Fotos: Claudia Flores Zurita

Crónicas de la Plaza de la Belleza, parte II: facial y gelish

Esta vez regresé a la Plaza de la Belleza por un facial y por un gelish. Un buen plan para hacerlo con una amiga y conocer este fascinante lugar.

Autor: Claudia Flores Zurita | www.bardot.mx | Fecha 5 mayo, 2017

En vez de escuchar flautitas orientales new age, escucho canciones de salsa y los anuncios de las promociones de este recinto dedicado a la belleza. En vez de estar en una cabina privada, me encuentro en el vestíbulo del pequeño centro comercial entre otras mujeres vanidosas y demás transeúntes. Los comunes aromas de aceites terapéuticos de repente son opacados por el olor a garnacha que se cuela de la calle. Mi amiga y yo estamos en una isla dedicada a tratamientos faciales. Una careta de LEDs multicolores cubre nuestras caras en pleno tratamiento.

1. Tratamientos faciales

Desde mi primera visita, esta máscara fue el anzuelo que llamó mi atención. Yo quiero que me hagan eso. Punto. Pero la vez pasada gasté mi presupuesto antes de tiempo y ya no alcanzaba a cubrir los 400 pesos del facial básico. (Recomendación: lleva billetes porque entre cosita y cosita se esfuman.)

He recibido faciales más básicos en lugares más “monos”: aquí me hicieron una limpieza, extracción de puntos negros, aplicación de mascarilla –de esas coreanas que están de moda que parecen máscaras y tienen efecto hidratante–, una mascarilla para labios (como la que mencioné en el artículo de “Hallazgos de la Merced”)  y unos parches para desinflamar las ojeras.

facial gelish

Ahora me atiende Alicia, quien es química de profesión, graduada por la UNAM. Llegó a la Plaza Atarazanas (o Plaza de la Belleza) a hacer faciales después de que las circunstancias económicas y un divorcio le revelaron que, aunque trabajara en Philip Morris, “nunca dejaría de ser una empleada más”. Ahora descubrió el redituable mundo de la cosmetología, aunque me confiesa que tuvo que aprender a ser vendedora. Lleva un año haciéndolo y en este poco tiempo ya se ganó el espacio en la plaza.

Mientras me explica qué me hace, aclara las dudas de curiosos, también intrigados por el tratamiento. Alicia tiene dos chambas: antes de empezar con los faciales, desde muy temprano hace labores burocráticas en el Hospital Español. Y en la plaza abre el negocio a las 10 de la mañana.

2. Nail art

Justo al salir del centro comercial está una plaza junto al Claustro de la Merced. Un tianguis con todo para el arte de las uñas y los puestos retacados de manos de plástico que muestran el vasto catálogo de estilos que ahí mismo te pueden hacer. No me atreví a ponerme las uñas de acrílico que tanta curiosidad me dan,  pero después de debatir entre un gelish con efecto cromado o de holograma, escogí el segundo.

facial gelish

A Eli le tocaron mis manos. Ella vive justo del otro lado de la calle y lleva 12 años en el oficio de las uñas. Mientras se pone en acción me cuenta cómo ya después de tanto tiempo, por su hijo y con el pesar de muchas clientas, sólo el domingo deja de trabajar. Aún no considera jubilarse, pero el tiempo extra lo está considerando para viajar. También le gustaría abrir su propio salón, pero cómo hacerle para que toda su clientela acostumbrada a encontrarla aquí, acuda al nuevo destino. Mejor acá.

Toda la diamantina atrapada en el acrílico de las uñas de Eli me tiene hipnotizada. Le parecen simpáticas mis preguntas de cómo es la vida con semejante longitud. La conclusión, que aplica para la vida es que “a todo te acostumbras”.

Ella, tanto como jefa de familia y del negocio, pone el orden. Mientras trabaja con mis uñas, supervisa a su mamá que está haciendo por primera vez, en las uñas de mi amiga, el efecto holograma.  “Les pongo retos”, me comenta, “para que cuando yo no esté ellas sepan hacer de todo”. Alguna de las chicas les hacen las uñas y Eli les alza la barra conforme superan sus misiones: doble acrílico, encapsulado, diseños complicados…

facial gelish

Un buen plan

Con la cara rehidratada, los ojos notablemente deshinchados y el sol destellando en nuestras uñas, mi amiga y yo queremos cerrar con broche de oro. Regresamos caminando en contrasentido por la calle de Manzanares, ésta se convierte en Venustiano Carranza hasta llegar al número 148, donde está el restaurante El Ehden. Y, mientras comemos delicias libanesas, ambas reafirmamos: Tenemos que volver.

Favorito: La Lonja Mx y 6 marcas para ver ahí

Para su segunda edición de 2017 (y séptimo año), esta plataforma itinerante vuelve a la Roma, la colonia que los vio nacer.

Las ferreterías son felicidad: nuestras 3 favoritas del centro

Ya que alguna vez el dueño de Home Depot dijo que donaría su dinero para la construcción del muro fronterizo, considera estas alternativas variadas y baratas.

tokyobike: manifiesto de belleza nipona en la Ciudad de México

Tras un largo recorrido, llegan las bicis de tokyobike a proponer una nueva forma de recorrer la ciudad. Visita su showroom y haz una prueba de manejo.

Delicadas prendas-talismán para probar fortuna esta temporada

Gitanas, brujas y fortune tellers, son la inspiración de la nueva colección de Cynthia Buttenklepper en colaboración con Andra Neen y Nike Air.

Casa Selva: nueva florería que ilumina lo sencillo

Casa Selva es una nueva boutique de flores que propone reinventar la manera de regalar flores con arreglos sencillos y elegantes.

10 talleres que puedes tomar en estas fechas (lista de recomendaciones)

Una guía a los 10 talleres que consideramos más interesantes, sugestivos y especiales que se impartirán pronto en la ciudad.

9 jabones esotéricos del Mercado de Sonora

Desde el Mercado de Sonora directamente hasta tu baño la solución para enamorar, dominar y enriquecerse.

Visita al estudio del artista Carlos Amorales

Descubre los secretos detrás de la inspiración del artista mexicano Carlos Amorales, que representará a México en la Bienal de Venecia.

Bi Yuu: tapetes portadores de historias

Los tapetes de Bi Yuu, además de ser piezas magníficas, narran diversas historias que dialogan con la tradición y el diseño contemporáneo.

ROW: Remar en una casa de Polanco

Row es el ejercicio que se hizo famoso en House of Cards y ahora llegó a Polanco para hacerle justicia a todo lo que promete en la serie.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido