Sra. Hazaña: la cocina fantasma especializada en lasañas, suaves y jugositas

Sra. Hazaña es una cocina fantasma que prepara lasañas muy ricas (de carne boloñesa o vegetariana), que llegan calientitas a tu casa.

Defnitivamente, las cocinas fantasmas son un fenómeno de ahorita. Son una muy buena alternativa, sobre todo para aquellos aficionados de la cocina que quieren compartir su comida con los demás. Así es Sra. Hazaña, la cocina fantasma que se especializa en lasañas que preparan dos amigos que aman este platillo. 

Las lasañas

Ofrecen dos opciones: lasaña de carne a la boloñesa y lasaña vegetariana. Además, cada cierto tiempo hacen una receta especial, a la que le agregan su toque especial. 

La vegetariana lleva capas de espinaca, champiñón y jitomate deshidratado, salsa bechamel y una mezcla de quesos mozzarella, manchego y parmesano que la cubren. La salsa bechamel, además de que le da una textura más rica al gratinado, combinada con los vegetales, hace que tenga un toque dulcecito que va muy bien.

lasañas

La lasaña de carne a la boloñesa la hacen con capas de carne a la boloñesa, receta que han mejorado durante el año que estos dos amigos estuvieron planeando el proyecto. O incluso desde antes: Francisco, uno de ellos, nos cuenta que desde los 15 años se obsesionó con este platillo. Dice que quizás el secreto para que salga tan rica está en la salsa: en hornear los jitomates antes, quitarle piel y semillas y deshacerlos solos a fuego lento. Además de incluir una mezcla de especies de pronto poco comunes, por ejemplo curry (y muchísima albahaca). Esta lasaña también lleva la mezcla de quesos y salsa bechamel.

Nosotros probamos la lasaña especial del mes: dos capas de vegetariana y dos capas de boloñesa después. Arriba del gratinado le ponen nuez, cuya textura crocante contraresta la suavidad de la pasta.

Las porciones son para 2 personas y cuestan $230 y $250 pesos, respectivamente.

Para acompañar

Para acompañar las lasañas, en su menú también tienen sopa de cebolla, que no probamos pero que debe estar muy rica. La hacen también a la manera tradicional: con caldo de res, cebolla caramelizada y queso y crouton, que mandan aparte para que cada quien la esamble en casa. El crouton es un poco más grueso. De hecho es el mismo pan que usan para hacer su pan de ajo, que probamos y recomendamos mucho agregar a la orden. (Siempre).

Para hacer pedidos, síganlos en su Instagram y mándenles DM, o hagan clic en su link en bio que los manda a pedidos por Whatsapp. 🙂

Dos Guisados: por cada comida corrida (tan rica) que te llega a casa, donas una igual a un albergue

Con Dos Guisados te llega comida corrida rica a la puerta de tu casa y al mismo tiempo donas una comida exactamente igual a un albergue de la ciudad.

“Donde come uno comen dos” dice una de las frases más generosas que hay en el español, y a partir de la cual el proyecto Dos Guisados existe. Con esta iniciativa, por cada guisado que compres, donas un menú igual de rico y calientito a un albergue en la ciudad. En tres pasos sencillos podrás estar compartiendo mesa (a distancia) con alguien que no tiene qué comer.

  1. Escoge tu plan
  2. Recibe cada semana tus guisados en la puerta de tu casa
  3. Lo mismo que recibes lo donarás a una persona en un albergue en la ciudad

Escoge tu plan

dos guisados

El plan “Corazón contento” es para 1 o 2 personas y cuesta $1520 pesos mensuales. Con este plan recibes cada semana 2 guisados diferentes, de medio kilo cada uno; medio kilo de arroz o de frijoles; un frasco de salsa de 70 ml y un paquete de 10 tortillas (de maíz criollo). 

El plan “Barriga llena” es para 3-5 personas y cuesta $2360 pesos mensuales. En este caso recibes cada semana 3 guisados diferentes, de medio kilo cada uno; medio kilo de arroz y medio kilo de frijoles; un frasco de salsa de 125 ml y un paquete, igual, de 10 tortillas.

En ambos casos el compromiso debe ser por 3 meses, para que Dos Guisados pueda planear y asegurar el alimento a los albergues. Aunque si estás leyendo esto y no terminas de convencerte, lo que puedes hacer es un pedido semanal de prueba. Ya sea el plan de 1-2 personas, por 400 pesos (aquí) o el plan de 3-5 personas, por 610 pesos (aquí). 

Recíbelos en tu casa

dos guisados

Todas las semanas te llegarán los guisados a la puerta de tu casa. Así podrás recalentarlo cada día y no preocuparte por nada más. Los guisados se ven deliciosos y saludables: hay, entre otras cosas, pollo con verdolagas, tortitas de lentejas, estofado con curry, chilacayotes en pipián, calabacitas a la mexicana, pescado, etc. La comida de Dos Guisados es casera y sin querer sonar complacientes: se ve que está hecha con amor. 

Lo mismo que comes, lo donas

dos guisados

Por ahora trabajan con dos albergues: Casa Xochiquetzal y Casa Tochán. Gracias al apoyo que han recibido, hasta la fecha han donado alrededor de 550 porciones a Xochiquetzal, un albergue que le brinda un espacio seguro a ex trabajadorxs sexuales. Y a Tochán, un albergue dedicado a ofrecer un alojamiento seguro y cálido sobre todo a migrantes, han donado alrededor de 500 guisados.

 

 

“>

Sandie Sandos es un nuevo delivery de sandwiches, voluptuosos, estilo japonés

En la cocina fantasma de Sandie Sandos hacen sándwiches sin orillas, estilo japonés, con una fusión de ingredientes locales y sabores mexicanos.

En Japón los sándwiches son de pan blanco, esponjoso, sin orillas; perfectos y seductores cuadrados rellenos de cerdo empanizado o ingredientes vegetarianos y hasta dulces. Se llaman sandos y últimamente escuchamos hablar más de ellos. En la cocina fantasma de Sandie Sandos los preparan de forma muy especial: fusionando la precisión japonesa y el desenfado local (y con muy buenos resultados). Hace poquito los probamos y todo parece indicar que cualquier cosa que pidas, está bien hecha.

sandie sandos

Nos llegó a domicilio una bolsa de papel con un sando en cajita, perfectamente envuelto, como regalo japonés. Era un sando con filete de res empanizado adentro, mole, encurtidos de cebolla (deliciosos) y cilantro, que le da el tipo de frescura que acá nos gusta mucho. Para acompañar mandan una salsa cremosa de habanero negro (que de recordarla nos emociona). En la receta de este sando nos dimos cuenta de la intención de esta cocina: fusionar los ingredientes locales y sabores mexicanos en este tipo de sándwich y ser poco rígidos a la hora de inventar sus creaciones.

sandie sandos

Venía también un recipiente con ensalada de papa (en cuadritos) con mayonesa, cebollín, jamón de pavo y huevo blando, tipo ramen. Estaba muy rica y fresca y además muy bonita servida: la precisión japonesa. Acompañamos la comida con una cerveza japonesa Asahi, aunque pronto uno podrá hacerlo también con sus kombuchas e infusiones. Cerramos con un postre redondo y suave: tiramisú con galleta de jengibre y cremosos de naranja.

sandie sandos

El menú lo curó el Lucho Martínez (chef de Emilia, que por cierto ya se mudó a la Roma y tiene nuevo nombre: Em) y se sustenta en la idea de tener una propuesta a domicilio de muy buena calidad; con encurtidos, ingredientes locales y preparado a la perfección. Pero también que fuera práctico y sencillo, como para llevártelo a cualquier lado (como para llevártelo a un picnic, decimos nosotros). No por nada ellos mismos llaman a su cocina “de inspiración japo e ingenio mexa”. 

sandie sandos

En su menú tienen entradas que pronto pediremos porque se ven deliciosas: spicy miso alitas, ensalada verde y sopa miso. Y tres tipos de sandos más: el clásico sando-katsu, de lomo de cerdo empanizado con salsa tonkatsu y encurtidos de pepino; de ensalada de papa y de muslo de pollo
empanizado con salsa spicy y lechuga.

Sandie Sandos tiene su cocina en la colonia Anáhuac. Por ahora, los pedidos por Rappi solo cubren 6 km a la redonda. Pero si estás más lejos puedes hacer tu pedido directamente con ellos por mensaje directo de Instagram (si estás cerca también). En su perfil puedes consultar el menú.

 

El autocinema en el Hipódromo es temporal y tiene gran cartelera <3

Tenemos suficiente Autocinema para toda la Primavera en el Hipódromo de las Américas (!) Tienen muy buena cartelera 🙂 Aquí te contamos los detalles.

