Protagonista del horror en casas mexicanas, la palomilla es inocente – cuidémosla

La población de la mariposa negra ha disminuido debido mitos infames y supersticiones que la rodean y provocan miedos irracionales.

La mariposa de la muerte se le llama. Puede medir lo que la palma de una mano y abre las alas cafés, apenas tornasol, holgadamente. Tiene el cuerpo grueso y áspero, antenas onduladas y ojos de cualquier otro insecto nocturno. La mariposa negra (Ascalapha odorata) ha sido protagonista del horror en el imaginario colectivo por mucho tiempo, y su población ha disminuido debido a esta quimera.

Para los mesoamericanos, la mariposa negra estaba relacionada con el Mictlán, el lugar de los muertos. Sus nombres eran mictlanpapalotl, la mariposa del país de los muertos; micpapalotl, mariposa de la muerte; miquipapalotl, mariposa de mala suerte o tetzahupapalotl (mariposa del espanto). Aún dicen que es venenosa, que desprende de sus alas un polvo finísimo que podría dejar a uno totalmente ciego. Dicen que si se aparece en tu puerta es señal de que el mal o la muerte andan cerca. Un malísimo augurio.

mariposa negra

A estos insectos infames es urgente regresarles su lugar. Su importancia es inminente: forman parte de la familia Eribidae, un género de polillas que ayudan a polinizar plantas y flores durante la noche. Como los murciélagos. Ser precisos al nombrar la fauna y flora que nos rodea es importante para su conservación. Es cederles un espacio que nos da cierta intimidad con ellos y cuando además lo compartimos, contribuimos al entendimiento de las especies.

mariposa negra

No cuidamos lo que no conocemos, y si bien los mitos tienen la (necesaria) función de anclarnos al mundo y hacer más llevadera e interesante la realidad, hay algunos de los que hay que urgentemente deshacernos, pues la biodiversidad depende de ello. Así como sucede con la tarántula, que no es terrorífica sino dócil, o el tlacuache, que es a menudo confundido con la rata, cuando veamos a este insecto aferrado torpemente a la pared de nuestra sala, hay que mantenerla viva.

Gracias al Maestro en Ciencia Rafael Silvio por su ayuda en esta nota.

Más en local.mx

Cómo rescatar un tlacuache de un bote de basura

Apadrina una abeja (una) y aplaza el fin del mundo