A la antigüita: el salón de belleza que te peina y maquilla como en los años veintes

“A la antigüita” es un salón de belleza en la Roma Sur que recupera técnicas del pasado para lograr looks de las décadas de los 20, 30, 40, 50, 60, y 70.

Sobre Medellín y Viaducto, en un edificio rojo y negro de finales de los 60, está “A la antigüita”, un salón de belleza fuera de lo común. Tienes que subir tres niveles para llegar al piso, donde Ari y Edith peinan y maquillan con la destreza de una mujer antigua, como si hubieran estado ahí. 

a la antigüita

El salón es un cuarto pequeño: una cápsula del tiempo. En un rincón, una silla y un espejo conforman la estación de peinado. En el otro rincón, sobre una silla secadora Turbinator del año 67 es donde se hacen el maquillaje o las uñas. Mientras se seca el pelo de la clienta, porque esa secadora antigua claro que funciona. También tienen una transportable, su gusto por los objetos de antes es casi fetichista.

a la antigüita

Peinado y maquillaje

Hacen peinados de todas las décadas y usan las técnicas originales: tubos magnéticos que dan volumen, como en los años sesenta; anchoas o fingerwaves, muy a la Bette Davis de los años 20, o las ondas de Farrah Fawcett (el “Farrah-flip”) que nunca ha dejado de ser icónico. La cosa es que rescatan las técnicas de antes y logran looks que, por qué no, una puede usar un día normal.

El maquillaje sigue la pauta del peinado (aunque también puedes ir solo a maquillarte). A partir del estilo del pelo, eligen la paleta de color y técnicas. Ya sea unos ojos más cargados con labios más sutiles. O incluso poco maquillaje, a la usanza de los años 40. 

“Arqueólogas de la belleza”

Una parte muy importante de el quehacer de Ari y Edith, que comenzó como un hobbie, es la investigación. Todo el tiempo tienen puesto cabeza y ojos en el tema. En el salón tienen revistas “Miverva”, “Paquita” o “Familia”; a cada página una marejada de información de otros tiempos: cuentos rosas, publicidad (qué cosa), reseñas de reuniones y kermesses, “dietas para mujeres que trabajan”… depende del año de la revista. 

a la antigüita

a la antigüita

A la antigüita es también un espacio para compartir este tipo de curiosidades, que Ari y Edith tienen tan a la mano, pues de allí parte su práctica. De hecho, durante la cuarentena estuvieron sacando IGTvs donde hablan y hacen tutoriales sobre una década a la vez.

Una parte importante de A la antigüita son los cursos y talleres que imparten. Su intención es que con este conocimiento y práctica, quiera así lo quiera, aplique sus looks favoritos a su vida diaria y sobre todo se divierta y “lo haga ella misma”. Como lo hacían “A la antigüita”.

.

Si quieres una cita o conocer más sobre A la antigüita, envíales un mensaje por Instagram: @alaantiguitahairstyles

Medellín 113, Roma Sur.