Iglesia de la Santísima Trinidad

Lo que comenzó como una modesta capilla, ahora se erige imponente y resguarda una escultura de la Santísima Trinidad.

Autor: redacción | Fecha 11 julio, 2016

Iglesia de la Santísima Trinidad

Los desniveles de los corredores y banquetas que enfatizan la sublime personalidad de esta iglesia se deben a los hundimientos de un suelo que antes fue un lago. Durante todo el siglo XIX se hicieron reparaciones para evitar que se inundara; sin embargo, el templo llegó a hundirse casi tres metros, como lo mostraron las excavaciones realizadas en 1924 por el arquitecto Antonio G. Muñoz. Fue hacia la década de los ochenta del siglo XX cuando fue desenterrada y pudo apreciarse como actualmente la vemos.

Como varias de las parroquias seculares del Centro Histórico, la Santísima Trinidad se levantó sobre una modesta capilla. La cofradía de los sastres, en devoción a la Trinidad, la habían construido junto con un hospital para ancianos y hospedería que, en las primeras décadas del siglo XVI, cedió a unas monjas clarisas. Luego de varias negociaciones entre el Arzobispado, los trinitarios, las franciscanas y los cofrades de San Pedro, los sastres regresaron en 1667 a una iglesia que con el tiempo, la humedad y los temblores fue necesario reparar. De esa edificación de 1755, financiada y promovida por el gremio de los sastres, data la iglesia actual. Los follajes, frutos, flores, enredaderas, querubines, ángeles, conchas y demás ornatos revelan sus rasgos barrocos churriguerescos tanto en la portada principal —dedicada a la titular de la iglesia, la Santísima Trinidad—, como en la portada sur —que fue dedicada al patrón de la cofradía, el apóstol San Pedro.

La autoridad vaticana se deja ver en varios puntos. En la torre de chiluca y tezontle que remata en forma de tiara papal; en el medallón circular ubicado en el centro de la portada; en las diez esculturas de obispos, papas y presbíteros que cargan libros, los llamados “Doctores de la Iglesia” (intercaladas con los estípites); o en la cúpula, cubierta con azulejos, en la que la tiara pontificia alude a su mando, al lado de la cruz de Malta que simboliza a las trinitarias. En su interior, lamentablemente queda muy poco de lo original: el magnífico cancel de cedro de la entrada; la balaustrada del coro; la escultura de la Santísima Trinidad o las pinturas de Miguel Rudesindo, todos ellos dieciochescos. En el centro de la portada lateral se distingue al apóstol San Pablo, a su derecha San Juan Bautista y a su izquierda, probablemente, San Mateo. En el medallón circular a San Antonio Abad, máximo representante de las reglas monásticas y en el nicho de la fachada que da hacia la calle de Emiliano Zapata se ubica la representación de Corpus Christi, que era una de las mayores fiestas que celebraba la ciudad de México. La autoría de la iglesia no está clara: se cree, por el parecido de su portada a la del Sagrario Metropolitano, que fue obra del arquitecto Lorenzo Rodríguez, aunque igualmente se le ha atribuido al alarife mayor de la Nueva España, Ildefonso Iniesta Bejarano.

Información práctica

Horario: Diario de 7 a 19 horas
Zona 4: Loreto y sus alrededores
Dirección: Santísima 12, esquina con Emiliano Zapata, Centro

Esto es el Abierto Mexicano de Diseño y la ciudad que te recomendamos

El AMD de este año es imprescindible porque propone formas de hacer frente a los fenómenos naturales. Local te recomienda este delicioso mapa a la redonda.

Las lunas de otoño: 3 lugares para verlas en la ciudad

El otoño (sobre todo octubre) es la época del año en que miramos la Luna como todas las lunas que puede ser.

Por amor al testimonio: 5 locales cuentan su historia en el 19s

Platicamos con algunos trabajadores de la Condesa sobre lo que hicieron durante y después del #19s.

Pequeño homenaje a lo más alto: la Torre Latinoamericana (y todos los lugares que fue)

Cuenta una leyenda que no hay temblor capaz de destruir (o si quiera dañar) a la Torre Latinoamericana. Este es un mínimo homenaje a su extravagancia y resiliencia.

¿Tu negocio fue afectado por el #s19? Te queremos ayudar

Si tu negocio fue afectado de cualquier manera por el sismo del 19 de septiembre, llena este breve formulario y nosotros nos encargamos de invitar a la gente a que te visite.

La ayuda ciudadana continúa, pero ahora es mucho más brillante: Voluntarios CIP

El Centro de Inteligencia Pedregal (CIP) se consolidó intuitivamente en medio de el caos que vivió la capital a partir del #19s y ha probado ser una de las más efectivas.

Estos son los albergues abiertos ahora que los temporales cerraron

Preparamos una lista por delegaciones de albergues oficiales que reciben personas todo el año o mientras resuelven su asunto de vivienda.

17 viñetas sonoras del sismo: una crónica auditiva

Una crónica en 17 instantes sonoros de lo que una persona vivió y escuchó el diecinueve de septiembre a eso de la 1:15pm.

Somos jauría: un aullido para hacernos fuertes

Un evento catártico por #SomosJauría para bailar rock y liberar energía acumulada, sin dejar de ayudar.

Cómo hilvanar las grietas de la ciudad desde lo más diminuto

Estos son algunos ejemplos pequeños pero fundamentales sobre cómo fortalecer a la Ciudad de México con acciones sencillas.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido