Amaneceres monumentales: un plan para ver el amanecer desde el Monumento a la Revolución

El 16 y 30 de junio, la gente podrá ver el amanecer desde el punto más alto del Monumento a la revolución. Todo gracias a los Amaneceres Monumentales.

En estos días, el sol sale unos minutos antes de las 7. Desde antes, el cielo ya comienza a tomar formas y colores únicos. Los domingos 16 y 30 de junio, uno puede apreciar los amaneceres desde un punto privilegiado de la ciudad: la linternilla del Monumento a la Revolución.

Los Amaneceres Monumentales de la Ciudad de México son una gran opción para disfrutar las primeras horas del día. Para disfrutar de este evento tienes que estar en el Monumento a la Revolución como a las 5:30 de la mañana, pues el recorrido guiado comienza a las 6 en punto.

Quienes asistan podrán apreciar el cielo y las nubes iluminados en tonos rosas, rojos y cobrizos, esta será una buena oportunidad para tener una estampa panorámica de la ciudad.

Desde la linternilla se puede tener otra perspectiva de otros puntos de la Ciudad de México como el Museo Universitario del Chopo, el Teatro Ópera y el Frontón México que había permanecido cerrado desde hace 20 años, pero recientemente volvió a abrir sus puertas. Si a todas estas vistas le sumamos la de la pista de hielo que será instalada en la Plaza de la República, es posible pensar que la gente verá una de las mejores postales de su vida.

Asistir a este evento no sólo se trata de observar el amanecer desde uno de los puntos más privilegiados de la ciudad, sino también es aprender un poco de historia. El recorrido hacia la punta del Monumento a la Revolución estará acompañado de un poco de historia acerca de este recito. Desde el momento de su planeación como la nueva sede del Palacio Legislativo hasta su función como mausoleo para los héroes del movimiento revolucionario. Lo que convierte a los Amaneceres Monumentales en recorridos bastante completos.

Al llegar a la terraza que está a unos 11.5 metros sobre el suelo, los asistentes pueden pedir un café o té caliente y comer pan dulce. Lo único por lo que uno tiene que preocuparse es por comprar los boletos. Lo demás lo tienen bien organizado.

Más en Local.Mx

Así son los días de niebla en la ciudad…