El Autocinema Citibanamex ya había tenido su primera temporada el año pasado y fue una gran alternativa para quienes íbamos mucho al cine o a la Cineteca (que por cierto ya está abierta al aire libre:) Pues con la llegada de la Primavera también llegó la segunda temporada de este autocinema, ahora al Hipódromo de las Américas con una cartelera muy entretenida y variada, como para ir entre amigos, en familia o pareja. 

La cartelera, que puedes checar aquí, incluye películas como “Coco” o “Charlie y la fábrica de chocolate”, hasta “Batman” de Tim Burton o “Eyes Wide Shut” de Kubrick. La verdad es que la selección no podría ser más atinada. 

En su menú de comida tienen hamburguesas de La Burgerie, crepas y sándiwches de Crepastar, tacos de El Califa y esquites y elotes de Manuelotes <3 Uno puede comer sin salir del auto, solo es cuestión de elegir y ordenar a través de un código QR. Y por supuesto que también los meseros están preparados para que la experiencia sea lo más segura posible. 

autocinema

Así como el Autocinema Citibanamex llegó al hipódromo con la Primavera, de igual manera se irá con ella. Se trata de un pop-up, un espacio temporal que habrá que aprovechar estos días, ya que pinta muy bien.

Los precios van así:

$290 pesos por automóvil (5 personas máximo)

$390 camioneta (6 personas máximo)

$100 bicicleta

Los boletos los puedes comprar a través de Ticketmaster y si tienes tarjeta Citibanamex recibes 30% de descuento.

Las mesas al aire libre del Paris 16, sobre un mural de Goeritz, con vista a Reforma

Hace poco fuimos a comer al Paris 16 y queremos compartir que sus mesas al aire libre son perfectas para estos días floreados.

Fuimos al Paris 16 a comer, como procuramos hacerlo varias veces al año (porque nos encanta). No habíamos ido en mucho tiempo por obvias razones, y volver a las mesas que pusieron al aire libre fue una muy buena sorpresa. El pasillo que antes daba al restaurante (y al lobby de esta torre de Mario Pani) que tiene un mural poco conocido de Mathias Goeritz, es ahora una extensión del restaurante, y no se podría poner mejor.

paris 16

Ya habíamos hablado antes de este pasillo: de la puerta de su baño, que se abre del mural como una pieza secreta. El mural grueso, de azulejo veneciano negro e incrustado con pequeños triángulos dorados, se extiende hasta el final. Ahora las mesas (redondas y pequeñas) están en la boca del pasillo, acomodadas perfectamente como siempre lo han hecho: la cubre un mantel largo y la decora un florerito largo con astromelias color durazno. El otro centro de mesa es su deliciosa salsa verde, cremosa, que acompañará la milanesa que siempre pedimos.

La vista es hacia Reforma, hacia las jacarandas, el camellón y la gente que pasa a una distancia favorable. La vista es también hacia el edificio espejo de este edificio: icónicos e inagotables.

Todo sobre el Paris 16 ya está dicho. Queríamos dar esta breve recomendación porque hay cosas que se tienen que tomar en el momento preciso. Como este plan, porque los días claros de Primavera llegaron muy a tiempo con los días de banqueta: este espacio que es más que nunca el intersticio entre el afuera y el adentro –límites rarísimos pero propios de estos tiempos. Vayan a comer rico.

paris 16

 

Compras por Instagram: dos tiendas para encontrar ratán, bejuco o pisos de pasta ✿♡

egresemos al ratán y al bejuco (y a los pisos de pasta, siempre): Presentamos dos cuentas especiales que los fabrican: @mim.ratanmx y @luumrecubrimientos

En *Compras por Instagram* compartimos cuentas que nos topamos, nos recomiendan (o que el mismo algoritmo nos arroja) que son tienditas virtuales de antigüedades, segunda mano u objetos artesanales. Todos muy especiales y muy caseros, que entregan en la Ciudad de México.

Mim Proyectos de Ratán

En @mim.ratanmx exploran las posibilidades del ratán y lo hacen muy bien. Todo es a mano y entre sus diseños hay desde reinterpretaciones de objetos artesanales de tradición a réplicas de muebles de diseño italiano. Pero claro, hechas con ratán. Aunque en esta serie de *compras por Instagram* recomendamos tiendas más pequeñas y con menores precios, la escala de trabajo y atención de Mim tiene algo de esa esencia.

