Cómo nació la colonia Los Hornos, el origen de (casi) todos los ladrillos del Pedregal

Al sur de la ciudad, en una meseta de 32 hectáreas está la colonia Mesa de los Hornos, donde se hicieron la mayoría de los tabiques del Pedregal.

Para rastrear el origen de muchas casas del Pedregal, Perisur y algunas zonas aledañas, hay que voltear a esa meseta de 32 hectáreas donde se levanta la colonia Mesa de los Hornos. Allí estuvieron las tabiqueras de donde salió la mayoría de las casas que se levantan en el sur de la ciudad.

Mesa de los Hornos, o simplemente Los Hornos como también se le conoce, inició su historia igual que muchas otras zonas de la ciudad: con una migración forzada y un enorme sentido de resiliencia. Los primeros colonos, la mayoría de escasos recursos, llegaron allí entre 1920 y 1930, cuando el sur todavía era considerado como una zona inhabitable debido a los suelos de piedra volcánica donde, según decían, no se podían cimentar las casas. 

tabiquera-los-hornos
Foto: vía Tlalpan Historia.

A la par de Los Hornos, muchas personas comenzaron a ocupar los terrenos que hoy ocupan las colonias Volcanes, Mirador y Pedregal de las Águilas. Las familias que llegaron allí desplazadas por el crecimiento desmedido de la ciudad, demostraron que sí era posible asentarse sobre la lava petrificada del Xitle aunque fuera en pequeñas construcciones de cartón y deshechos que ellos mismos levantaron.

los-hornos
Foto: vía Tlalpan Historia.

Las ladrilleras de Los Hornos

La construcción de las primeras ladrilleras en Los Hornos comenzó entre 1950 y 1960, después de que una segunda ola de colonos llegara a la zona. Este grupo de 300 horneros llegó, acompañado de sus familias, como consecuencia del hartazgo por los malos tratos que recibieron por parte de sus patrones en las ladrilleras de las Las Bombas —hoy Avante. Además de que la mayoría se había quedado sin hogar, pues el gobierno los desalojó de sus hogares para continuar expandiendo la ciudad.

trabajador
Foto: vía Tlalpan Historia.

A pesar de que esta no era la tierra prometida, su suelo arcilloso sí fue una gran oportunidad para que ellos mismos iniciaran sus negocios y levantaran sus hogares, literalmente desde cero. Por si la proeza de renacer de la arcilla fuera poco, hay que decir que de esos hornos que construyeron los mismos pobladores fueron el origen de casi todos los ladrillos con los que se construyeron las casas del Pedregal, Perisur y varias partes del sur de la ciudad.

quemador-los-hornos
Foto: vía Tlalpan Historia.

Por supuesto, hubo algunas constructoras que quisieron sacar provecho de la situación de las familias de horneros. Todavía en los noventa, pagaban 25 pesos por un millar de ladrillos y hay quienes recuerdan que unos años antes, llegaban a recibir hasta tres pesos por la misma cantidad. 

humo
Foto: vía Tlalpan Historia.

Hoy, el origen ladrillero de Los Hornos está sólo en su nombre. La mayoría de las casas son de hormigón, un material más barato y sólo en terrenos baldíos o los cimientos las casas más antiguas, todavía se intuye la presencia de los quemadores de donde salieron esos bloques rojizos con los que se construyeron colonias enteras. 

.

Más en Local.Mx

Así surgió Ciudad Neza, uno de los municipios más admirables de México (FOTOS)