Teporingo: el conejo de los volcanes que baja por comida a la ciudad

El teporingo es el conejo más pequeño de México. Vive muy cerca de la Zona Metropolitana, en las faldas de los volcanes. Están en peligro de extinción.

El teporingo es el conejo de los volcanes mexicanos. Romerolagus diazi es su nombre científico, pero le dicen teporingo y se parece a su nombre: cuatro silabas que son cuatro saltos. Es el más pequeño de los conejos mexicanos. Su forma, como una bola, despierta curiosidad, pero los teporingos no no son muy conocidos. El zacatuche, como también se le llama, mide algo así como 30 centímetros. Su pelo es de color amarillo y negro y su cola es tan diminuta que no se alcanza a ver. Tiene patas cortas y orejas redondas, rosas, con poco pelo. Sus ojos suelen ser más redondos que los de un conejo común.

teporingo

El zacatuche vive en zacatonales de zonas volcánicas, rodeados de ocotes y oyameles; en las faldas del Iztaccihuatl, Popocatépetl o Tláloc (entre Iztapaluca y Texcoco), pero suelen bajar a la zona urbana en busca de comida. Se reproducen (como conejos) en las épocas de lluvia, y sin embargo al teporingo se le ve cada vez menos. Esto tiene mucho que ver con el crecimiento de la mancha urbana, tanto de la Ciudad de México como de Toluca y Puebla. Igual que el de otras especies endémicas, su hábitat se ha fragmentado por esto y por el aumento de las prácticas irresponsables agrícolas, ganaderas y de tala.

teporingo

teporingo

Estos conejos viven en grupos de 2 a 5, en conejeras hechas de maleza. Cuando sienten peligro hacen sonidos agudísimos para alertar a los demás miembros de la madriguera. Y entre sus principales depredadores  están la comadreja, las musarañas, el lince, el coyote, el zorro gris, la víbora de cascabel, el cacomixtle, así como perros y gatos domésticos. Además de los humanos.

.

Más fauna en local.mx

Fauna Local: Tarántula del Pedregal, la emperatriz de las piedras

El cacomixtle: el “medio-felino” que merodea las noches del Pedregal

Apadrina una abeja (una) y aplaza el fin del mundo