Fotos: Diego Berruecos

¿Cómo llegó la comida japonesa a México?

Desde que Yoshigei Nakatani inventó el “cacahuate japonés” en la Merced en 1960, en México hemos tenido las mejores manifestaciones de esta suculenta gastronomía y esta es su historia.

Autor: Ricardo García García para Capital Gastronómica | Fecha 12 diciembre, 2016

La saludable dieta de los japoneses, a base de pescado y arroz, se popularizó en los años noventa y desde entonces no ha hecho más que crecer. Los chilangos amamos la comida japonesa, ya sea en su versión más ortodoxa o en alguna de sus variantes “a la mexicana”, en las que es común acompañar el sushi con salsa Tampico y chiles toreados. En realidad, esta mexicanización de la comida es el resultado de un largo proceso de adopción que comenzó con las primeras migraciones durante la Colonia y continuó en el siglo xix con la llegada de jornaleros japoneses al Soconusco, en Chiapas. Ya en el siglo xx, cientos de profesionistas que emigraron de Japón se establecieron en la Ciudad de México.

A finales de 1960, la comunidad japonesa dio origen a una asociación oficial que tenía como objetivo servir de vínculo con la sociedad mexicana, sin embargo, durante casi todo el siglo xx la gastronomía nipona permaneció dentro de los hogares de estos inmigrantes. Quizá la única herencia japonesa a la gastronomía capitalina durante este periodo fue la de Yoshigei Nakatani, un comerciante del barrio de La Merced que hizo popular el cacahuate cubierto con harina de trigo, al que hoy todos conocemos como cacahuate “japonés”.

comida japonesa
Hiyoko

En ese entonces, el único lugar donde se podían probar las sopas a base de dashi (fondo de bonito), el pescado crudo o los guisos de cerdo o res al estilo japonés era precisamente el restaurante de la Asociación México Japonesa, el Kaikan. En un principio, sólo lo frecuentaban miembros de la comunidad, pero poco a poco llegaron los mexicanos y empezaron a explorar esos platillos tan exóticos, como el tempura o los donburi (cuencos de arroz cubiertos con alguna proteína).

comida japonesa
Tori Tori

La apertura del Suntory, en 1970, nos dio otro espacio para disfrutar la gastronomía nipona. Desde entonces, el Suntory se considera un lujo para conocedores; sólo hace falta ir un domingo a su sucursal en Lomas de Chapultepec para ser testigo del despliegue de autos de lujo sobre Reforma. Los salones están situados alrededor de un hermoso jardín con un estanque, las mesas son de madera oscura, las pinturas, los tatamis y la barra de sushi ayudan a inspirarse. Fue aquí donde muchos probaron por primera vez el sushi, algo que rompía con la idea que teníamos sobre los pescados y los mariscos, pues por primera vez se comían crudos.

comida japonesa
rokai

Al Suntory le siguieron otros locales de cocineros japoneses, como el que inauguró Yukio Nagaoka, quien había llegado a México dos años antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de México de 1968, invitado a trabajar en la cocina del restaurante de la Asociación México Japonesa. Venía por cinco años, a reunir dinero para abrir su propio negocio en Tokio, pero encontró un país que le gustó tanto que decidió hacerlo su hogar. Tras 18 años de trabajo en el Kaikan, el chef Nagaoka abrió su propio restaurante, el cual lleva su nombre, hoy otro clásico de la ciudad.

También durante los años ochenta, otro restaurante de comida japonesa se abrió paso en el sur de la ciudad, el Taro, de Kasuko Takeda. El cuidado de los ingredientes y la calidad de sus preparaciones son notables. El nacimiento del lugar fue iniciativa de su marido, Alberto Zorrilla, uno de los socios que fundaron el Suntory; a la muerte del empresario, la viuda Takeda decidió seguir adelante con el lugar. La barra de sushi del Taro es imperdible, aunque la visita a este restaurante vale mucho la pena también por su comida caliente y sus entremeses. En el Taro hay que probar también el shabu-shabu y el sukiyaki (ambos platillos se preparan en una cazuela al centro de la mesa).

