Invasión: una cumbia nueva, nacida entre la Roma e Iztapalapa

Un exintegrante de Los Ángeles Azules y otros músicos se reunieron para este proyecto colaborativo que puedes escuchar aquí.

El aislamiento juntó a varios músicos de la ciudad, crearon una productora de cumbias y lanzaron su primer sencillo en Mini Studio. Se llama “Invasión” y la canta la misma voz que hasta hace poco cantaba con los Ángeles Azules. Lo pueden escuchar en esta nota o en Spotify desde hoy.

nueva canción

Mi historia empieza en Montevideo pero el mensaje lo mandaron desde la colonia Roma. @jacintoylacumbia empezaba un proyecto como productor con @esamipau. Él, músico ex Furland y Verano Peligroso componía su primer sencillo. A ella ya la conocen de @perreomillennial, pero del perreo a la cumbia le faltaba dar este paso.

invasión cumbia

El primer mensaje, sin preludio, me invitaba a escribir una cumbia. Recibí el audio por WhatsApp, una versión beta de una electrocumbia oscura, dramática y pegajosa, con unos lyrics simulados que había que sustituir.

Llevábamos poco tiempo de encierro cada quién en su ciudad. Tenía que hablar de eso, de la desconexión, el aislamiento y el desasosiego.

La letra –también mi primera cumbia– sucedió en paralelo mientras Jacinto y Pau producían la música, hacían arreglos y buscaban la voz. Fijaron la vara alta, total, todos aprovechamos este paréntesis que nos estaba dando la incertidumbre para jugar sin filtros a lo que tuviéramos ganas.

Se empezó a rumorear que un ex Ángeles Azules estaba considerando la propuesta. En Instagram @esamipau y @djKrizis jugaban con soniditos y filtros. Entre ajustes de versos, mensajes de voz y archivos compartidos por Google Drive, @hector__azul me dio un like que sonó a buenas noticias. Tardó en descargarse pero finalmente conecté al Bluetooth la primera prueba del track, ya con voz. No la voy a compartir pero la parte hablada del sonidero fue piel chinita. Las trompetas de Yawarana Orquesta con sintetizador y todo, eran de verdad. Estaba pasando y no había ni antro cerrado ni metro y medio ni ocho mil kilómetros de distancia que perdonaran las ganas de bailar.

cumbia

Invasión suena a reloj incómodo y a insomnio. Huele a sábanas usadas, a aislamiento y a amor pasajero -es una cumbia. Pero es la línea 8 del Metro que une la Roma con Iztapalapa y donde te descuides, te pasea por toda la ciudad. Es el proyecto colaborativo de diez pies derechos y sus izquierdos, saliendo juntos a la pista.

Escúchala en sus dos versiones:

1.Cumbia sonidera por Héctor Hernández y Yawarana Orquesta


2. Electrocumbia por Dj Krizis

Lyrics por @VicaPapuchi

¡Furia y Poesía! Una exposición de Atelier Romo para querer dejar todo y hacer esto

¡Furia y Poesía! es la nueva exposición de Arte Abierto sobre los 10 años de Atelier Romo, y en verdad despierta las ganas de ser parte de lo que allí pasa.

No todos gozamos de esa suerte del estudiante de artes plásticas que por algunos años tuvo el mundo dispuesto como un laboratorio. Que podía construir cosas, o pintar cosas, y obtener constantes satisfacciones creativas como cubetas de dopamina. Creemos que, sin importar la vocación, cada uno debería experimentar con el mundo del arte por un periodo de su vida, pues de ahí surgen conocimientos casi topográficos de la psique propia y de las posibilidades de la materia. Y también, por qué no, de trabajar bajo presupuestos. Todo esto ya lo sabíamos, pero al visitar la exposición de Arte Abierto, ¡Furia y Poesía!, rebrotó de los polvos.

¡Furia y Poesía! muestra lo que ha pasado a lo largo de 10 años en Atelier Romo, un espacio que creó Sebastián Romo para impartir talleres a todo tipo de personas y brindarles, precisamente, eso que tanto se antoja tener (alguna vez) en la vida: un laboratorio de experimentación creativa. En la sala hay miles de fotos de los estudiantes, de sus piezas, y traza la metodología pedagógica que ha operado –a lo largo de una década en el ámbito artístico y cultural de nuestro país– bajo el concepto de educación profunda, entendida como todo conocimiento que nos acompaña y mejora nuestra vida cotidiana.

Furia y Poesía

En palabras de Sebastián Romo:

¡Furia y Poesía! no sólo apela al lema del Atelier, también al proceso de “aprender haciendo”, de priorizar la praxis sobre la retórica y, a su vez, a la profundidad de la significación de los procesos, acciones y construcciones. En especial, alude al proceso de aprender, de descubrir e interiorizar en lo profundo. En pocas palabras: a un ritual de paso.

La exposición es lúdica. La recorres como si fueras parte de ese mundo experimental donde hay mil historias, procesos y resultados de procesos. Dan ganas de inscribirse en un taller y ser parte de eso.

Atelier Romo

experimentación

furia y poesía

colchón

furia y poesía

El hecho de que Arte Abierto esté dentro de Artz Pedregal también funciona para cambiar la idea de los circuitos habituales del arte contemporáneo y construir nuevos públicos que participen de manera activa con, y desde, el arte. Por cierto, el espacio será en sí mismo un taller de Atelier Romo para que nuevas personas puedan inscribirse.

 

Aquí puedes saber todo sobre Atelier Romo y cómo tomar uno de los talleres (cualquier persona está invitada).

Furia y Poesía. 10 años de Atelier Romo estará abierta al público del 13 de marzo al 13 de junio de 2021 y la entrada es gratuita todo el mes de marzo. < Arte Abierto > está ubicado en la planta baja de Artz Pedregal: Periférico Sur 3720, Col. Jardines del Pedregal, Alcaldía Álvaro Obregón, Ciudad de México.

La Increíble, ese bestiario de maravillas y libros, tiene nueva sede en la Condesa

Una de nuestras librería favoritas, La increíble, estrena local en Amsterdam, en la Condesa, y puedes ir a leer, tomar café o comprar prints de artista.

Seguro más de uno pensó por un momento que la pandemia se había llevado consigo a otro de nuestros favoritos al ver la cortina de Jalapa 129 cerrada durante semanas. Para ellos, les tenemos una buena noticia: La Increíble tiene un nuevo hogar en Av. Ámsterdam 264, con mesas para sentarse entre plantas y leer, tomar un café y ver a los perros pasear.

La Increíble no sólo se mudó, maduró. Lo que alguna vez describimos como un “Coney Island de la mente, un bestiario de libros, artefactos, carteles, juguetes, cuadros, papelería, dulces y sellos”; ahora está más cerca de ser una tienda de museo de arte moderno. La Increíble encontró un lugar para volverse más sobria, elegante y selectiva. Un local angosto y alargado que invita a cualquiera a pasar y descubrir la exhaustiva curaduría de libros y piezas de varios artistas.

la increible amsterdam

Para estrenar esta nueva etapa, La Increíble invitó a la artista chihuahuense Mariana Motoko a diseñar en conjunto una serie exclusiva de libretas, pines, stickers e ilustraciones. La serie —un objeto más bello que el anterior— inaugura una dinámica de La Increíble de tener colecciones exclusivas itinerantes, para las que van a invitar tanto a artistas emergentes como a los ya consagrados para crear una pequeña gran colección de objetos. Esto añadido a la nueva merchandise de la librería como tote bags y fundas de computadora.

moloko

libreria amsterdam

La selección de objetos en La Increíble

A modo de espacio de exhibición de piezas de cerámica, ilustraciones, pósters y libretas, una mesa enorme recibe a los visitantes en el centro de la tienda. Conforme pasen los meses, la selección de objetos exhibidos rotará, haciendo que cada visita sea una experiencia única. Pero el verdadero corazón de la librería está en  sus estantes; la selección de libros no es ajena a la historia y ADN de la librería, por lo que aún es posible encontrar ediciones raras y únicas entre el sinfín de biografías, novelas, guías, ensayos y muchos géneros más que, uno tras otro, son elegidos cuidadosamente por el equipo de la librería, quienes, con mucho gusto, te pueden ayudar a encontrar el regalo perfecto (sea para ti o para alguien más).

