El Estado de México acaba de prohibir el uso de unicel en establecimientos

Cada vez está más cerca: el Estado de México ya prohibió a establecimientos comerciales –casi totalmente– el uso de unicel.

En diciembre de 2016 llegó –a tiempo para las fiestas– el primer centro de acopio de unicel a México. Sigue en pie y es cada vez más eficiente. Luego, en 2017, la UNAM creó un sustituto de unicel hecho de tamarindo que se degrada en 3 días. Los pequeños esfuerzos continúan y aunque algunas veces parece imposible, los ciudadanos estamos un poco más atentos a nuestro uso de plásticos, sobre todo bolsas, chiclescolillas, popotes y unicel –que afectan tanto a la ciudad misma como los mares más remotos–. La nueva noticia es que hace unos días, el Estado de México prohibió el unicel en establecimientos comerciales.

Prohíben unicel en el Estado de México

La semana pasada, los ayuntamientos de Toluca y Metepec anunciaron que dentro muy poco, el uso de plástico y unicel en todo tipo de establecimientos comerciales quedará prohibido. Ya sea un restaurante o en el puesto de jugos, la multa que podrían tener va desde $422 a $8 mil 449 pesos. Según El Universal, los comerciantes en Toluca ya comenzaron a avisar a los consumidores que en un plazo de 90-180 días, tanto los vendedores como los ciudadanos tendrán que ajustarse a la nueva ley y encontrar las alternativas que más les acomode. Mientras, los establecimientos tendrán que comenzar a dar bolsas, popotes y envases de unicel con costo, si es cliente así los pide. En Tlalnepantla, que ya comprende una parte de la zona conurbada, la regla va más por ese lado; más que una ley, se trata de una campaña que incita a usar alternativas o quizás cobrar por los envases.

Tenemos, desde luego, que pensar qué alternativas dará el gobierno para este ubicuo material tan eficiente al mantener temperaturas y empacar productos. Ojalá no sea más plástico.

Para la Ciudad de México, esta noticia significa que no estamos muy lejos (al menos en la geografía) de tener este tipo de cambios. Aunque en esta ciudad implique otro tipo de esfuerzos o regulaciones, emociona saber que la consciencia y esfuerzos colectivos están rindiendo cierto tipo de frutos. Mientras, seguimos con los pequeños gestos para mejorar la situación: usar alternativas biodegradables al plástico, como los cubiertos y popotes de semilla de aguacate o bolsas de tela; comprar a granel o procurar pedir comida de restaurantes que respetan el medio ambiente.

.

Más en local.MX

Pesca sustentable: 4 lugares con las mejores prácticas para comer productos del mar