Café y sándwiches japoneses de Enomoto en la Terminal 2 del Aeropuerto

Los sándwiches japoneses, perfectos, de Enomoto ahora están en la Terminal 2 del Aeropuerto. Además, comparte espacio con una barra de sushi de Iwashi.

Ahora podemos comer los sándwiches japoneses perfectos de Enomoto Coffee dentro del aeropuerto, antes de salir de la ciudad. En el área de última espera de la Terminal 2 ahora hay una barra que despacha estos (ya conocidos) sandos de Edo Kobayashi. Se pueden pedir para llevar o uno puede sentarse y comer allí mismo. 

El área de última espera está pasando los filtros de abordaje, es decir que solo con boleto uno puede acceder. Justo al lado también acaban de abrir una barra de sushi Iwashi (el restaurante de Polanco que también es de Edo Kobayashi). 

El menú

El menú es igual al Enomoto de la Cuauhtémoc (que también consiste en una barra pequeña). Hay pan dulce, 13 sandos distintos, café, té y algunas bebidas alcohólicas. 

Los sandos son de pan blanco, esponjoso y sin orillas. Tienen 13 distintos, algunos vegetarianos, otros con atún, jamón, aguacate, camarón o el famoso y original tonkatsu (cerdo empanizado). Los hay calientes y fríos y también dulces: el Ichigo, uno de nuestros favoritos, lleva fresa y queso mascarpone.

El café varía pero generalmente es una mezcla chiapaneca, veracruzana y oaxaqueña. Lo preparan espresso en una Marzocco o aeropress y tienen sus especialidades o inventos: enomoto latte, con leche infusionada con ajonjolí, el espresso mojito o espresso tónico. Sirven matcha que traen de Japón (por supuesto) y sus variantes: recomendamos el enomoto matcha que va con leche infusionada con hoja de higo y en las rocas.

Entre las bebidas alcohólicas que ofrecen hay cerveza, sake y vino natural. Que, no hace falta decir, seleccionan a la perfección.

Sin duda, Enomoto hace mucho más amena la experiencia de viaje 🙂

 

La nopalera en Milpa Alta: una gran cortina de espinas que abastece a la ciudad con el mejor nopal

Visitamos una de las muchas nopaleras que hay en Milpa Alta. La existencia de este terreno agrícola es más importante para la ciudad de lo que imaginamos.

Hace unos días, Adelfo y Agustín nos invitaron a visitar su nopalera en Milpa Alta. Nos esperaban en las “banquitas con sombra” del Mirador San Lorenzo, Carretera a Oaxtepec, pasando el puente; una vista panorámica que en los días claros muestran la ciudad en miniatura. Pero las primeras lluvias no habían caído y sobre el paisaje caía un velo gris, espeso. Aún así, las hectáreas de nopaleras parchan el horizonte de verde. Milpa Alta no solo es la mayor productora de nopal en México, sino una “cortina de espinas” que contiene la mancha urbana.

milpa alta

Es importante conocer lo que Milpa Alta ofrece.

El corte de nopal

Adelfo Liprandi es presidente de la Federación de Nopaleros de Milpa Alta, Agustín es productor y en el pasado fue parte del Comité de Sanidad Vegetal. Después de encontrarnos, nos subimos a una troca roja y llegamos a la nopalera de Agustín: un terreno extenso de nopales donde te recibe un rosal, y en el fondo no paran de sonar los gallos, los chivos y la música de la radio. El viento mueve el follaje de un par de árboles altos al fondo.

milpa alta

milpa alta

Aunque la jornada de corte del nopal comienza poco antes del amanecer, dejaron una parte para mostrarnos cómo lo hacen y es como si sus manos por sí solas supieran hacerlo. Entre los surcos pasan cortando las pencas de distintos tamaños, que conocen por la cantidad de piezas que caben en las cajas, que luego comercializan sin intermediarios: de 100, 150, 200, 300 y 500.

milpa alta

Aunque el nopal es una planta benévola, que puede estar produciendo todo el año y requiere de poco. Las pencas tardan unos 8 días en volver a estar listas para hacer el corte (dependiendo del tamaño) y un solo sembradío de nopaleras puede durar hasta 20 años si se cuida bien. Hay que estarlas renovando y cuidarlas de las enfermedades que les aquejan. En Milpa Alta, las plagas son menos  por su topografía afortunada (la altura, el suelo mineral entre volcanes).

milpa alta

Si en cualquier otra tierra nopalera fertilizan una vez al mes, en Milpa Alta lo hacen una vez al año. 