Comida Japonesa
Tori Tori

Después de la década de los ochenta, la oferta y demanda de la comida japonesa aumentó. Este creciente interés motivó a Katsumi Kumoto, un estudioso japonés de filosofía y letras, quien decidió aventurarse para dar a conocer la gastronomía de su país natal. Kumoto abrió en Satélite un negocio de comida rápida a base de pollo, al que llamó Tori Tori. Ese primer local no tuvo mucho éxito, pero lo impulsó a crear un nuevo concepto y un menú casero tradicional que comenzó a servir a trabajadores de las empresas niponas en México. Así, abrió un restaurantito en la calle de Anatole France, en Polanco, que no tardaría en convertirse en un lugar de referencia. Al principio sólo servía platos de cocina caliente, pero pronto se extendió a la barra fría del sushi. La forma en que se cocina en el Tori Tori es rigurosa, con mucho detalle en la presentación de cada plato y la supervisión de Kumoto, quien cuida que la materia prima sea la más fresca. Hace unos años, el restaurante se mudó a una casa mucho más grande, también en Polanco, obra del arquitecto Michel Rojkind, donde se combina la experiencia sensorial del espacio con la buena gastronomía.

comida japonesa
Rokai

Después de la ola expansiva de las últimas décadas, han empezado a llegar también propuestas más jóvenes y propositivas. En la colonia Juárez, con la dirección de Edgar Ochoa, abrió Rokai Izakaya, un espacio mínimo que ofrece un menú omakase, que significa algo como “lo que el chef recomienda” y que está basado en la pesca del día. Al éxito de este lugar le han seguido dos locales más de diferentes especialidades: Ramen Sumiyaki, que prepara comida caliente y a las brasas y sopas, y el Hiyoko, donde se especializan en brochetas. Detrás de las barras, los cocineros y chefs son japoneses, lo que garantiza la autenticidad de los sabores.

comida japonesa
Hiyoko

Otra de las propuestas que se dedica a un sólo tipo de especialidad japonesa es Yamasan Ramen House. Shinichiro Nagata es el dueño y chef. Originario de Tokio, emigró de Japón a Monterrey y luego a la Ciudad de México, y encontró en la Condesa un local de buen tamaño que acondicionó para disfrutar con comodidad de un buen plato de fideos, pues aquí sólo se sirve ramen. Él mismo desarrolló la fórmula del kansui correcto —el activo que aglutina el trigo, el agua y la sal— para elaborar sus propios fideos. De entre todos los ingredientes con los que acompaña sus fideos destacan el pork belly y el kakuni, una cocción lenta de la panza del cerdo que resulta dulce, especiada y se deshace en la boca.

.

Texto de Rodrigo Díaz para el libro Ciudad de México: Capital Gastronómica (Travesías Media, 2016).
A la venta en librerías y en Espacio Travesías.

Agenda local – qué hacer del 22 al 28 de mayo

Te recomendamos las siguientes 7 cosas para hacer, comer y ver esta semana en la Ciudad de México.

Montelobos Tobalá: ¿qué hace a un mezcal especial?

El nuevo mezcal de Montelobos se aleja de la sobreexplotación del maguey en la industria, y visibiliza una realidad e historia dignas de contarse.

El Rincón Tarasco: el templo donde se le rinde culto al cerdo

En este pedacito de tierra michoacana, la gloria se sirve dentro de un par de tortillas grandes y es tan abundante que difícilmente podrás cerrar el taco.

Lucas Local, comida para habitar

La comida de este restaurante en la Roma es una suerte de comfort food experimental que se reinventa, pero siempre hace sentir bien a los que lo visitan.

4 formas de consentir a tu niño interior con (buena) comida chatarra

Regálate un momento y aprovecha este día para consentir a tu niño interior. Haz las paces con él y apapáchalo de la mejor forma posible: con comida. Y si es chatarra, ¿qué mejor?

No sólo de comida vive el foodie: 4 series de Netflix que lo demuestran

Recomendamos estas 4 series de Netflix para degustar -imaginariamente– los platillos más espectaculares del mundo y para inspirarte a comer y cocinar mejor.

Cedrón, o cómo tentar a la fortuna restaurantera de la Condesa

La fortuna favorece a los valientes, y para prueba el nuevo restaurante Cedrón del chef y marinero Alejandro Fuentes, que a pesar de estar en el corazón de la Condesa ha sorteado la dificultad.

Cata de vinos: el encuentro de dos mundos

Club Travesías ofreció una cata de vinos en el claustro del Museo Franz Meyer y el encuentro del Viejo y el Nuevo Mundo produjo sabores exóticos, desbordantes, frutales y minerales.

Vive los secretos del barrio de San Ángel con Club Travesías

Vive un encuentro cultural con uno de los barrios emblemáticos de la Ciudad de México: San Ángel, hogar de artistas míticos como Diego Rivera.

Local recomienda: estas catas de té en la Ciudad de México

Las sesiones son de 5 a 8 los sábados y la invitación es abierta al público. Cuesta $350 pesos por persona y es un verdadero convite de lo ordinario.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido