Tira tu chicle al bote: nueva campaña para reciclar chicle y limpiar las calles de la ciudad

La primera campaña en México y Latinoamérica para recolectar y reciclar chicle la tenemos en el Centro Histórico. Su llegada es verdaderamente relevante.

Muchos pájaros pequeños de la ciudad confunden los chicles tirados con alimento y al tratar de comerlos se les pegan al pico o les obstruyen el intestino. Muchos casos resultan en infecciones graves o muertes. El chicle, además, no se biodegrada nunca. La única forma en que los chicles que masticamos diario (que son muchísimos) no sean basura inmediata es reciclándolos. El primer paso para ello es tirarlos en su lugar. Es decir, en contenedores especiales para que su destino no sea el mar sino alguna planta de reciclaje. Las buenas noticias son que estos contenedores ya llegaron a la ciudad.

La nueva campaña se llama Tira tu chicle al bote. La primera etapa la lanzó el gobierno de la ciudad, Trident (sí, Trident) y Terracycle, una empresa que se dedica al reciclaje. La campaña consiste en la instalación de 75 contenedores especiales para chicle, montados en postes de luz en las calles de Madero, 16b de septiembre, República de Argentina, Seminario y Pino Suárez.

¿Por qué en el Centro? porque en estas calles se pueden encontrar hasta 200 mil chicles pegados en los muros, el pavimento, los postes, las banquetas… (y seguramente son aún más). La única diferencia es que, en lugar de tirarlo al piso o pegarlo disimuladamente a una pared, habrá que encontrar uno de estos pequeños botes y depositarlo allí.

chicle

Estos botes, hechos a su vez de chicle, van directamente a los depósitos de reciclaje especializados en chicle; esta cosa diminuta que, como las colillas de cigarro, son parte de actos casi mecánicos, en los que poco reparamos. Las opciones para reciclar chicle aún son pocas, pero los que se recolecten en esta primera etapa serán transformados en sus mismos contenedores.

Esperemos que poco a poco estas primera etapa se convierta en algo normal. Con estos impulsos cívicos que mejoran nuestras prácticas, quizás algún día hasta nos podamos deshacer de estas mañas adquiridas –innecesariamente necesarias. Mientras, celebremos estas noticias verdaderamente relevantes para que en un futuro abarquen toda la ciudad.

.

Más en local.mx

Cómo ser un mejor (más sustentable) fumador en la Ciudad de México