1. Cabecera de corazón

aquí

auto;”>

 

Una publicación compartida por Mim Proyectos de Ratán (@mim.ratanmx)

3. Banquitos de colores

.

LU’UM RECUBRIMIENTOS

En @luumrecubrimientos también proyectan la atracción por el material y los acabados en sí. Aquí crean, seleccionan y distribuyen acabados artesanales únicos. Sobre todo terrazo y mosaico, colados a mano. Hecho pieza a pieza y que, como antes, tiene que ser puesto de la misma manera.

1. Mosaico de pasta

2. Ojo Ixtayutla

3. Astro Chinanteco

El jardín secreto de Barragán en una unidad habitacional en Azcapotzalco

Hasta hace unas semanas, pocos sabían que en la unidad habitacional El Cobre de México, en Azcapotzalco, había un jardín diseñado por Luis Barragán.

En Azcapotzalco, a unas cuadras del Parque de la China está la unidad habitacional El Cobre de México, a primera vista muy convencional. Un cubo de ladrillo naranja abarca apenas una cuadra y es, comparada con unidades como Independencia o El Rosario, pequeño y poco espectacular. Pero en este conjunto de 128 departamentos acaban de descubrir un jardín que el arquitecto Luis Barragán diseñó y por mucho tiempo pasó desapercibido (frente a nuestros ojos).

barragan

El Cobre de México

Después de tener su archivo oculto por años, la Barragan Foundation sacó a la luz una lista de 170 proyectos que el arquitecto dirigió o en los que estuvo involucrado. Uno de ellos es, precisamente, el jardín de este conjunto de interés social, que en 1965 mandó a construir el dueño de una fábrica de cobre con el fin de dar casa a los obreros. 

barragan

En el archivo se pueden encontrar las fotos (recientes) del proyecto, ficha técnica y planos, así como bocetos originales, que muestran los materiales y las formas que Barragán estipuló desde aquel entonces: pisos de laja, bancas de cemento pulido amarillo y rojo o tepetate (esa suerte de piedra volcánica que absorbe mucha agua).

Barragán y la vivienda social

A diferencia de muchos de sus colegas, Luis Barragán nunca se involucró mucho en proyectos públicos. De hecho esta fue una de las pocas excepciones: el archivo sugiere que Barragán llegó porque la arquitectura del complejo estaba en manos del Sordo Madaleno, con quien colaboraba paralelamente en el proyecto de Lomas Verdes.  

Este proyecto es testigo de un formato de vivienda social que todavía le daba un espacio a las áreas verdes. Naturalmente, el presupuesto para su mantenimiento es bajo. Pero según El País, el administrador del jardín dice que lo trata con especial cuidado, pues es una de las pocas áreas verdes que hay en su colonia (y no hay jardín que crezca de la negligencia).

El jardín

En los planos originales, el jardín central lo define una L de cemento pulido, ahora recubierta por azulejos. A partir de esta “L” el espacio se divide en una suerte de pasillos apropiados para juegos de niños o para sembrar árboles. Originalmente, allí habría:

“Sauces llorones, alisos y fresnos, combinados con arbustos de ligustro (dan una florecita blanca) que cubriría los troncos de los árboles. Arbustos adicionales como pyracanthas y pimientos peruanos se usarían extensivamente en las áreas bajas del jardín, mientras que el jazmín y la hiedra crecerían en las paredes, junto con rosas en tonos suaves de melocotón y blanco.”

Las cosas no siguieron acorde al plan. Ahora hay naranjos y duraznos, un par de árboles muy altos y una combinación de flora medio tropical, cuya espesura de sombras forman un segundo paisaje en las paredes de ladrillo naranja. Desde el centro se alcanzan a ver las jacarandas y palmeras de afuera. Aunque muy poco de esto estuvo en el plan del arquitecto, tiene una resistencia especial: se nota en el cuidado que le procuran.

Cuando nosotros nos asomamos, una vecina salió algo desconcertada, pues en la medida en que se esparce la noticia, la inevitable “peregrinación” comienza. Pero así son las cosas y así los descubrimientos. Las secuelas de cargar con nombre y apellido.

También así se recorre un museo: un vistazo a la colección permanente del MUNAL

Han cambiado las formas de relacionarnos, de visitar lugares. Una ida a un museo estos días puede llevarnos a lugares inesperados de la mente.

