Fotos: @andreacintar

La calle Motolinia es ya un corredor de maravillas para pasar horas – recomendamos 4 lugares

La calle de Motolinia mide 350 metros en los cuales hay oferta suficiente de música, comida y baile. Aquí enumeramos 4 lugares esenciales.

Autor: Redacción Local | Fecha 6 marzo, 2019

Hace poco remodelaron Motolinia, esa calle ancha y breve que se camina a buen paso en no más de 5 minutos, de extremo a extremo –desde Tacuba hasta 16 de septiembre hay 350 metros. Motolinia ya tiene alumbrado nuevo y también renovaron el andador; en su corto perímetro permanecen intactos los locales de siempre: La Casa del Pavo sigue sirviendo pavo y La Rambla, tortas. El Pasagüero (justo enfrente) cumple 15 años en noviembre, lo que bien le vale el título de institución.

Ricardo Pandal es el dueño de ese y otros espacios de la calle, que a pesar de ser varios no son de espíritu improvisado, pues como él dice, tiene más vocación de gestor cultural que de restaurantero. Y Motolinia, cortito y de ubicación precisa, es el laboratorio perfecto. Desde que abrió el Pasagüero, la fisonomía del Centro Histórico no ha dejado de cambiar y de esas metamorfosis Ricardo ya es experto. Cada nuevo lugar que abre (en Motolinia u otro rincón de la ciudad) replica la visión de llenar un hueco que hacía falta en nuestra mancha urbana, y no lo sabíamos hasta conocerlo.

Así llegaron a Motolinia los lugares en esta lista, en los que uno puede encontrar ramen y nigiris, música en vivo, mezcal (relamente) bueno, sake o una fiesta secreta. Todo sin moverse más de 350 metros.

Pasagüero

Motolinia

Motolinia

El Pasagüero es un foro con actividades diversas, siempre al día, gustoso de explorar la relación entre arte urbano, moda y música. Es uno de los favoritos de la escena local para disfrutar conciertos de no más de mil personas. Es accesible, seguro, espacioso y entusiasta de las bebidas en botella verde. Aunque es mucho más conocido como antro que como restaurante, en la entrada se sirven pastas, cocteles y buenos antojitos. También, desde que la comida del personal alcanzó calidad suprema, también la ofrecen en la parte de atrás como una suerte de “menú del día”, especial para los oficinistas; bien servido y a buen precio.

El Talismán de Motilinia

Motolinia

Motolinia

Con todo el ambiente y decorado de una cantina antigua que casi parece del viejo oeste, El Talismán de Motolinia es más reciente pero ya tiene fama de buen lugar para el mezcal. Los agaves que ofrecen son raros, diferentes. La mayoría silvestres, comprados directamente al productor, de pequeños lotes y sabores especiales. En la primera barra sólo sirven mezcal, pero en la parte trasera del local hay licores para complacer cualquier paladar. Cuidan mucho su selección musical y frecuentemente tienen música experimenta, djs invitados y fiestas, de las que uno puede enterarse a través de sus redes sociales.  Por ahora la cocina tiene algunas opciones pequeñas para botanear en las noches mezcaleras, pero planean abrir un menú de desayunos ligeros y una barra de café pronto. Aquí los muebles son una belleza.

Ah- Un

Motolinia

Motolinia

Uno de los lugares más discretos y especiales de Motolinia es el Ah-Un, un restaurante de comida asiática –principalmente japonesa­– que siempre es una apuesta confiable. La comida es buena y los precios muy justos, la música bajita y el ambiente tranquilo. El interior es fresquísimo: un respiro muy necesario del incesante ritmo del exterior. Especialmente en días soleados. Tienen mesas compartidas, individuales o la barra, perfecta para ver a los chefs preparar el ramen, sushi, ensaladas, curry o nigiris del menú. O, desde luego, para tomar sake delicioso en masu.

La Cuarta de Motolinia

Motolinia

Motolinia

Este es el proyecto más reciente de Ricardo. El nombre aún no es oficial (quizá cambie), como tampoco lo es la naturaleza del espacio, que todavía tiene todo lo encantador de su vida pasada: una barra de madera rojiza repleta de botellas, mesas pequeñas con sus pequeñas sillas, espejos y cuadros antiguos en las paredes y bastante campo libre para el baile. Por ahora, en sus muchos metros cuadrados han organizado fiestas, conciertos y ventas editoriales. Las actividades se anuncian en las redes sociales de Pasagüero y El Nuevo Talismán, ocasionalmente, y aunque por ahora están afilándose los planes, es muy seguro que pronto será un nuevo foro de proyectos frescos en Motolinia.

Motolinia se está afianzando como un corredor de maravillas gastronómicas y de vida nocturna. Un buen lugar para pasar muchas horas.

.

Más en Local:

Galera: el nuevo restaurante/bar/foro/biblioteca en una antigua imprenta en la Doctores

 

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido