Super Cope: la nueva tienda de abarrotes con “la crema de la crema” de los productos ricos

SuperCope acaba de abrir en la San Miguel Chapultepec y ofrece bebidas, abarrotes, lácteos, especies y comida preparada de productores y restaurantes locales.

Super Cope es una tiendita que vende abarrotería y comida para preparar en casa, de distintos productores y restaurantes locales, que seleccionan porque se alinean a sus valores. Buscan lo sustentable y natural, lo bien hecho, lo amigable y comunitario. Por ello es muy importante mencionar que esta nueva iniciativa, hermana del restaurante Masala y Maíz, funciona bajo un esquema de cooperativa. Esto consiste en que los trabajadores y “dueños” de Super Cope toman sus decisiones colectivamente y las ganancias se reparten de forma equitativa. 

super cope

.

Productos

super cope

Conservas o comida para preparar en casa de Meroma, Bacal, Pizza Félix, Cicatriz, Galanga, entre otros. Y, por supuesto, Masala y Maíz, quienes en la pandemia comenzaron a hacer conservas, salsas y mezclas como curry o chutney, que recomendamos muchisísisimo. Productores como Maizajo, con sus tortillas, tlacoyos, totopos y tostadas o como Hacienda la Grande, que produce huevos de libre pastoreo o Tamoa, que tiene unos chiles con los que nos cuentan que ahora están obsesionados. Y muy pronto también tendrán fruta y verdura del mismo proveedor de Masala y Maíz.

super cope

super cope

.

Membresías

Uno puede simplemente ir a comprar lo que necesite a la tiendita. Pero lo que tiene especial Super Cope es su sistema de membresías, que son dos: la membresía sencilla y la membresía “semilla”. La primera cuesta $500 pesos y ofrece 10% de descuento los primeros 6 meses. Y la segunda cuesta $6 mil pesos y es una suerte de precompra; te dan ese dinero en crédito y 10% de descuento, por 6 meses. Además de que te da acceso a promociones exclusivas y eventos. Comprar una de esta membresía es también formar parte de la comunidad. Como dice Saqib, fundador: “Con las membresías estás inviertiendo en tu cooperativa local y en tu comunidad”.

supercope

Cooperativa Super Cope

Lo que buscan en Super Cope, además de ofrecer un punto de venta a los productores, y compras de calidad a los clientes, es impulsar el modelo de cooperativa en la ciudad. En México suele ser más un tema rural o de maquila. No hay tantas tiendas cooperativas esto lo ven como una manera de hacer los cambios que urgen también con lo que está cerquita. Cambios que se traducen en más protección para los trabajadores, más agencia y control en ganancias, horarios, etc. Quieren empujar este modelo en la industria de la comida (en la que tienen mucha voz). Y por ejemplo, los empleados de las marcas o restaurantes con los que trabajan también cuentan con un descuento especial.

Super Cope está en la famosa esquinita de la San Miguel Chapultepec, en Gral. Antonio y León y Protasio Tagle. Donde antes estuvieron Macolen, el primer Masala y Maíz, el Café Zena. Puros proyectos bien hechos. Están abiertos de 10 am a 6 pm todos los días, excepto los martes, que el negocio está cerrado. Y muy pronto tendrán servicio a domicilio. 

Bombardiers: bicis duraderas y hechas a la medida (para ti y para la Ciudad de México)

En Bombardiers hacen bicicletas urbanas a la medida. Platicamos con sus creadores sobre la tienda y cómo ha cambiado la cultura de la bici en la ciudad.

Una bici fija o una fixie (como muchos llaman ahora) es simplemente una bici de pista descontextualizada: es decir, una bici sin frenos que sacaron del velódromo apara usar en las calles. En estos tiempos, la fija es la bici urbana por excelencia y toda una cultura que, hasta hace pocos años, no existía en la Ciudad de México. Fueron los ahora creadores de la marca Bombardiers (y su crew, Terremoto) quienes la trajeron a México. A los hermanos Pancho y Beto Marmolejo los visitamos hace poquito, en su tienda dentro del Edificio Humboldt y platicamos sobre cómo ha cambiado la cultura de la bici en la ciudad y sobre las bicis (no solo fijas) que fabrican a la medida. 

bombardiers

La tienda

A Bombardiers uno va porque quiere algo diferente y a la medida, y porque sabe que esta bici la tendrá para rato. La geometría de los cuadros los diseña Pancho y un artesano soldador los fabrica en Perú. Luego llegan en crudo a México y es el cliente quien escoge la pintura y los accesorios que quiere para su bici: desde el asiento o el manubrio, hasta el engranaje o los pedales. A Bombardiers puedes llegar con un presupuesto fijo (e incluso con una vaga idea de lo que quieres) y salir con una bici hecha a tu gusto y necesidades. Entre los tipos de bicis que ofrecen hay BMX, mini velo, de ruta (velocidades), gravel (ruta pero con llanta más gruesa) y ciclocross.

bombardiers

bombardiers

La bici y la ciudad

Cuando se mudó su familia a la Guerrero, Pancho tenía unos 11 o 12 años y su primera bici: una BMX. Como a otros les pasó con la patineta, esta BMX fue su vehículo para conocer a sus vecinos y conocer bien la ciudad, que en ese entonces era distinta: los niños de 11 años se desplazaban sobre ruedas más allá de sus rumbos y aunque había transporte público, uno no podía subir su bici al Metro. Había menos carros pero también menos gente y la “cultura de la bici” como tal no existía. Fueron una combinación de circunstancias, entre ellas la llegada de la Ecobici (que ya cumplió 10 años) lo que modificó el rumbo. Pero también tuvieron mucho que ver Bombardiers y Terremoto.

bombardiers
Cada cierto tiempo sacan una colaboración con distintos artistas.

Pasaron los años y Pancho conoció las fixies. Entonces se armó un grupo de gente que jugaba bici polo en el Foro Lindbergh del Parque México. Luego en una cancha de fútbol rápido, cerrado y con piso lisito, en Granada (o el “Nuevo Polanco”), exactamente donde hoy es el Soumaya. Y en 2011 se armó un grupo de diseñadores, graffiteros y bicimensajeros que iban recurrentemente. Así armaron Terremoto Crew. De ahí, la ciudad se volvió un epicentro de los “alleycat”, las carreras informales que suceden en las calles y avenidas de las grandes ciudades y que consisten en alcanzar checkpoints como en una suerte de deriva sobre ruedas.

La historia moderna de las fixies (y de estas carreras y esta cultura) comenzó con los bicimensajeros de NY, quienes cambiaron las bicicletas de ruta por estas, que sólo se usaban en los velódromos; ligeras, sin frenos ni velocidades y, paradójicamente, más veloces. Bueno, depende de la fuerza del jinete: montar una fixie es como tener una extensión de tu cuerpo. Eso explica cómo Pancho (ligero como un jockey) y Beto y sus amigos, andan por toda la ciudad, entre tráilers y taxis que a veces embisten como si la ciudad fuera campo de batalla.

bombardiers

“Uno tiene que ser igual de precavido que cuando va en coche, leer los coches y marcarles una presencia, porque si no uno pone en riesgo su vida” 

bombardiers

Para invitar a andar a la gente en bici quizás hay que ser redundante, pero no está de más: hacerlo no es sólo ecológico, sino un reclamo de las calles. Que precisamente es lo que en Bombardiers llevan haciendo con firmeza (incluso antes de que Bombardiers existiera).

🚲

*

Edificio Humboldt: Calle Artículo 123 #116-102, Centro.

Horario: 11:30 – 20 hrs.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La nueva Barbacoa Gonzalitos: para comer delicioso los fines de semana en tu casa, al estilo Monterrey

La Barbacoa Gonzalitos, estilo Monterrey, es de res suave y rica. La hacen despacito, solamente los fines de semana, para llevar. Pidan (!)

Tenemos nueva barbacoa estilo Monterrey en la ciudad. Se llama Gonzalitos (como la avenida de Monterrey) y la preparan Andrés Lerma e Israel Mata, dos regios que aman cocinar. Hacer barbacoa toma horas; si no, no fuera barbacoa ni fuera tan deliciosa. Por eso (y porque cura la cruda) la tradición de comerla en fin de semana tiene tanto sentido. Gonzalitos hace entregas los sábados y en poco tiempo también los domingos, listas para comer. Además de la carne, el paquete trae tortillas de harina (en una envoltura muy particular), salsa roja picosa, salsa verde picosa y una bolsita de chile piquín, que no se consigue acá <3.

barbacoa gonzalitos
Este tipo de envoltura se usa mucho en los puestos callejeros en Monterrey, no solamente para la barbacoa; también las papas asadas, las hamburguesas, etcétera. Es práctico y económico.

A diferencia de la barbacoa hidalguense, que es de borrego, la regia es de cabeza de res. La Gonzalitos, particularmente, es de lengua y cachete; la perfecta combinación entre carne maciza y un poquito más de grasa, para que salga suave. 

barbacoa gonzalitos

Ahora, la diferencia entre los tacos de cabeza de la esquina y esta barbacoa es que la primera la consiguen precocida y esta la hacen desde cero. Es decir, agarran la carne cruda y la cocinan al vapor durante muchas horas, a fuego lento. Esto hace que la textura sea muy diferente, mucho más suave y fácil de comer. Esto explica también por qué darle una mordida se siente casi como mantequilla. O que, si uno la guardó en el refri, note que al recalentarla el jugo sigue ahí.

“Así crecimos nosotros en Monterrey, comiendo esta barbacoa”, y eso es lo que quieren evocar. 

El recalentado

Si la pediste y no la comerás inmediatamente, es importante que la recalientes en baño maría. Así quedará jugosa y uniforme. De no hacerlo se deshidratará, endurecerá y hasta quizás se queme (por la grasa que tiene).

barbacoa gonzalitos

Gonzalitos fue un accidente de los buenos. Israel Mata es cocinero, ahorita chef de Caimán, y Andrés Lerma es operativo de grupo Félix (Pizzas Félix y Belmondo) desde sus comienzos. Ambos son, quizás sobra decir, regiomontanos. “Y como a la mayoría, al final lo que más nos gusta son los sabores caseros, lo que nos recuerda a cuando éramos niños”, dicen. Y agradecemos su iniciativa: nos dan una excusa más para comer rico los fines de semana 🙂

 

View this post on Instagram

 

Chile de monte de temporada!

A post shared by GONZALITOS!! (@barbacoagonzalitos) on

El medio kilo está en $350 pesos y el kilo en $600. Que son más o menos $150 pesos por persona, ya con todo. Hagan sus pedidos de lunes a jueves directo por DM (este es su Instagram) y si viven en la zona centro se las pasan a dejar, si no pueden pasar por ellas a la Roma. 

 

“>

 

Básicos de México recibe tu ropa vieja ~y te da 10% en compra (!)

Esa ropa que no puedes reusar porque está un poquito rota o muy maltratada es la que recibe Básicos de México para reciclarla, y aparte te da descuentos a cambio.

En la mayoría de los casos es muy complicado reciclar ropa (nos referimos a aquella que ya no está en condiciones de volverse a usar). Las fábricas de reciclaje solo aceptan volúmenes enormes, y en la ciudad hay muy pocas alternativas que funcionan para nosotros, la gente común. Por eso ahora existe Re cupera, la campaña de reciclaje textil que Básicos de México activó en su tienda: se trata de un contenedor donde uno puede llevar sus artículos, recibir 10% de descuento, y confiar en que ellos se encargarán de lo demás.

básicos de méxico

Re-cicla

Para reciclar las prendas que ya terminaron su vida útil, se aliaron con Lucio y su familia, quienes llevan más de 30 años manejando desperdicio textil. Normalmente, los volúmenes de Básicos de México son muy chicos para que esta familia les compre, pero como ahora son parte de la iniciativa, estarán pasando cada tanto por ese desperdicio. Eso se convertirá en relleno automotriz, trapos, mechudos, hilo regenerado, entre otras cosas. 

Re-usa

Por el otro lado, están colaborando con El Día Después, para que chamarras, suéteres, sudaderas y abrigos lleguen a las poblaciones vulnerables en esta época de frío. A principios de la pandemia, Básicos de México y El Día Después ya habían colaborado con donaciones de cubrebocas a personas que viven en la calle.

Quienes  no conocían Básicos de México, deben saber que se trata de una tienda de comercio justo, cuya ropa está hecha de tela mexicana de calidad, bajo un modelo de producción de maquila justa. Desde que nació la marca, hace 3 años, se asocian con pequeñas cooperativas (en muchos casos familiares) para garantizar que quien colabora con ellos es tratado con dignidad, pagado justamente y valorado por su trabajo.

Aprovechemos esta oportunidad de sacar nuestras cosas 🙂

.

DÓNDEGuanajuato 114, Roma.CUÁNDOHorario Reducido: Lunes a domingo de 11 -18:30 hrs.

 

Llegó La Llorona a Xochimilco, una obra de teatro nocturna en trajinera ✨

Esta obra de teatro de La Llorona es en pleno Cuemanco y uno la ve desde una trajinera, entre ahuejotes y oscuridad. Estará hasta el 15 de noviembre.

Desde hace 27 años, la obra de teatro de La Llorona se ha presentado para el Día de Muertos en Xochimilco. Se trata de un recorrido en trajinera sobre la Laguna de Tlílac, en Cuemanco. Entre ahuejotes color esmeralda (que tanto nos gustan), los chasquidos de la fauna xochimilca (pájaros, ardillas, conejos) y el reflejo de la luna de octubre, la representación de esta leyenda envuelve a los asistentes en un universo místico, denso. La historia, que ya todos conocemos, aunque de distintas versiones, es siempre entretenida.

“La Llorona” está conformada por música contemporánea con instrumentos modernos y prehispánicos, cantos en náhuatl,  danza prehispánica de tradición y teatro”, dicen sus organizadores: chinamperos, agricultores, remeros de trajineras y gente de la comunidad. La puesta en escena se lleva a cabo durante la mitad de octubre y noviembre, pues la espera del Día de Muertos es parte del ritual. 

Foto: Cortesía

La obra de La Llorona, además, le da un lugar importante a la difusión y conocimiento de la música y danza prehispánica. Allí uno escucha diferentes instrumentos musicales de orígen prehispánico; por ejemplo el huehuetl, un instrumento de percusión maya, que parece un tubo; el teponazhuehuetl, un tambor hueco de madera dura, o las ocarinas, flautas de barro, hueso y carrizo, caparazones de tortuga, raspadores de hueso, entre otros que casi han quedado en el olvido. 

Este año, el evento lleva el título “La Llorona, El anhelo de un adiós”, porque va dirigido a todos aquellos que se fueron y no pudieron despedirse: “aquellos a los que no pudimos acompañar ni brindar ofrendas y honores ante su partida y a los vivimos con su ausencia y con el anhelo de al menos poder decir adiós”. A los que desaparecieron, a los que dieron su último respiro en un quirófano, sin que sus familias los acompañaran. 

*

El espectáculo dura 60 minutos, aunque el recorrido completo en trajinera, de ida y vuelta, dura 90. El boleto, que puedes comprar aquí, ya incluye el recorrido en trajinera.

*

Más en local.mx

Así son las noches de la Central de Abasto en temporada de muertos (todos pueden ir)

 

 

 

 

 

La Moraleja: una nueva cabaña en la Roma llena de “libros con experiencia” y café tostado

En La Moraleja hay libros viejos y libros nuevos, extraordinarios. También venden café -que ellos mismos tuestan en una antigua mini tostadora de chapa.

Entrar a La Moraleja es como entrar a una cabaña llena de libros. Está un poquito chueca y el piso de madera cruje. Huele a café. Allí uno encuentra libros viejos o “libros con experiencia”, como reza su eslogan, así como libros nuevos de editoriales independientes que seleccionan porque hay algo en ellas que les parece extraordinario.

la moraleja
Hay libros de poesía, narrativa, libros ilustrados, para niños, libros-objeto, entre otras rarezas.

la moraleja

Quizás algunos recuerden que en este mismo local antes existía una misteriosa tienda de objetos y libros antiguos, que abría repentinamente (y muchos solo logramos mirar desde la rendija). Esa fue, digamos, la antecesora de La Moraleja, que (re)abrió formalmente hace unos meses y aunque es distinta, conserva esa misma magia.

la moraleja

“Libros con experiencia”

“Libros con experiencia” es el eslogan de La Moraleja porque Alejandra Mora, fundadora original de este espacio, así describía los libros usados. Es bonito: decir que un libro tiene experiencia es reconocer su carácter recíproco. Cuando llega a tus manos un libro viejo, y encuentras entre sus páginas anotaciones u objetos olvidados, tu lectura es una lectura compartida. Y por lo tanto más significativa.

la moraleja
Seleccionan libros fuera de lo común.

Describen a Alejandra Mora como una mujer llena de vida. Hacía teatro, bailaba tango, se autopublicó algunos libros, fundó el teatro Casa Mora (hoy Cine Tonalá). Y fue una gran lectora. Cuando murió, sus hijos heredaron su biblioteca. Algunos libros, los más entrañables, se los quedaron y otros más ahora llenan los estantes de La Moraleja, un proyecto de su hija, Marcela Lugo, y sus socias Gina Jaramillo y Guillermina Farber. Que a su vez crearon Orion, la librería al lado, “especializada en infancias libres, diversas y creadoras”.

la moraleja
Libros que son objetos ~que son libros.

La selección de los libros nuevos corre a cargo de Erick, el librero. No son los típicos. Invitan editoriales que se identifican con su visión de que la lectura es una experiencia. Con editoriales que en su catálogo tienen lo que ellos llaman “libros de riesgo”; es decir, que los hacen por gusto o por experimento. Por el otro lado, hay días en que Erick solamente se dedica a buscar libros, en las calles, en las salidas del metro o con conocidos que también venden libros. Y así alimenta la colección de rarezas.

La Moraleja es una librería de hallazgos, una librería de paso. En una visita regular, quizás un chico pase a preguntar si intercambian libros o una mujer rubia pregunte por libros en inglés. Que a propósito también hay; entre sus anaqueles se encuentra una selección de libros en alemán, en francés y en inglés.

Algunos libros no los venden porque prefieren mantenerlos para consulta. Por ejemplo 450 años de lucha. Homenaje al pueblo mexicano, El espacio múltiple de Manuel Felguérez o el facsímil del caso criminal de Trostky, por demás interesante. De hecho, entre los planes está tener una sección de biblioteca, que funcionará con membresía. 

la moraleja

La visita se acompaña con café. Puedes tomar una taza mientras hojeas o que, además de salir con un buen libro, lleves café molido en bolsita, que ellos mismos tuestan en casa en una micro tostadora, réplica de las de principio de siglo, mientras todo esto sucede. ✨

*

Tonalá 261, Roma Sur
Martes a viernes, de 12 a 19 hrs.
Sábado y domingo, de 11 a 18 hrs.

*

Más en local.mx

Under The Volcano: librería escondida de puros libros usados en inglés

 

“>

 

 

 

Frito y Cruel (así como suena) es un local nuevo de pollo frito y chile cruel al estilo Nashville

En Frito y Cruel hay pollo frito y pollo picante estilo Nashville (más 4 salsas a elegir), que se acompañan con sidra y sides deliciosos.

En el menú de Frito y Cruel hay 3 sándwiches: “frito”, “cruel” y “coliflor”. El primero es pollo frito con especies. El segundo, pollo frito infusionado con una mezcla cruel de chiles. El tercero es de coliflor, y uno lo puede pedir frito o cruel. Todos deliciosos, sí, todos fritos. Cuando uno le da un bocado a su sándwich, el empanizado se desmorona en la boca como si fuera arena. Luego llega el sabor del pollo, de calidad y jugoso, y finalmente, lo enchiloso. Todo pica aquí ~tanto hasta donde uno lo permita 😈.

Para acompañar el pollo frito hay puré de papa con pedazos de papa, con pimienta y onion pickles (de los mejores que hay). Hay papas fritas double dip. Hay coleslaw. Y para maridar: sidra: “el pollo frito y la sidra son los mejores amigos”, nos dicen. Y aquí lo confirmamos. 

frito y cruel
“Frito” y “Cruel”.
frito y cruel
Ricardo Ríos es creador del concepto global de Frito y Cruel: además de cocinar hace arquitectura. “Este es el primero de varios proyectos integrales que vienen”, dice.

Antes de que Frito y Cruel existiera incluso en su cabeza, Ríos ya era amante del pollo frito. “Siempre cocinamos pollo frito, siempre vamos a comer pollo frito”. Hace un par de años, ya clavados con esta idea, él (ya con su otro proyecto, Silvestre) y su socio, viajaron en carro a Nashville, a Raleigh y a otras cocinas del sur de Estados Unidos. De ahí resultó su receta, que fueron refinando hasta que llegó el encierro y activaron el proyecto.

frito y cruel
La freidora para la coliflor y papas no toca producto animal.