Está muy bien estipulado cómo recorrer propiamente un museo: brazos cruzados, en silencio o a susurroo (en caso de ir acompañado), con los ojos fijos (e inteligentes) primero sobre la ficha técnica, luego sobre la obra de arte. Apurado porque en esta ciudad un museo suele ser concurrido los fines de semana. Ahora que los límites de interacción cambiaron, creemos que la experiencia se presta para ser distinta. Después de meses de no poner pie en un museo, visitamos la colección permanente del MUNAL. Salimos de ahí tranquilas, con energía y unas reflexiones.

munal

Una visita con los sentidos

En el museo se ponen en práctica comportamientos prefabricados. Incluso cuando se pretende romper con ello a uno le dicen siempre qué hacer (o cómo no seguir las reglas).  Recomendamos ir uno de estos días, en un horario más flexible, para seguirlo a un ritmo propio, hasta donde uno quiera. Descontextualizarlo, sacarlo de sí: que los ojos no lleguen fijos hacia la descripción, sino que se muevan suaves por todo el cuadro. Acercarse y alejarse, como en una especie de zoom in y zoom out, porque hay mil formas de mirar.

Cuando uno va al MUNAL solo, un día entre semana a las 12…

Ve a todos lo niños

Que parecen viejitos o señores

munal

O juegan a las escondidas.

Y las moscas del Virreinato (ancestras de las moscas contemporáneas)

Los árboles

Los ojos…

 

Y las manos.

También ve los otros Diego Riveras

y el agua del Dr. Atl

munal

Y un vampiro azteca

.

El MUNAL está abierto de martes a domingo, de 11 a 17 hrs.

 

 

Pingüino: una tienda de objetos mexicanos (irónicos, tiernos) que hay que conocer

Pingüino es una tienda de objetos mexicanos raros, irónicos y tiernos que van desde los $50 y hasta los $5 mil pesos. Recomendamos mucho 🙂

En Pingüino tienen un solo criterio cuando se trata de buscar sus piezas: que les hagan sonreír. Estas piezas, dicen sus creadores, contienen color, ternura, símbolos. Y de esto mismo está hecho su tienda, pero también de algo muy práctico y concreto que se puede ver en el tipo de objetos que venden, en los precios y en la relación con los artesanos: comercial –directa y libre de cualquier tipo de la romantización que suele rodear este tipo de proyectos.

Las piezas

Hasta ahora, sus piezas son de la Ciudad de México, Morelos, Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Michoacán y Puebla. De esos 8 estados han visitado 74 pueblos y tienen un registro de más de 600 piezas (que aunque muchas ya se vendieron quedan las fotos como testigo). En sus viajes se han encontrado con situaciones que cargan el proyecto de luces y sombras: defensas, autodefensas, bloqueos, retenes, etcétera. Los viajes se vuelven también de apreciación y realidades.

Tienen desde un salero de cerámica de 50 pesos, hasta un molcajete de jadeíta, de un maestro de Morelos que recientemente ganó un premio del FONART que cuesta, por ejemplo, 5 mil – 6 mil pesos.

Sus objetos suelen ser raros porque buscan en ellos el tono irónico, que suele estar muy presente en ellas. Los nombres que les ponen van con esto: soles empastillados, centauro troglodita, carrito con mameluco. Entre sus piezas hay un Pato Pascual, o piezas que podrían ser un souvenir, máscaras que parecen de películas de terror (con nariz de lagartija u ojos estrábicos) o un inciencero ritual que podría ser un experimento de ciencias.

Las piezas contienen religión, comentarios políticos y cosmovisiones de sus artesanos. Nos cuentan que una vez, una señora que hace unos portavelas, de calacas y mujeres, le pidieron que sí podía hacer uno de diablos y hombres. Al mes la señora le habla y le dice que la de los diablos se la iba a hacer florero, pues el sacerdote le dijo que los diablos no pueden tener cerca la luz de una vela. Y así fue como le hicieron.

Pingüino también está hecho de los accidentes, como esto: “Esta vasija de Michoacán es una escena de puros dinosaurios entre ríos y selva. Era la pieza que más le chocaba a la artesana, pero nosotros la amamos: nos contó que tuvo que hacer dinosaurios porque había tenido un accidente en la muñeca y solo le salían las figuras orgánicas inconclusas –que parecían dinosaurios”.

Renata y Santiago tienen muchas anécdotas y cada una de las piezas cuenta una historia. Vayan a visitarlos 🙂

Pingüino está en el segundo piso del edificio de Mérida 216, Roma.