Por si fuera poco, gracias a la nueva modalidad (que amamos) que permite a los ciudadanos habitar espacios antes reservados para autos, La increíble intervino los dos lugares de parquímetro frente al local para servir café y té y así poder hojear la nueva adquisición a la sombra de los árboles del hipódromo.

la increible

Para quienes prefieren no salir de casa, La increíble también estrena sitio web, en donde podrán encontrar una selección especial con su respectiva reseña, además de tener un chat directo con la tienda para platicar sobre libros y no extrañar la sensación de ir a la tienda. (También está disponible en línea la colección de Mariana Motoko).

No queda más que desearles lo mejor en esta nueva etapa y estar al pendiente de sus planes a futuro que son muchos: clubes de lectura, playlists hechas por escritores y artistas, descubrir nuevas editoriales.

La Increíble
Amsterdam 264, Hipódromo Condesa
Instagram

Hugo: en nuevo bar de vinos naturales y comida rica bajo los hules de Av. Veracruz

Hace algunas semanas abrió Hugo: un winebar con muy buena comida y una selección exquisita de vinos naturales. Lo mejor es la luz que se filtra de los enormes hules y quedarse allí toda la tarde.

Hace algunas semanas abrió un lugarcito que se llama Hugo a un lado del Café Milou (ese restaurante francés diminuto donde se come tan rico). Hugo es los mismos dos dueños de su vecino: Isabel Castillo y Thierry Chouquet, pero en lugar de un café parisino es, más bien, un “bar de vinos naturales” donde el menú está pensado para acompañar bien a la exquisita selección de vinos que tienen. La comida en sí misma es deliciosa, a cargo del chef Michael Crespo.

restaurante hugo

En Hugo pasa el tiempo rico. Ayuda mucho que está bajo los enormes hules de Avenida Veracruz y que la luz se filtra entre las hojas. El diseño es ligero; no está sobrecargado de elementos que fuerzan una identidad… Es más bien europeo de calle (tiene algo de francés, español, alemán) a donde uno va a tomar vino y comer rico en platos chiquitos. Pero hay que hablar del vino, porque en Hugo es verdaderamente especial: todas las etiquetas son naturales (naranjas, rosas, tintas) y se sirven a temperatura perfecta, fresca, en copas delgaditas y ligeras, como nos gustan tanto en Local.

restaurante Hugo

restaurante Hugo
Michael Crespo

hugo wine bar

Hugo wine bar

restaurante Hugo

De comer hay una oferta bastante variada (pensadas para acompañar los distintos vinos). Por ejemplo, boquerones muy españoles, carne tártara o calamares fritos, pero también opciones más sólidas como el schnitzel o el pollo. Sin embargo, queremos resaltar las cebollitas, que las sirven en un diminuto plato sazonadas con hierbas y no tienen parangón.

Uno puede ir a comer propiamente o solo a botanear: lo importante es que la experiencia es ligera y fresca y la luz es muy especial. Será un de esos lugares que se sienten como el verano de las calles, que es donde queremos estar.

Hugo: Avenida Veracruz 38, Roma Norte
Síguelos en Instagram

El carrusel de Chapultepec: frescos venecianos, un piano antiguo y 1800 focos que lo iluminan

El carrusel de Chapultepec es uno de los más bellos que se hayan construido. Ha vivido en Venecia, Chicago, la Alameda Central y ahora está en Chapultepec y cuesta 18 pesos.

Casi todos –esperemos que todos– tenemos un carrusel en la memoria. Es de esos recuerdos compactos que compartimos los niños de occidente, y va acompañado de una música ingrávida, repetitiva, y una momentánea felicidad. El carrusel de Chapultepec no siempre estuvo allí. Llegó apenas en 2018 de la Alameda Central, pero antes estuvo en Chicago y antes de eso en Venecia; por eso los motivos de sus frescos representan los canales y las góndolas y ello lo hace tanto más encantador. Sin embargo, cada carrusel es todos los carruseles que hemos visto, sobre todo sí, como el que está en Chapultepec, tiene ese aire de antigüedad y esa musiquita que flota con los caballos de fibra de vidrio.

Carrusel de Chapultepec

El carrusel de Chapultepec está en la primera sección del bosque, muy cerca de la Fuente de las Ranas y la Casa de los Espejos; todos elementos como sacados de un cuento infantil. Tiene piso de madera, dos niveles conectados por escaleras, molduras francesas y 1800 focos que lo iluminan de noche. Como todos, es musical y parece encantado. De hecho, en su interior hay un piano y bancas de madera para que las mamás de los niños, o cualquier persona contemplativa, se siente a escuchar la música clásica mientras los caballos elegantísimos suben y bajan y los espejos repiten toda esa felicidad.

caballitos Carrusel de Chapultepec Carrusel de Chapultepec

 

chapultepec

El paseo no dura más de 3 minutos, pero es suficiente para formar ese recuerdo compacto que dura años y años.

Costo: 18 pesos.

3 lecturas clásicas, deliciosas, para recorrer la Ciudad de México del pasado

Local tiene un código para que puedas leer lo que quieras en Bookmate, gratis, durante 1 mes. Este mes recomendamos estos 3 libros maravillosos.

Con esta nota inauguramos una serie de recomendaciones de libros en alianza con uno de nuestros sitios favoritos para leer: Bookmate. Cada mes les pasaremos 3 lecturas que nos parecen imprescindibles, inspiradoras o fascinantes sobre la Ciudad de México (<3). Local tiene un código para que puedas leer lo que quieras en Bookmate, gratis, durante 1 mes. Hasta abajo viene el link.

Las batallas en el desierto, José Emilio Pacheco (Era)

libros

Con el cierre de la heladería ‘La Bella Italia’ el año pasado, desapareció otro de los sitios icónicos de la Colonia Roma. Por suerte, Las batallas en el desierto es una especie de máquina del tiempo donde los capitalinos y mexicanos de muchas generaciones han podido recorrer, no sin nostalgia, lo que en los cincuenta se llamaba Departamento del Distrito Federal. Y es en esta novela sobre el fin de la niñez y el primer amor, siempre pueden encontrarse nuevos ecos del pasado que resuenan presente  –como el de una ciudad en tiempos de pandemia (la de poliomelitis)– y esa sensación de que el tiempo, como la urbe, no pasa en vano.

Poesía completa (Los hombres del alba), Efraín Huerta (FCE)

lecturas clasicas

La vida nocturna por las calles de la ciudad está presente a lo largo de la obra poética de Efraín Huerta, testigo de las horas más altas de la capital en los años cuarenta. ¿Qué sobrevive de esas madrugadas de alcohol, fiesta y vagabundeo? Algunos libros y poemas, como Los hombres del alba, que retrata la emoción, entre melancólica e insoportable, de regresar a casa después de una noche de farra. O también sus famosas declaraciones tanto de amor como de odio a la ciudad, un canto que en más de seis décadas no ha perdido su vigencia.

Chin Chin el teporocho, Armando Ramírez (Océano)

lecturas chicn chin

Aunque es uno de los sitios más antiguos de la Ciudad de México, y uno de los más emblemáticos, Tepito sigue siendo un enigma para quienes lo ven desde el prejuicio o, peor aún, desde el miedo que impone su fama de barrio bravo. Por suerte, una cronista y escritor como Armando Ramírez pudo captar la diversidad y polifonía del Tepito de finales de los años sesenta y principios de los setenta, desde la perspectiva de Rogelio, el protagonista de esta historia que retrata la marginación de esa zona de la ciudad, vibrante en su lenguaje, sus costumbres y personajes.

*

¿Te interesó alguno de estos libros sobre la Ciudad de México? Puedes leerlos ahora mismo en Bookmate con el código LOCALMX que te dará tu primer mes de lectura, gratis. Sólo entra a  https://bookmate.com/code, introduce el código y crea tu usuario, y podrás disfrutar de estos y muchos más libros.

Adoptar un perro en la pandemia, una tendencia en crisis humana

Con la llegada del home office en tiempos del Covid 19, encontré una oportunidad para recibir a una cachorrita que ahora me obliga a abandonar la pantalla, de vez en vez, y a reconectarme con mi barrio, mi ciudad y la vida

A Guzmancito

La pandemia me hizo persona de perro, y yo solo había tenido gatos en la infancia. La idea de adoptar un cachorrito rondó nuestra mente algunas veces, pero era desechada pronto porque vivíamos en un departamento chico en la Ciudad de México y estábamos siempre fuera de casa, en la oficina. A finales del 2019, la perra Tarik de unos amigos tuvo a su camada de rodesianos, una raza sudafricana a la que le dimos la espalda. El miedo al cambio y la influencia fatalista de mi padre, que es apodado “Don Perfección”, nos contuvo: “Sería una desgracia para ustedes, tu casa, no podrán salir de viaje, lo dejarán solo diario cuando se vayan a trabajar y ladrará todo el día. Es una renta mensual carísima, acabará con tus muebles, etc., etc., etc. Una desgracia total”. (dixit)