Todo pica (al menos un poquito)

Lo especial de Frito & Cruel es su mezcla de chiles, que no se parece a otra. Está hecha de un 60% de chiles comerciales, como cayenne pepper, chile de árbol, de árbol texano y algunos habaneros, y 40% de chiles criollos, con cualidades muy especiales. El chicuarote, por ejemplo, es endémico de Xochimilco; un chile muy picante, con sabor herbal, que tiene un picor en la punta de la lengua. La meta de Frito y Cruel es introducir el chile criollo al 100% en sus recetas, y en Xochimilco poco a poco comienzan a sembrar sus propios chiles. La idea es rescatar las semillas “y que todo esto suceda por parte de Frito y Cruel”. Cuando la producción crezca, entre los planes está vender rubs y mezclas de chiles.

frito y cruel
En sus mezclas buscan color, sabor, picante: el color con paprikas y chiles poco potentes pero que tienen color; el sabor con el cayenne pepper, chile morita y los que tienen más matices en la boca; el picante con chiles que si tocas con la lengua te molesta.

Luego están las salsas, que son 4. La salsa cruel es su versión Louisianna, hecha en casa; tiene un leve sabor a comino y si la pides con el sándwich cruel hasta sientes que el cuerpo se te calienta poquito. Sigue la honey mustard, amarilla potente, que tiene cayenne pepper y chiles en polvo. La mayonesa de habanero lleva habaneros frescos que ellos mismos deshidratan. Y luego tienen una miel picante que lleva miel de abeja, maple, bourbon y mezcla de chiles cruel. Todas pican, ninguna se salva.

frito y cruel
Ceci Peralta, directora creativa (izqquierda) y su gemela (derecha).

Si de verdad uno quiere sudar, hay un menú secreto. “Es un picante que te va a incomodar, a mí me encanta”, dice Ríos. El restaurante Prince’s, donde surgió este estilo de pollo frito picante, tiene una reconfortante historia: un señor le fue infiel a su esposa y ella, por venganza, le hizo un pollo infernal. Él se enchiló tanto que dijo “dame otro” 🙁

El chile tiene un proceso químico que te droga y te produce una experiencia mística. Como cuando Homero se come los chiles de Quetzalzatenango y alucina coyotes. Así también los utilizaban los aztecas. 

frito y cruel

Ya en la plática de la barra está el: “quieres ponerte loco, te puedo poner loco”. Y es así, en esta misma convivencia de barra, de boca en boca, como surgirán otras novedades del menú, temporales. Como los corn dogs (que ya nos tocó probar). O la noticia de que pronto habrá desayunos; chicken & waffles y mimosas. 

Vayan, ya está abierto 🙂

View this post on Instagram

ABIERTO

A post shared by Frito y Cruel (@fritoycruel) on

.

DÓNDEColima 76, Roma Norte.CUÁNDOMar-mie, 1PM – 9PM; jue-sab: 1PM – 11PM; dom, 12PM– 6PM

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Filia, tienda en línea de marcas jóvenes, locales ~y una carta abierta al fetiche

En la selección de Filia Store hay proyectos jóvenes, locales, sin género, raros. También hacen eventos de arte, poesía, moda y otros experimentos.

Filia es la atracción anormal por una cosa, objeto o sensación. También es una tienda ~que a su vez es una carta abierta al fetiche. El día de Halloween cumple 2 años de existir: originalmente como tienda física, en un local de la Juárez que con la pandemia cerro, y transmutó a tienda en línea. Allí venden las marcas que Dani, su creadora, busca y encuentra; ropa, cerámica, accesorios y publicaciones independientes, bien hechos, independientes, jóvenes, sin género, locales…

filia store

Antes de la enfermedad, en Filia pasaban cosas físicas. Se reunían amigos, atraídos por las mismas cosas. Cada mes había eventos: alguna lectura de poesía, presentaciones de libros, de nuevas colecciones o piezas, exposiciones de foto o arte, etcétera, donde platican sobre los procesos y la creatividad, pero también sobre lo que sea.

