La Cabeza de Juárez de Iztapalapa: si la ves nunca la vas a olvidar

La famosa Cabeza de Juárez no sólo es uno de los monumentos más extraños de la ciudad, también es un museo dedicado a su vida y obra.

La imagen de Don Benito Juárez es icónica, y no hace falta decir por qué. Pero tenemos en la mente su traje al punto, su cabello relamido (dicen que con limón), sus rasgos faciales y su actitud, firme y solemne.  Y entre tantas representaciones del Benemérito de las Américas en todos los formatos imaginables, la Cabeza de Juárez, en Iztapalapa, destaca por -digamos- peculiar.

cabeza de juárez
©Adam Wiseman.

En el corazón de Iztapalapa, en medio de una rotonda en la que confluyen cuatro vías y a la que rodea la avenida Guelatao, se logra ver a la distancia –desde cualquier punto– una enorme masa colorida sobre un arco. Conforme uno se acerca, la masa comienza a tomar forma: es una enorme cabeza. La Cabeza de Juárez. Seis toneladas de peso entre láminas, varillas y alambres recubiertos por colores recrean de manera abstracta las facciones de don Benito Juárez a gran escala.

El artista Luis Arenal, cuñado de Siqueiros (de ahí el acabado), hizo este monumento. De hecho, originalmente lo haría Siqueiros pero se enfermó y se la legó a su cuñado. La escultura colosal tiene en su interior un museo sobre la vida y obra de Juárez y conmemora el centenario de su natalicio.

cabeza de juárez

El culto a la imagen de Juárez en México ha permeado todos los frentes estéticos, y la Cabeza de Juárez es una más de sus manifestaciones. Un referente para todos los que pasan por allí, y de inicio les causa extrañeza. Una peculiar forma de conmemoración que, indudablemente, es mucho más trascendente que cualquier otra representación de su imagen.

Más en local.mx

La ballena gris al reverso del nuevo billete de $500 pesos