Después, llegó la pandemia, una mudanza a un departamento más grande con terracita, y un sueño mío como anuncio del Arcángel Gabriel. Una noche mientras dormía, soné con un jardín y una cachorrita rodesiana que era mía y se llamaba Roja, fue un momento de felicidad inmensa, como holográfica. Me desperté arrepentida por haber dicho que no, y a mi pareja lo que lo convenció fue el nombre. ¿De dónde lo saqué? Es un misterio. Quizá porque en mi buró leía Autobiography of Red, de Anne Carson, y El cuento de la criada, de Margaret Atwood, una novela llena de vestimentas rojas. O tal vez sí fue uno de esos sueños premonitorios porque al poco tiempo, llegó una segunda oportunidad.

Pasaron los meses de luto colectivo y ansiedad generalizada ante la incertidumbre del Covid 19, cuando unos amigos de los amigos del dueño del macho rodesiano nos dijeron que lo iban a volver a cruzar y que nos regalaba, sin conocernos, el cachorro que le correspondía por protocolo. Esta vez dijimos sí, porque en el 2020 todo cambió: estaba diario en casa, a solas, zoombificada. Mi esposo siguió con jornada laboral normal porque su trabajo es de primera necesidad alrededor de los residuos hospitalarios, así que me comprometí a cuidarla yo.

adoptar un perro

Escogimos a la que se distinguió del resto por irse a echar debajo de la sombra, en lugar de venir a brincarnos a los pies. Hoy, Roja cumple cinco meses de llegar a un mundo de conteos globales de muertes diarias por un virus, y tres de estar con nosotros. Tenerla es todo lo contrario a una desgracia: ha sido construir poco a poco una especie de simbiosis que nos modificó mutuamente, tipo los daemons en Northern Lights, de Philip Pulman, que son una manifestación física del alma humana en forma de animales. Ha sido también un ejercicio semiótico de comunicación diaria, y cuando te entiende o responde, sientes esa alegría como la de Elliott cuando escucha decir al extraterrestre, “E.T Phone Home”. Y en automático nos hemos visto forzados a reconectarnos con nuestro barrio y vecinos. Cuando tienes perro se elimina la actitud blasé de los que habitamos las ciudades y surge un diálogo de empatías cortas a cada esquina. Muchos de los nuevos amigos de Roja en la colonia (Coco, Mole, Crepa, Totopo – nunca sabes los nombres de los dueños, solo los de las mascotas–) tienen menos de un año; “cachorros de pandemia”, los llamo. Y me pregunto si ahora las mascotas son esos seres de carne y hueso que nos salvan de la decadencia social artificial, como en la novela de Philip K Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

perros

Por otro lado, redescubrimos los parques citadinos. Desde el Cárcamo de Dolores, en donde hay un espectáculo matutino de parvadas que vuelan de la copa de los árboles a la fuente de Tláloc de Diego Rivera, en un vaivén coreográfico como danza al dios del agua, hasta el resguardo en las sombras del Tamayo o la Plaza Madero recién abierta en Los Pinos (¿quién iba a pensar que podrías pasear a tu perro en la casa de los presidentes de México?). Y lo mismo ocurre con el cielo nocturno de la ciudad: la potencia de la luz de Orión aún sobre nuestras azoteas en la madrugada es tan abrumadora que, a esa hora cuando debería estar dormida mientras limpio ciertos desechos perrunos, me encuentro pensando en el verso de Quevedo, “letras de luz, misterios encendidos” del poema, Himno a las estrellas.

adoptar un perro en pandemia adoptar en pandemia

Con Roja nació también un amor acurrucado en lo cotidiano y sencillo como leer o ver la tele. Un sentido nuevo “al monótono ritmo de hace tiempo, a la vida horrenda, siempre igual y el martilleo de ideas inútiles, el interminable tormento gris en medio del espectáculo del mundo siempre igual”, como decía Pavese. La confrontación con el desorden, la convivencia escatológica, las mordidas, las desmañanadas y la intensa destrucción de objetos al inicio, se disolvió en un hábito benéfico del cuidado de otro ser. “Es una libertad más importante: la de poner atención a lo que está pasando frente a uno”, como me dijo otro buen amigo que perdió a su perro recientemente tras diez años de estar juntos, una especie de amputación que ahora comprendo.