Milpa Alta y la mancha urbana

Después del corte, nos movimos al jardín de Adelfo y platicamos tendido. Adelfo dice que los milpaltenses les recorre la sangre el gen pochteca; la suya es una zona de comerciantes y no hay mercado o tianguis sobre ruedas donde no hay uno de ellos vendiendo nopales, barbacoa, carne de puerco, res, mole, maíz, etc. “Qué significa el cultivo de nopal para la Ciudad de México?” reitera: “significa alimentación, conservación de la tierra para la vocación agrícola, generación de empleos (a personas de Oaxaca, Puebla, Hidalgo y Estado de México) y es una cortina de espinas para seguir conteniendo la mancha urbana”.

milpa alta

Además, el cultivo de nopal es una importante zona de captación y filtración de agua. Dice Adelfo que en su nopalera tiene un recipiente de 1200 litros de agua con un techo de 70 metros cuadrados. Una vez se vació y tras una lluvia fuerte, en pocas horas, se llenó la pileta. “Ahora imagínense cuántos millones de litros caen en las nopaleras de todo Milpa Alta y cuánta filtración de agua hay”.

Para seguir conservando esa cortina de espinas y este terreno agrícola, tienen que hacer redituable el producto, que después de los años 80 y 90, que empezaron a aparecer nuevas regiones productoras de nopal, se deterioró un poco. 

milpa alta

“Le estamos apostando a meterle valor agregado al nopal y para ello tenemos que contar con el apoyo de la autoridad” y agrega “conociendo a nuestro pueblo sabemos de antemano cómo van a proliferar las empresas familiares: tendrán su empresa, su producto y Milpa Alta será nuevamente ejemplo para otras zonas del interior del país”. 

Por mientras, desde la Ciudad de México comamos nopal que, de ser posible, venga de Milpa Alta. Y si quieres visitar la nopalera de Agustín, envíanos un correo aquí y te ayudamos a hacer el acercamiento.

Tres exposiciones de arte en jardines (lo mejor de los mundos)

En esta edición de la semana del arte que apuesta por el aire libre, los jardines son protagonistas (y esperemos que sean cada vez más).

Esta “semana del arte” ha sido distinta desde que se concibió. Para empezar no hay ferias, en torno a las que sucede todo lo demás. Por consecuencia los eventos se disiparon en distintas galerías y espacios y se llevaron a las calles. Ahora los jardines son protagonistas; universos donde, ahora mismo, están sucediendo cosas (que no tienen que ver solamente con el arte). Necesitamos más que nunca los jardines.

Tres de ellos suceden en casas-jardín que ahora tienen más sentido que nunca: Salón Cosa está en Jardín 17, hay un programa de esculturas y performances en Casa Jardín Ortega y una exposición en Casa Gilardi. Estos tres lugares son obra de Luis Barragán y destacan los jardines (que van hasta en el nombre).

Un jardín lleva dentro el universo entero, dijo el paisajista Ferdinand Bac. Luis Barragán era su seguidor y también lo sabía. Creía en los jardines. Incluso, lo que hoy es Jardín 17, fue un terreno baldío que Barragán compró frente a su casa-estudio para convertirlo en un jardín (que nunca realmente concluyó). Y hay quienes dicen que el fin principal fue que allí no se construyera nada. Que quedara un jardín, como un augurio.

Es bonito. La “semana del arte” sigue siendo una feria, cuyo fin responde a un mercado en primer lugar. Pero también abre espacio para conocer lo que se está haciendo, un espacio de empatía quizás (donde se cruzan miradas, gustos, sentimientos similares), que qué mejor que suceda en un jardín. Donde el aire es más sensible y hace bien.