filia store

En el catálogo de su tienda en línea ahorita hay casi 40 marcas o proyectos. A muchas Dani ya las conocía, pues también se dedica a hacer styling. Pero de pronto comprarles directo a las marcas era difícil o raro. En parte por eso existe Filia. Entonces la selección es importante. Tanto de las marcas como de las piezas. Por eso uno encuentra cosas como el “malena top” (hermoso) de Malena Foyo, los cinturones con hebilla de flor de Minena, los tapetes de M.A., la mascada crepuscular de Phenomena, la cerámica amorfa de Pico Tres o la revista Suave

filia store
En esta sesión de fotos: “Jugamos a ser el C5 —la dependencia encargada de captar información integral a través del video monitoreo en la Ciudad de México— siguiendo a Lili y a Aldo por las calles de la ciudad como cámara de seguridad.”

filia store

La pandemia fue una buena excusa para que en Filia dedicaran más tiempo a hacer su contenido propio y comunicar videitos. Hicieron videitos caseros o una mini campaña de sexting, lives donde uno podía conocer los proyectos locales, entre otras cosas. Pero ya después de un rato cansa, dice Dani, “y ya es tiempo de volver”. Hasta que no mute en otra cosa (y se pueda imaginar más futuro), Filia hará sus apariciones en pop-ups. 

El fin de semana pasado fue su primer evento, Computer Garden, una combinación de actividades que incluía sesiones pregrabadas de meditación Nidra (una especie de yoga del sueño), musicalizadas por impvlso, además de piezas audiovisuales generadas por inteligencia artificial. Y por supuesto, objetos bonitos 🙂 

.

Hi-BYE: la tienda de ropa y objetos de la Roma (que nos encanta pero no sabemos definir)

 

 

Museo Aragón: un diminuto museo familiar escondido en una vecindad de la Santa María la Ribera

En una vecindad en Santa María la Ribera está el Museo Aragón, donde el Sr. Aragón resguarda los “recuerdos de lo cotidiano y lo familiar”.

Horacio Aragón Calvo abre su museo cuando él quiere, cuando uno le pide una visita, que él mismo guía con gusto. Es su propio museo. La idea de hacerlo le surgió estando de visita en un museo del tipo en Fromista, España, y hacerlo una realidad fue “por locura”, dice. En cuanto se desocupó un departamento en la vecindad familiar, comenzó a crear Museo Aragón A.C, un espacio que preserva “los recuerdos de lo cotidiano y lo familiar”. Así reza su lema.

Desde la limpieza hasta la museografía, todo fue hecho por él. Y eso se siente. 

museo aragon

museo aragon

La sala familiar 

Primero la sala sobre su familia. Al centro muestra la foto de su tatarabuela, que es la misma por el lado materno y el paterno, pues (a la usanza) sus abuelos eran primos segundos. “Mi abuelo (Agustín Aragón y Léon) es un hombre ilustre, sepultado en la rotonda de los hombres ilustres, en el panteón de Dolores; una persona muy querida y muy versada”. Era geógrafo y seguidor del positivismo, doctrina a la que dedicó todo su entusiasmo y así lo muestra en las fotos y portadas de revistas que Horacio acomodó intuitivamente en las paredes.

museo aragón

Allí aparece su tío Agustín, “un mexicanólogo” “difundor de la cultura mexicana”, dice, que rescató las recetas de los chiles en nogada y escribía una conocida columna de gastronomía en Ovaciones: El pan de cada día”. A este tío le dedica un rincón en otra salita; entre electrodomésticos y agitadores enmarcados. Pero así como tienen su lugar las figuras célebres, lo tienen también quienes llevaron vidas más sencillas. Dignas siempre de atesorar. Entierros, reuniones, viajes, caminatas: allí moran, bien lo dice su lema lo más cotidiano y lo más familiar. 

museo aragón
Una colección de botellitas de perfume, que empezó su esposa, divide dos salitas. Este fue el primero de la colección.

El rincón de la tecnología 

Vemos en sus ojos que al señor Horacio le maravilla el carácter efímero de las tecnologías. Nos pregunta sobre un aparato: “Usted sabe qué es este? “Un contestador?” respondemos. “Es un aparatito identificador de llamadas Telmex, duró muy poco porque los teléfonos comenzaban ya a intergralos”. Lo conserva en pedestal al lado de otros objetos. En esta sala ha acomodado aparatos en un orden cronológico bastante subjetivo. Este es su museo.

museo aragón
Artesanía de Tlaquepaque que se usaba mucho.