Tener perro me lanzó afuera del encierro, de mí misma y del día tras día de la vida adulta hacia las maravillas minúsculas. Era lo que me hacía falta.

.

Más de Brenda Legorreta: 

Azoteas defeñas – Espacios que han cobrado protagonismo en la Ciudad de México durante la contingencia

Channel 66, lo nuevo de Vans para sentir a la ciudad más cerca de nosotros

Chanel 66 tiene shows de música, gastronomía, arte e iniciativas sociales que transmite desde 4 ciudades: Ciudad de México, Chicago, Nueva York y Los Ángeles.

Vans es entrañable y querida, sinónimo de ciudad. Durante más de medio siglo se ha encargado no solo de vestir y calzar a los protagonistas de la misma, sino también de promover y celebrar la cultura urbana. Por eso en Local nos emociona mucho el lanzamiento de Channel 66, una plataforma de transmisión que nos hace sentir a la ciudad un poquito más cerca.

Con contenidos de música, gastronomía, arte e iniciativas sociales, Channel 66 se transmite desde 4 ciudades: Ciudad de México, Chicago, Nueva York y Los Ángeles. Todas capitales de ebullición cultural, y todas epicentros de movimientos latinoamericanos con una partecita de la Ciudad de México dentro. Vans siempre nos ha motivado a explorar la ciudad, a caminarla y observarla, como una suerte flâneur contemporáneo. En formato virtual, eso es precisamente Channel 66.

Motomoreno se presentará en el primer show de “Al Filo del abismo”, conducido por Joanna y Pelukaz

La programación de Chanel 66

Hay de todo en la programación y se antoja para cada momento del día. “Taco Tuesday” hace un recorrido por las cuatro ciudades alrededor del inmenso universo del taco, promete garnacha pluricultural y experimental (y mucho debate). Programas como “Al filo del abismo” tienen el foco en lo más extremo del skate y bmx. “Daisies” es un espacio abierto al arte emergente presentado desde Nueva York por Paige Silveria, que en cada episodio abre la conversación y exposición al arte gráfico, poesía y performances. Desde Ciudad de México, María Fernanda es la host de “Después de la escuela”, un show alternativo y didáctico para la motivación de la creación artística.

Girl Ultra

Y está la música, quizás el tema preponderante de Channel 66, porque no hay mejor forma de unir culturas hermanas. Aquí hay de todo: Girl Ultra inspirada en la cultura pop de los años 80s de la Ciudad de México, “Chilango Beats” con djs invitados y diferentes en cada emisión, “Chingadazo de Mendoza” con lo mejor de la cultura punk nacional. “Afropunk Interference”, un recorrido global de la riquísima cultura negra y su enorme influencia.

Desde Chicago nos emociona mucho “Numero Group Radio the Chicago Party”, un show que profundiza sobre la música más ecléctica: tribalismo, rural, grabaciones de campo, música andina y brasileña, las raíces del blues y el jazz, además de los movimientos más transgresores del underground como Undwound, Codeine y Bedhead. Numero Group, disquera seminal de esa ciudad, está además situada entre The Little Village y Pilsen, unas de las mayores concentraciones mexicanas en Estados Unidos, la little Mexico City de allá, y estamos seguros que la gastronomía también será un tema en Chanel 66.

Numero Group HQ, Chicago

La programación completa se puede encontrar en el sitio de Channel 66, y en Local iremos presentando mensualmente nuestra selección de recomendaciones.

Channel 66 — Ciudad de México / Chicago / Nueva York / Los Ángeles: al aire ya.
Ve toda la programación aquí.

Picnic en tu tapete: el nuevo placer campestre sin tener que salir de tu sala

¿El tapete es el nuevo mantel de cuadritos? Hicimos este experimento de un picnic de tapete, música y ventana abierta a la sombra de un techo en San Pedro de los Pinos.

Son momentos ahorita en que no importa entender la forma de la vida; importa acomodar las más pequeñas partes para darles una forma. Importa jugar con esa forma. Por ejemplo, ¿un picnic en una sala sigue siendo un picnic? ¿Qué tanto salir de excursión o estar a la sombra de los árboles importa?