Salón Cosa en Jardín 17

Uno de los proyectos que surgieron este año es Salón Cosa, un encuentro de objetos (o cosas) contemporáneos. Habrá objetos de arte, diseño, artesanía y piezas únicas o colecionables. Creemos que la experiencia se enriquece muchísimo al estar uno parado en uno de los jardines más extraños y bellos de la ciudad. El concepto de este “salón” o muestra gira en torno a los objetos, que a su vez son una suerte de centros de gravedad entre la ligereza de las plantas, de los floripondios. (Sería tan distinto entre cuatro paredes).

Casa Jardín Ortega

Abrieron las puertas de la Casa Jardín Ortega y entre sus jardines densos y profundos, de colores más bien olivo y tierra, sucede un programa de perfomances muy bien hecho, que involcura a muchas galerías de la ciudad. Además, caminando por allí (sería tan distinto entre cuatro paredes) uno se topa con esculturas que es verdad que enriquecen el paisaje.

Casa Gilardi

Lo más icónico de la Casa Gilardi es la fuente, que define esta casa como un híbrido entre el adentro y el afuera. Todos los años hacen exposición en los días de la semana del arte y este año también. En esta ocasión, la galería Archivo Colectivo hizo esta exposición de Robert Janitz, que explora los rincones de la casa con pinturas que forman la exposición Best of all worlds: pinturas de gran formato, con escenas de volcanes y otras más abstractas, con trazos que uno reconocería desde lejos.

 

Nuestra propuesta para la semana del arte de este año

Hicimos una guía de las exposiciones que a nuestros ojos vale la pena visitar. Las dividimos por zona e incluímos dirección y fechas 🙂

Juárez

Martha Fernández en Ruta del Castorsemana del arte

General Prim 30, Juárez. – Hasta el 31 de mayo 

Martha Fernández Calvo presenta 596 pulsaciones, una instalación de video de audio en la casona de General Prim y un performance que será el sábado 1 de mayo en el mercado de La Ciudadela.
Más info y cita previa aquí.

.

Time in / Time out en Proyecto Paralelo

semana del arte

Varsovia 36, Juárez. – Hasta el 2 de mayo

El último año ha sido para casi todos una experiencia de tiempo muerto, lento, largo, que al mismo tiempo pasa demasiado rápido. Alrededor de esta idea gira Time in / Time out de los artistas de PP. 

Más info aquí.

.

Nada es eterno, todo es eterno: Momoroom x Machete

Havre 66, Juárez. – Hasta el 11 de mayo 

En esta expo de Machete en colaboración con Momoroom, Floria González retrata instantes imaginarios (casi pastorales) del momento previo a que un meteorito roce la tierra.

Más info aquí.

.

Clavo en Casa Versalles

semana del arte

Versalles 113, Juárez. – Del 30 de abril al 2 de mayo

Clavo reúne proyectos emergentes de aquí y de otras partes del país en una casona de la Juárez. El modelo de esta “feria” es distinto, pues funciona como una suerte de cooperativa en la cual se comparten gastos y comisiones de venta. 

Más info aquí.

.

Samuel Guerrero en Lodos 

semana del arte

Turín 38-B, Col. Juárez. – Hasta el 27 de junio

En Destino vas muy rápido de Samuel Guerrero todo es celeste. Aquí el artista evoca los viajes en paracaídas, las estrellas, los destellos. Además, con esta expo Lodos inaugura su nuevo espacio en la Juárez. 

Más info aquí.

.

Jardín Espacial de Ago Projects y Travesía Cuatro

 

Reforma 382 int. 501, Juárez. – A partir del 27 de abril 

Travesía Cuatro presenta el primer show del Artista Aleman Friedrich Kunath, e inspirado en su obra harán también un Jardín Espacial (esculturas utópicas) con Ago Projects. 

Más info aquí.

.

San Miguel / Tacubaya / Daniel Garza 

Yope Projects y Llano en kurimanzutto

semana del arte

Gobernador Rafael Rebollar 94, San Miguel Chapultepec. – Fechas variadas

kurimanzutto continúa con Siembra, su laberinto de arte, y recibe dos nuevas galerías en su espacio: Yope Projects, de Oaxaca, y Llano, que tiene su espacio en la Doctores.

Más info aquí.

.

Salón Cosa en Jardín 17

semana del arte

General Francisco Ramírez 11, Daniel Garza. – Del 29 de abril al 2 de mayo 

Esta es la primera edición de Salón Cosa, un encuentro de objetos (o cosas) contemporáneos. Habrá objetos de arte, diseño, artesanía y piezas únicas o colecionables. El tema es el NO NEW NORMAL

Más info y previa cita aquí.

.

Casa Ortega – esculturas y performances 

Gral. Francisco Ramírez 20, Daniel Garza. – Del 27 de abril al 2 de mayo

Solo por esta ocasión, Casa Jardín Ortega abrirá sus hermosos jardines: habrá esculturas, instalaciones de varias galerías favoritas y un programa de performances que será la cereza en el pastel de esta semana de arte. Esto es parte de ZⓈONAMACO PATIO

Más info y previa cita aquí.

.

Relaciones Públicas Art en el Edificio Ermita

semana del arte

Av. Revolución 23, Tacubaya. – Hasta el 2 de mayo

Kristin Reger hizo dos esculturas de gran formato que durante estos días vivirán dentro de las salas del ex cine Hipódromo (abandonado desde hace varios años).

Más info y previa cita aquí.

.

Doctores / Roma

Aire en la OMR 

semana del arte

Dr. Liceaga 41, Doctores. – A partir del 28 de abril 

Aire es un proyecto curatorial de Manuel Forte y la OMR en el nuevo espacio de la galería, en la Doctores. Se enfoca en la producción artística de mexicanos jóvenes e internacionales, para establecer nuevas líneas de comunicación entre el público / coleccionistas y visiones frescas sobre la contemporaneidad. 

Más info aquí.

.

Erosión en Habitación 116

Campos elíseos 116, Polanco. – A partir del 27 de abril

Habitación 116 y FF Projects presentan Erosión, una expo de Sol Oosel, Stefan Brüggemann, Alessandro Moroder, Steve Nishimoto, Wolfgang Voegele.

Más info y previa cita aquí.

.

Salón Silicón en Bacal

Baja California 158, Roma Sur. – A partir del 27 de abril

En el segundo piso de Bacal, Salón Silicón presenta Bacanal, una expo colectiva donde los artistas hicieron las piezas que más les emocionaran, sin una curaduría particular, a manera de banquete. Además, el sábado habrá un evento especial en Bacal. 

Más info aquí.

.

.

San Rafael y Polanco

Bajo la logia y Goeritz en Hilario Galguera 

Francisco Pimentel 3, San Rafael. – A partir del 27 de abril 

Bajo la logia será una exposición de escultura contemporánea al aire libre curada por Winter Street Gallery en la Galería Hilario Galguera con obra de 4 artistas radicados en Nueva York.

A su vez, estará la exposición de Matías Goeritz – Huellas: El archivo como obra y proyección – una serie de piezas no exhibidas hasta ahora y, sin embargo, necesarias a la hora de concebir su obra. 

Más info aquí.

.

Prácticas imaginarias de Astronomía, Biología y Botánica, Guadalajara90210 

semana del arte

Estacionamiento Tori Tori, Temístocles 59. – Del 27 de abril al 2 de mayo 

La exposición se concibe como un parque escultórico suspendido dentro de un estacionamiento, conformado por diferentes instalaciones in situ que dialogan entre sí.

Más info aquí.

 

El Monumento a la Piedra en Coyoacán, que ojalá te encuentres por casualidad

En la colonia Adolfo Ruiz Cortines hicieron un Monumento a la Piedra sobre un peñasco de piedra volcánica, que forma parte de la historia de barrio.

La calle Iztaccihuatl, en la colonia Adolfo Ruiz Cortines, baja como un caminito de lava. Es porque por allí pasaron los ríos incandescentes del volcán Xitle, que dejaron el terreno pedregoso a su paso. En esa misma callecita, hay un peñasco que es especial entre los otros: es de unos cinco metros de altura, sobre una base de ladrillo y cemento pintado de verde y amarillo. Le rodean unos postes de seguridad algo abatidos y una reja bajita, más bien simbólica. De la piedra volcánica, porosa y realmente oscura, crecen unos zacatitos como parches. En la cima se alcanzan a ver una cruz y una suerte de villita a escala, formada de casas, caminos empedrados y una iglesia. Esto es el Monumento a la Piedra, un peñasco de piedra volcánica enclavado en la vida de este barrio.