El rincón

El recorrido termina pronto. En un rincón lleno de objetos y más tecnología obsoleta. “Lo que ven es la biblioteca de un loco, ingeniero químico de los años 60”. Es decir: él mismo. Al ladito hay una colección de corbatas. Las señalamos para preguntar por ellas, y dijo: “esas son todas las corbatas que usé”. 

museo aragón
Las corbatas de Horacio.

Cualquier cosa que haya coincidido con la línea del tiempo de Horacio se encuentra allí. Este museo es a la vez álbum familiar, biopic, vitrina de recuerdos, pedestal de la memoria. 

museo aragons
El libro de visitas.

aragón

museo aragón

El Museo Aragón está en la vecindad más bonita de la calle Eligio Ancona. Si quieres visitarlo llama directamente a Horacio y haz una cita: 55 5418 1232.

El Señor de las salsas: más de 30 sabores de salsas hechas por él

Edgar se hace llamar el Señor de las Salsas porque prepara más de 900 sabores de salsas y aderezos, que vende en tianguis por toda la ciudad.

A Edgar lo conocen en los tianguis como “El Señor de las salsas” porque en su puestecito ambulante ofrece salsas que prepara todos los días, con chiles frescos. A las 4 de la mañana ya está de pie preparando las salsas y aderezos del día, que llevará a distintos tianguis de la ciudad. Lleva entre 20 y 30 sabores, aunque entre sus recetas hay más de 900. Hasta de los sabores más raros.

señor de las salsas
Todas las salsas cuestan $25 pesos, menos las especiales: eescamoles ($150), mulata ($50), de chapulines o acocciles ($100 pesos) y esencia de flores comestibles ($300).

Los sabores de El Señor de las Salsas

La segunda vez que visitamos al Señor de las Salsas, llevaba con él 22 sabores. Entre ellos los tres favoritos de Edgar: salsa de guasanas, salsa de cilantro y aderezo de sandía. Las guasanas, para los que no saben, son garbanzos verdes o habas, con sal y limón, que en el Bajío comen como botana. A algo así sabe, pero picosita. La salsa de cilantro es fresca y el aderezo de sandía es rosa y ligero y tiene un dejo, también, picoso. Además de esas tres salsas, en su muestrario tenía: aderezo de fresa, melón y maracuyá, salsa de cacahuate, de cacahuate al queso, tamarindo, piña, chapulines, ajo, escamoles, guayaba, tres quesos, habanero blanco (que llama alacrán) y dos de sus invenciones más picantes: “beso del diablo” y “rompe calzón”.

Sus salsas más picantes son siete y él mismo las nombra: Alacrán 7 infiernos, Nana Colasa (o Nana del diablo), Rompe calzón, Matasuegras y Matanueras. Todas esta son una mezcla de los chiles más picantes hervidos en aceite de oliva, que funciona también como conservador natural. Los chiles más picantes, dice, son 9: negro, blanco, verde, mostaza, anaranjado, bicolor, tricolor, morado y color chocolate. 

señor de las salsas
Aderezo de maracuyá.
señor de las salsas
Salsa de guasanas, “la botana más sana del Bajío”, dice Edgar.

Edgar estudió para ser chef y trabajó casi 20 años como chef ejecutivo de una cadena de hoteles en Puerto Vallarta. Cuando lo despidieron injustamente tuvo que empezar de cero, y quiso dedicarse o especializarse en salsas porque, por un lado, en México todo lleva salsa (y es cierto que las posibilidades son infinitas), y por el otro, es algo que no hace daño (tomando en cuenta que vivimos en un país con los grados más altos de diabetes y obesidad. Ahora anda de tianguis en tianguis vendiendo sus invenciones.

señor de las salsas

A El Señor de las Salsas lo encuentras en un tianguis distinto cada día. Los lunes en el tianguis de la calle Nevada, en Portales Sur y en el de la Obrera. Los martes en el de Leyes de Reforma. Los miércoles en el tianguis de Chabacano, en la colonia Vista Alegre. Los jueves en el tianguis de la Plaza de Toros México y en la colonia Postal. Los viernes en la Agrícola Oriental (Sur 8). Los sábados en el Colegio Londres, en Dr. Velasco y en la calle de Elvira, en el tianguis de Nativitas. Y los domingos en la Agrícola Oriental (Oriente 259) y en la Buenos Aires.

.

Más en local.mx

Tortillas Doña Chola: una tortillas de harina que saben a las que hacen las tías abuelas en el Norte, y se inflan en tu comal