Pedimos una canasta hace poquito para hacer el experimento del tapete, la música, la ventana abierta y la “comida campestre” a la sombra de un techo en San Pedro de los Pinos. El cambio de contexto, podemos decir, sí afecta el resultado, pero el resultado es un nuevo placer, digno de los más puros hedonistas confinados.

picnic

La canasta que llegó es de las que prepara Lupita Tirado, wedding planner, de la mano de Alberto Verdeja, winemaker de Bodegas Domecq, y quedó claro que los dos son unos “profesionales del picnic” (si eso fuera un título), porque entienden las delicias de tomar las cosas con las manos y combinar tipos o texturas de quesos con tragos de vino que saben al aire libre de los valles de Ensenada. Y, lo mejor, entienden bien que, si estás haciendo el picnic bajo techo, cada elemento cuenta.

 

 

Llegaron también unas flores.

El vino que escogió Verdeja fue un Reserva Real, que tiene justo esa expresión del clima y de la tierra que completan una experiencia de “comida campestre”. Un vino que dura muchas horas de conversación (hay otros que se van sin decir nada) y que alarga también el sabor de los quesos y los bocados chiquitos.

La comida con la mano

La canasta que llegó (esta) traía una selección de quesos, unos frescos, otros añejados, fresas, manzanas, pan artesanal de corteza firme, agua artesanal, jamón serrano, todos de comercio local y justo.

Lupita y Domecq tienen varios tipos de canastas de picnic que pueden llegar a tu casa. Puedes hacer un San Valentín en tu sala, sol@, con tus gatos, con tu novi@, con tu mejor amig@. Y la verdad es que sí funciona. Lo que importa es el juego y tomar vino y agarrar los bocados con las manos.

Aquí puedes ver las opciones de canastas de picnics a domicilio

 

Más en Local.mx

En este lugar te arman tu canasta de picnic para llevarla a Chapultepec

Bremen: La icónica fábrica de chocolates que creó las “lenguas de gato” y otras maravillas

La fábrica de Bremen es un lugar que hay que visitar. En su expendio puedes comprar sus icónicos dulces y chocolates, pero además pedir el clásico “recorte” y optar por la felicidad.

Seguramente todos los amantes del chocolate reconocen la icónica caja de las “lenguas de gato” que venden (¿o vendían?) en Sanborns. La cajita tiene el dibujo de dos gatos abrazados con moños dorados, y adentro las deliciosas tablillas de chocolate alargadas como una lengua. Estos chocolates inolvidables son de la fábrica mexicana Bremen.

lenguas de gato

Bremen inauguró en 1938 como un localito de dulces y chocolates en la calle Puente de Alvarado. El dueño fue un alemán de apellido Pillgram, pero luego la vendió a Don José Sainz Trapaga quién logró crecer la marca y puso una fábrica en la colonia San Simón en el barrio de la Santa María Insurgentes, donde sigue al día de hoy.

La Fábrica Bremen es un lugar que hay que visitar. Tiene 10 mil metros cuadrados y allí mismo hay un expendio de dulces y chocolates con las marquesinas originales y un aparador de época que resulta encantador. De hecho, el edificio puede verse desde Insurgentes Norte con sus emblemáticos tonos en blanco y rojo (los mismos de muchos de sus empaques) y en el techo un gran letrero que dice Bremen.

Bremen

Chocolates

El expendio de dulces y chocolates Bremen

En la estantería del expendio hay canastas, regalos envueltos en celofán, barras de chocolate, frascos de cristal con confitería, malvaviscos cubiertos de chocolate, cajas en forma de corazón, tabletas, bombonería y cerezas al licor… Como si no hubieran pasado más de 70 años.

chocolates bremen

chocolates bremen

bremen

Lo que más recomendamos es ir y pedir el clásico “recorte”: trozos de distintos chocolates a granel por un precio más bajo de lo normal.

Bremen nos regaló una de las mejores versiones de chocolate sólido en México, y en verdad, su fábrica es un lugar que todos deberían visitar.

bremen

chocolates bremen

Ahorita que es 14 de febrero y lo que más nos gusta (¿o lo único?) es la explosión de chocolates por doquier, le rendimos honor a quien lo merece: chocolates Bremen y sus maravillas.

bremen

Visita su tienda en línea aquí

Dirección:

Calz San Simon 227, Santa María Insurgentes, Cuauhtémoc
De 8am a 7pm, de lunes a sábado