 

Es raro llegar a la piedra por casualidad. Pero así nos pasó un día que tomábamos fotos cerca. Unos vecinos nos contaron de la existencia de este monumento, pero no nos dieron mucho más contexto. Por un rato, asumimos que lo que explica la placa empotrada al centro, firmada por el jefe delegacional el 25 de septiembre de 2011, es todo lo que hay que saber de este peñasco. Pero detrás hay algo más de historia  y aquí les contaremos un poco, gracias a las investigaciones de Hugo José Suárez, un sociólogo de la UNAM (quién también llegó por casualidad).

monumento a la piedra

El peñasco siempre ha estado allí (como cuando uno mira de frente una montaña y sabe que  siempre ha estado allí). Fue un vecino llamado Don Lupe quien tuvo la idea de hacer la villita, poner la cruz en la cima y volver este un espacio de devoción para la comunidad. Unos grafiteros pintaron a la Virgen de Guadalupe y otros santos y todo esto se hizo por dos razones: porque el rincón donde se encontraba se estaba volviendo un basurero, y porque la devoción la compartía con muchos otros del barrio, quienes no tardaron en comprometerse con la causa.

Este altar luego se convertiría en un monumento.

El monumento

Mientras aquello sucedía, otro vecino como de unos 80 años, conocido como Don Chema, estuvo en una agotadora lucha burocrática que seguía otra causa. Don Chema sostenía que este peñasco habría de convertirse, oficialmente, en un monumento a sus colonos. Y que el gobierno debía intervenir. Desde 1997, el señor mandó cartas a la Delegación Coyoacán, pidiendo que colaborara con materiales para poner un jardincito, luz y limpieza. De esta manera, el monumento cumpliría su función de recordar: las nuevas generaciones sabrían lo que le costó a sus antecesores habitar esta zona tan inhóspita. Una empresa nada fácil, pues como se sabe y como se lee en el texto, “estas colonias no fueron fraccionamientos, eran puras cuevas pedregosas, nos costó mucho a nosotros”.

monumento a la piedra

Tuvieron que pasar 14 años para que la delegación atendiera el caso, pese a la persistencia de Don Chema. Y finalmente, el 25 de septiembre de 2011, inauguraron el monumento, que  ya lucía distinto: le construyeron una base y pintaron la piedra volcánica de negro, para borrar las imágenes religiosas y otorgarle aspecto de monumento, y en el centro empotraron una placa color cobre que el Jefe Delegacional develó aquel día, y leyeron el texto, que con gerundios y adjetivos grandilocuentes explica la historia del territorio. Hubo tacos y fiesta.

Diez años después, el peñasco sigue allí (con la persistencia de una roca o un monumento) y caminando por allí, uno puede adivinar al menos una cosa: que la delegación abandonó la causa.

*

Referencia

Vida y muerte de un peñasco: El monumento a la piedra de Hugo José Suárez.

El Desastre: libros, café y una terraza para leer entre helechos

Hace un par de meses abrió librería El Desastre en un espacio tranquilo, donde uno puede trabajar o conversar entre helechos y tomar café.

En la casa que está en San Francisco 521 en la Del Valle, abrieron El Desastre, un espacio muy tranquilo para trabajar o encontrarse con alguien, tomar café y ver o comprar libros. En su terraza hay banquitas y mesas para sentarse, a gusto, entre helechos y árboles que delinean sombras en el piso y permiten al aire pasar.

Además de su ambiente tan fresco, El Desastre tiene un catálogo bien cuidado de libros que reposan en sus estantes; la mayoría de editoriales independientes, que nos dejan claro que en este momento, en este país, la literatura respira fuerte (y hace ruidos).

el desastre

Entre otras, El Desastre está habitado por las editoriales Antílope, Alias, Sexto Piso, Antílope, Era, Virus, Caja Negra, Periférica, Paraíso… Editoriales bien hechas con libros con libros que desde sus estantes nos miran con los ojos de quien promete felicidad.