IG: @pinguino.mexico

Terruño: un lugarcito a pie de calle de vinos y botanas norteñas

Acaba de abrir Terruño en una esquina muy agradable de la Roma. En su barra ofrecen café y una selección de vinos y botanas del norte del país.

En general, la imagen que se tiene del norte es todo tierra, carne, vaqueros y un filtro amarillito y arenoso. Aunque sí hay algo de sustento en la caricatura, el norte es muchas cosas más, porque también es lo que aún no está conversado (en esta ciudad). De esto parte Terruño, el nuevo lugarcito que sirve café, pan y dulce norteños por la mañana, y vinos y botanas norteños por la noche. En una esquina que nos gusta mucho de la Roma: Guanajuato y Frontera.

terruño
Este edificio rosa en la calle Frontera es uno de nuestros favoritos. No sólo por su increíble estrella en el centro, sino porque conserva varios negocios locales.

Café por la mañana

terruño

Por la mañana, Terruño es una barra de café que ofrece pan y dulces norteños. El café se lo compran a la tostadora Drip; uno muy bien seleccionado, tostado, que no busca ser una barra de especialidad. Para acompañarlo tienen pan de masa madre y dulces tradicionales de Coahuila, Chihuahua, Sonora: jamoncillos en su mayoría. 

Vino y botanas por la tarde

Aunque todavía están en una fase de experimentación con los ingredientes, su intención aquí es clara. Quieren ofrecer alimentos norteños pero “vegetarianos” (que no sean necesariamente complementos de la carne): los cabuches, los chacales, quesos, mantequillas. Todo esto sobre panes, como si fueran pinxos o tapas norteñas. No resulta extraño (reafirmando el tema del cliché) que estos nombres resulten desconocidos para la mayoría.

terruño

Los cabuches, por ejemplo, son los botoncito de la flor de la biznaga (cuya cosecha, por cierto, no afecta el cactus). Los chacales es una especie de maíz fresco que se conserva en aquellas tierras. Ambos ingredientes muy rancheros. Por ahora tienen quesos menonita y mantequilla con ajo, que trajeron directo de Chihuahua.

Vinos

Finalmente (y no menos importante), el vino. Ahorita tienen San Juan de la Vaquería en mezcla de tintos y rosado. Este vino es de un viñedo familiar que lleva 8 años en el oficio y lo han ido mejorando con los años. Sus vinos aún son muy regionales y esto le da una diminuta pero poderosa presencia física en la ciudad. 

terruño

La verdad es que la inversión (centralizada) en tema de vinos se concentra en el Valle de Guadalupe o vinñicolas como Casa Madero. Que, aunque uno no niega que son increíbles, son solo una parte de este ecosistema. En México tenemos grandes vinos y en el norte tenemos grandes vinos, pues la tierra es alta y mineralizada. Cuentan que en tiempos de la Conquista, la Corona prohibió producir más vino comercial en la Nueva España, por la única razón de que salía muy bueno. Y no podía haber un vino más bueno que el de ellos. Así que solamente hacían vinos dulces, brandys, vinos de consagrar. Fue apenas hace unos años que resurgió (con  Casa Madero).

terruño

El vino Don Leo también es de una familia de Parras. El Sauvignon Blanc es el favorito de los creadores de Terruño. De la casa Cavall el que les gustó es el rosado, un Zinfandel fresquito, diurno. 

Terruño es distinto a muchos lugares que se especializan en el vino (cuya carta tiene vinos naturales u orgánicos). Aquí ofrecen una suerte de introducción al vino y descubrir casas que no son las típicas.

terruño
El nuevo Tizne Tacomotora.

Además, Terruño es un proyecto hermano del Comal de Ceci, aquel local de cecina, tortillas hechas a mano y micheladas en tarrito de las que ya hablamos. No solo son hermanos, comparten la misma banqueta, en la esquina más campechana de la Roma Norte. A propósito, Tizne Tacomotora, la taquería deliciosa que comenzó como bici-taquería en festivales se acaba de mudar al ladito. Pronto van a juntar los tres lugares, como si fuera un mini comedor o “jardín” común sobre la calle. Y no solo comparten calle, también jardineras, lucecitas y comida para los empleados: en el ratito que estuvimos fuimos testigos de que Tizne le preparó tacos al equipo de Terruño.

.

Por ahora sus horarios son:

De lunes a jueves, de 9:30 a 5 pm y de viernes a domingo de 10 a 7-8 pm.