Paseos en los rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

Para esta entrega fuimos a uno de los rincones más verdes y silenciosos de la ciudad, el Bosque de Chapultepec, y visitamos el centro de Azcapotzalco.

Huracanes aparte, las lluvias en la ciudad comienzan a espaciarse y ya se siente ese ligero soplo de aire fresco que anuncia que el año entra a la recta final. Por eso tenemos la labor urgente de pasear por nuestros parques y jardines favoritos y aprovecharlos aún soleados, frondosos, en su mejor momento. Y nada como hacerlo mientras disfrutas de tu bebida favorita de Starbucks, que ofrece la mezcla perfecta de opciones clásicas y sabores de temporada. Después de nuestros paseos por el Jardín Japonés Masayoshi Ohira y el Centro Histórico, para esta entrega fuimos a uno de los rincones más verdes y silenciosos de la ciudad, en el Bosque de Chapultepec, y después visitamos el centro de Azcapotzalco, un paseo tranquilo que termina en una exposición que vale la pena ver.

 

Tercera parada: Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec

Aunque está ubicado a un costado de avenida Paseo de la Reforma y es de —relativamente— fácil acceso, este amplio jardín (de poco más de cinco hectáreas) está cubierto por una inesperada capa de quietud y silencio. Los visitantes recorren los senderos a solas o en grupos pequeños, absorbidos por la sorprendente diversidad de vegetación que aquí prolifera: decenas de especies distintas de cactus y suculentas, agaves a escala humana, helechos, bambú, palmeras. Hay patas de elefante, paragüitas, jardines de mastuerzo y un huerto de plantas comestibles: chiles, fresas, calabazas, hoja santa, frambuesas, lo que se suma a una variedad de aves e insectos polinizadores.

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

El jardín alberga unas 300 especies de plantas endémicas e introducidas, señalizadas tanto con su nombre científico como su nombre común, e información en braille. Fue inaugurado en 2006 en memoria del antiguo jardín botánico de Nezahualcóyotl y hace cinco años pasó por un proceso de rehabilitación, gracias al que hoy cuenta, entre otras cosas, con pequeños cuerpos de agua cubiertos de nenúfares y otras plantas acuáticas, senderos de gravilla de tezontle, un orquideario y bancas en puntos estratégicos para quedarse un rato leyendo o conversando. Es la visita ideal de quienes quieren escapar por un momento del ritmo cotidiano, aunque la energía de Reforma está a sólo un par de cuadras. Aquí puedes conocer más sobre los diferentes espacios del jardín.

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

 

La bebida
Starbucks tiene el sabor perfecto para celebrar la diversidad vegetal del Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec: el Mango Dragonfruit Refresher, una mezcla de frutas tropicales que combina con la temporada. A la ligera acidez del mango se agrega la dulzura de la pitahaya natural en cubitos y se agita a mano con mucho hielo. El resultado es una bebida fresca, veraniega por definición, y con un toque de cafeína que va muy bien con un largo paseo por el jardín y sus alrededores.

 

 

Starbucks más cercano
La sucursal más cercana está a unos minutos a pie, sobre Paseo de la Reforma (justo frente al Museo Nacional de Antropología). Ahí comienza el recorrido. Hay que rodear un poco, por la zona de comidas, para dar con la entrada al jardín. Y sí, puedes entrar con tu bebida.

Cuarta parada: centro de Azcapotzalco

El paseo comienza en el Jardín Hidalgo, cuyo quiosco suele albergar clases de baile o conciertos, en los que se siente la activa vida del barrio. De momento está cerrado el atrio de la catedral (excepto para entrar directo a misa), así que no es tan fácil ver la famosa hormiga que con su lento ascenso augura el fin del mundo. Pero eso se compensa con una visita a la explanada de la alcaldía y el Parque Azcapotzalco, un espacio arbolado, con juegos para niños y algunos monumentos.

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

Esta zona no forma parte de los itinerarios más habituales y, sin embargo, ofrece un ambiente acogedor y tranquilo, un respiro a la hiperactividad citadina. Sin embargo, lo que nos atrajo hasta aquí fue la exposición en homenaje al pintor y arquitecto Juan O’Gorman, conformada por obras de diversos creadores —artistas plásticos, arquitectos y diseñadores— que reinterpretan el legado del artista mexicano y trazan su relación con el paisaje y la cultura locales. Ese vínculo no es descabellado, ya que en esta alcaldía se resguarda su más antiguo mural aún conservado, Paisaje de Azcapotzalco, de 1926. La muestra “O’Gorman O’Gorman 1905-1982” vale la pena por la diversidad de miradas que otros artistas ponen sobre esta obra; por la luz que echan sobre momentos menos conocidos de su trabajo (la sala Escuelas Primarias 1932 merece una mención especial), y por el disfrute del espacio que la alberga, la Casa de la Cultura, cuyos patios habitados por gatos, además de sus fuentes y vitrales valen por sí mismos la visita.

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

 

La bebida
Para este paseo elegimos una bebida refrescante, energizante y elaborada de manera artesanal y meticulosa. El Cold Brew de Starbucks se infusiona en frío durante 20 horas, en pequeños lotes, lo que acentúa los sabores naturalmente dulces y disminuye la acidez del concentrado. Es un café aterciopelado, fresco, en el que los protagonistas son el sabor y la esencia de los granos de café 100 % arábica.

 

rincones más verdes y silenciosos de la ciudad

 

Starbucks más cercano
Hay una sucursal en la entrada de la plaza Destino Azcapotzalco, a una cuadra del metro Camarones y a dos de avenida Azcapotzalco, donde se ubican tanto el Jardín Hidalgo, como la Catedral y la Casa de la Cultura. La alcaldía y el parque están más adelante, y vale la pena darse una vuelta por ahí antes de entrar a ver la exposición, que estará abierta hasta el 30 de septiembre.

Lee aquí otra caminata en la ciudad con Starbucks.