Librería en librerías

Pero en El Desastre no solo viven editoriales sino, también, otras librerías. Allí dentro tienen sus propios estantes, como diminutas sucursales, la librería sureña Rinoceronte y La Murciélaga, una de nuestras preferida. Cada mes, estas arman sus colecciones, a partir de un tema: el mes de apertura se trató del “desastre (natural, metafórico, etc) y este mes es de libros esotéricos, a petición de los clientes que llegan preguntando por estos temas oscuros.

el desastre

Además, acabamos de ver en sus redes sociales, que La Pirateca, puso una alcancía para quien quiera apoyar la causa. Para quienes no saben, La Pirateca es una plataforma que expropia libros y los libera. Es decir, que escanea libros y los sube para que nosotros podamos leerlos o consultarlos libremente en internet. (Nosotros y, sobre todo los que no tienen acceso a buenas librerías en ciudades fuera de esta ciudad).

Café 

El centro del espacio es una barra de café, donde uno puede ordenar una taza de capuchino, latte o americano rico o un carajillo (<3) o una selección de tés. También tienen postres y muy pronto tendrán comida salada. Pensando (nosotros intuímos) en quienes van a hacer home office a sus mesitas.

el desastre

Porque El Desastre también está pensado como un espacio para sentarse a trabajar. Por eso tienen una barrita y varias mesas amplias en todo el espacio, con ventanas que ventilan muy bien, o en su patio o incluso balcón. Así que para quienes ya de pronto se cansan de trabajar en casa, esta es una gran opción. 

“Encuentros entre escritores y no escritores”

Así dicen ellos mismos. Alonso, uno de sus creadores, nos cuenta que él creía firmemente que con un espacio físico basta para que surgan cosas nuevas alrededor de los libros, el cine, el arte. La cultura. Por ello hay un salón en el segundo piso que está pensado para dar talleres, cursos, presentaciones de libros, lecturas y todo eso. Ya tuvieron su primera exposición, aunque, más que una gestión del espacio muy precisa, las cosas que han ido surgiendo. Entre ellas una lectura en altavoz desde su balcón (en el segundo pis).

Dice Alonso también que los encuentros que han sucedido, aun con las formas de la pandemia, confirman la teoría de que con un espacio físico pueden surgir muchas otras cosas. Agradables desastres.

*

San Francisco 521, Del Valle.

Síguelo en Instagram y Twitter.

 

Sra. Hazaña: la cocina fantasma especializada en lasañas, suaves y jugositas

Sra. Hazaña es una cocina fantasma que prepara lasañas muy ricas (de carne boloñesa o vegetariana), que llegan calientitas a tu casa.

Defnitivamente, las cocinas fantasmas son un fenómeno de ahorita. Son una muy buena alternativa, sobre todo para aquellos aficionados de la cocina que quieren compartir su comida con los demás. Así es Sra. Hazaña, la cocina fantasma que se especializa en lasañas que preparan dos amigos que aman este platillo. 

Las lasañas

Ofrecen dos opciones: lasaña de carne a la boloñesa y lasaña vegetariana. Además, cada cierto tiempo hacen una receta especial, a la que le agregan su toque especial. 

La vegetariana lleva capas de espinaca, champiñón y jitomate deshidratado, salsa bechamel y una mezcla de quesos mozzarella, manchego y parmesano que la cubren. La salsa bechamel, además de que le da una textura más rica al gratinado, combinada con los vegetales, hace que tenga un toque dulcecito que va muy bien.

lasañas

La lasaña de carne a la boloñesa la hacen con capas de carne a la boloñesa, receta que han mejorado durante el año que estos dos amigos estuvieron planeando el proyecto. O incluso desde antes: Francisco, uno de ellos, nos cuenta que desde los 15 años se obsesionó con este platillo. Dice que quizás el secreto para que salga tan rica está en la salsa: en hornear los jitomates antes, quitarle piel y semillas y deshacerlos solos a fuego lento. Además de incluir una mezcla de especies de pronto poco comunes, por ejemplo curry (y muchísima albahaca). Esta lasaña también lleva la mezcla de quesos y salsa bechamel.

Nosotros probamos la lasaña especial del mes: dos capas de vegetariana y dos capas de boloñesa después. Arriba del gratinado le ponen nuez, cuya textura crocante contraresta la suavidad de la pasta.

