la reseña completa de este objeto, dirígete a Archivo Diseño y Arquitectura.

.