Las porciones son para 2 personas y cuestan $230 y $250 pesos, respectivamente.

Para acompañar

Para acompañar las lasañas, en su menú también tienen sopa de cebolla, que no probamos pero que debe estar muy rica. La hacen también a la manera tradicional: con caldo de res, cebolla caramelizada y queso y crouton, que mandan aparte para que cada quien la esamble en casa. El crouton es un poco más grueso. De hecho es el mismo pan que usan para hacer su pan de ajo, que probamos y recomendamos mucho agregar a la orden. (Siempre).

Para hacer pedidos, síganlos en su Instagram y mándenles DM, o hagan clic en su link en bio que los manda a pedidos por Whatsapp. 🙂

Dos Guisados: por cada comida corrida (tan rica) que te llega a casa, donas una igual a un albergue

Con Dos Guisados te llega comida corrida rica a la puerta de tu casa y al mismo tiempo donas una comida exactamente igual a un albergue de la ciudad.

“Donde come uno comen dos” dice una de las frases más generosas que hay en el español, y a partir de la cual el proyecto Dos Guisados existe. Con esta iniciativa, por cada guisado que compres, donas un menú igual de rico y calientito a un albergue en la ciudad. En tres pasos sencillos podrás estar compartiendo mesa (a distancia) con alguien que no tiene qué comer.

  1. Escoge tu plan
  2. Recibe cada semana tus guisados en la puerta de tu casa
  3. Lo mismo que recibes lo donarás a una persona en un albergue en la ciudad

Escoge tu plan

dos guisados

El plan “Corazón contento” es para 1 o 2 personas y cuesta $1520 pesos mensuales. Con este plan recibes cada semana 2 guisados diferentes, de medio kilo cada uno; medio kilo de arroz o de frijoles; un frasco de salsa de 70 ml y un paquete de 10 tortillas (de maíz criollo). 

El plan “Barriga llena” es para 3-5 personas y cuesta $2360 pesos mensuales. En este caso recibes cada semana 3 guisados diferentes, de medio kilo cada uno; medio kilo de arroz y medio kilo de frijoles; un frasco de salsa de 125 ml y un paquete, igual, de 10 tortillas.

En ambos casos el compromiso debe ser por 3 meses, para que Dos Guisados pueda planear y asegurar el alimento a los albergues. Aunque si estás leyendo esto y no terminas de convencerte, lo que puedes hacer es un pedido semanal de prueba. Ya sea el plan de 1-2 personas, por 400 pesos (aquí) o el plan de 3-5 personas, por 610 pesos (aquí). 

Recíbelos en tu casa

dos guisados

Todas las semanas te llegarán los guisados a la puerta de tu casa. Así podrás recalentarlo cada día y no preocuparte por nada más. Los guisados se ven deliciosos y saludables: hay, entre otras cosas, pollo con verdolagas, tortitas de lentejas, estofado con curry, chilacayotes en pipián, calabacitas a la mexicana, pescado, etc. La comida de Dos Guisados es casera y sin querer sonar complacientes: se ve que está hecha con amor. 

Lo mismo que comes, lo donas

dos guisados

Por ahora trabajan con dos albergues: Casa Xochiquetzal y Casa Tochán. Gracias al apoyo que han recibido, hasta la fecha han donado alrededor de 550 porciones a Xochiquetzal, un albergue que le brinda un espacio seguro a ex trabajadorxs sexuales. Y a Tochán, un albergue dedicado a ofrecer un alojamiento seguro y cálido sobre todo a migrantes, han donado alrededor de 500 guisados.

 

 

“>

Sandie Sandos es un nuevo delivery de sandwiches, voluptuosos, estilo japonés

En la cocina fantasma de Sandie Sandos hacen sándwiches sin orillas, estilo japonés, con una fusión de ingredientes locales y sabores mexicanos.

En Japón los sándwiches son de pan blanco, esponjoso, sin orillas; perfectos y seductores cuadrados rellenos de cerdo empanizado o ingredientes vegetarianos y hasta dulces. Se llaman sandos y últimamente escuchamos hablar más de ellos. En la cocina fantasma de Sandie Sandos los preparan de forma muy especial: fusionando la precisión japonesa y el desenfado local (y con muy buenos resultados). Hace poquito los probamos y todo parece indicar que cualquier cosa que pidas, está bien hecha.

sandie sandos

Nos llegó a domicilio una bolsa de papel con un sando en cajita, perfectamente envuelto, como regalo japonés. Era un sando con filete de res empanizado adentro, mole, encurtidos de cebolla (deliciosos) y cilantro, que le da el tipo de frescura que acá nos gusta mucho. Para acompañar mandan una salsa cremosa de habanero negro (que de recordarla nos emociona). En la receta de este sando nos dimos cuenta de la intención de esta cocina: fusionar los ingredientes locales y sabores mexicanos en este tipo de sándwich y ser poco rígidos a la hora de inventar sus creaciones.

sandie sandos

Venía también un recipiente con ensalada de papa (en cuadritos) con mayonesa, cebollín, jamón de pavo y huevo blando, tipo ramen. Estaba muy rica y fresca y además muy bonita servida: la precisión japonesa. Acompañamos la comida con una cerveza japonesa Asahi, aunque pronto uno podrá hacerlo también con sus kombuchas e infusiones. Cerramos con un postre redondo y suave: tiramisú con galleta de jengibre y cremosos de naranja.

sandie sandos

El menú lo curó el Lucho Martínez (chef de Emilia, que por cierto ya se mudó a la Roma y tiene nuevo nombre: Em) y se sustenta en la idea de tener una propuesta a domicilio de muy buena calidad; con encurtidos, ingredientes locales y preparado a la perfección. Pero también que fuera práctico y sencillo, como para llevártelo a cualquier lado (como para llevártelo a un picnic, decimos nosotros). No por nada ellos mismos llaman a su cocina “de inspiración japo e ingenio mexa”. 

sandie sandos

En su menú tienen entradas que pronto pediremos porque se ven deliciosas: spicy miso alitas, ensalada verde y sopa miso. Y tres tipos de sandos más: el clásico sando-katsu, de lomo de cerdo empanizado con salsa tonkatsu y encurtidos de pepino; de ensalada de papa y de muslo de pollo
empanizado con salsa spicy y lechuga.

Sandie Sandos tiene su cocina en la colonia Anáhuac. Por ahora, los pedidos por Rappi solo cubren 6 km a la redonda. Pero si estás más lejos puedes hacer tu pedido directamente con ellos por mensaje directo de Instagram (si estás cerca también). En su perfil puedes consultar el menú.

 

El autocinema en el Hipódromo es temporal y tiene gran cartelera <3

Tenemos suficiente Autocinema para toda la Primavera en el Hipódromo de las Américas (!) Tienen muy buena cartelera 🙂 Aquí te contamos los detalles.

El Autocinema Citibanamex ya había tenido su primera temporada el año pasado y fue una gran alternativa para quienes íbamos mucho al cine o a la Cineteca (que por cierto ya está abierta al aire libre:) Pues con la llegada de la Primavera también llegó la segunda temporada de este autocinema, ahora al Hipódromo de las Américas con una cartelera muy entretenida y variada, como para ir entre amigos, en familia o pareja. 

La cartelera, que puedes checar aquí, incluye películas como “Coco” o “Charlie y la fábrica de chocolate”, hasta “Batman” de Tim Burton o “Eyes Wide Shut” de Kubrick. La verdad es que la selección no podría ser más atinada. 

En su menú de comida tienen hamburguesas de La Burgerie, crepas y sándiwches de Crepastar, tacos de El Califa y esquites y elotes de Manuelotes <3 Uno puede comer sin salir del auto, solo es cuestión de elegir y ordenar a través de un código QR. Y por supuesto que también los meseros están preparados para que la experiencia sea lo más segura posible. 

autocinema

Así como el Autocinema Citibanamex llegó al hipódromo con la Primavera, de igual manera se irá con ella. Se trata de un pop-up, un espacio temporal que habrá que aprovechar estos días, ya que pinta muy bien.

Los precios van así:

$290 pesos por automóvil (5 personas máximo)

$390 camioneta (6 personas máximo)

$100 bicicleta

Los boletos los puedes comprar a través de Ticketmaster y si tienes tarjeta Citibanamex recibes 30% de descuento.