Fotos cortesía del MUNAL

La perpetua contemplación de Otto Dix

El MUNAL presenta la exposición Violencia y pasión del pintor alemán Otto Dix, cuya obra realista se convirtió en un referente de su época.

Autor: Manolo Caso | Fecha 25 octubre, 2016

La exposición de Otto Dix Violencia y pasión inicia con una perspectiva sobre la identidad del artista mediante sus obras más tempranas: un tipo retador en perpetua contemplación de sí mismo y del mundo que lo rodea.

Su vida y obra se ven marcadas por las guerras, aunque su cosmovisión se mantiene uniformemente sombría durante el desarrollo cronológico de sus creaciones. Equipado con una increíble memoria visual y una filosofía nihilista, partió a las trincheras del frente Germano-Francés durante la Primera Guerra Mundial. Ahí asumió el rol de testigo de las aberraciones, brutalidades y la plaga de muerte durante la guerra, y durante este tiempo hizo múltiples grabados y dibujos de la cotidianidad en las trincheras. Podredumbre, muerte, muerte, muerte, muerte, muerte y más muerte. Dix habla con su pincel, pero si tuviera que ponerle palabras en la boca al juzgar su obra, diría a gritos: ¡NO HAY GLORIA EN LA GUERRA! ¡NO HAY GLORIA EN LA MUERTE!

En algunos grabados del tiempo de la Primera Guerra, se alcanza a contemplar una dualidad. En una obra se ve un sol pálido, obsoleto, casi como si no estuviera ahí a pesar de que ocupa la mitad del espacio en la imagen. Las penumbras se sobreponen a la luz. La dualidad de Dix no es un balance, simplemente es un elemento desesperanzado: una mera declaración de que la luz ha sido opacada por los actos del hombre.

Otto Dix

Durante el interbellum, Dix empieza a experimentar entre el cubismo, el futurismo y el dadaísmo sin dejar el realismo que definió sus primeras obras. Dix frecuenta burdeles, circos y todo tugurio repleto de anormales. Sus retratos siguen siendo contrastantes, ahora entre las clases sociales alemanas: los abusos y el exceso de la burguesía opuestos a la miseria de la mayoría. La gama de contrastes de Dix habla por sí sola, siempre recargándose a colores sombríos pero conservando un espectro de lucidez mínimo.

Otto Dix

Dix retrata prostitutas y fenómenos pero no busca una estética convencional en sus creaciones sino un fiel recuento de la realidad. Ama ilustrar la decadencia natural del ser humano prefiriendo retratar prostitutas viejas, experimentadas y haciendo énfasis en sus arrugas y todo rastro que deje el tiempo en el cuerpo humano. Tal como Charles Baudelaire, busca encontrar la estética del mal.

Hay muchas obsesiones en la obra de Dix: su mirada retadora en los autorretratos; las manos simulando a Cristo cubriendo sus llagas en la costilla; San Cristóbal y el niño Jesús; muerte, decadencia, guerra, paz. Todas son recurrentes durante todas sus etapas. Por esto durante el Tercer Reich, el partido Nacional Socialista determinó que la obra de Dix era arte grotesco y ordenó la quema de muchas de sus obras. Dix se resigna a las montañas de Baviera y se dedica a pintar “inofensivos paisajes” todos recargados de imágenes apocalípticas: bosques demacrados, tierras baldías, sangrientos atardeceres, etc. Encuentra una manera simbolista de seguir con su protesta, pasando desapercibido.

Otto Dix

Las pinturas de Dix encuentran cierta iluminación a partir del nacimiento de su hijo antes de la Segunda Guerra y a partir de ahí muestra una decadencia esperanzadora. La luz llega por fin a su paleta. No es hasta sus últimos años, después de las guerras, cuando encuentra la paz y la conciliación con la muerte y el mundo que lo rodea.

Otto Dix es un personaje multifacético, un gran guía a través de la situación histórica/social europea de la primera mitad del siglo XX. Su obra es única, conmovedora y fascinante. La exposición en el MUNAL es necesaria para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

.

Recorre la arquitectura de la capital con esta app de Arquine

Recientemente Arquine lanzó la app de su Guía de Arquitectura, te compartimos una ruta que trazamos caminando por 5 edificios insignes de la capital.

Esta es la familia que comenzó a pintar caras en Chapultepec

Tuve la buena suerte de salir con el rostro maquillado de gatito, y de conocer a la familia pionera en ofrecerte ser un personaje de ficción.

El que chacharea encuentra. 3 hallazgos del tianguis de la Portales

Al tianguis de la Portales no se va a buscar. En la calle Rumania, que se extiende con todo tipo de cosas, uno chacharea y después encuentra los más extraños y mejores objetos.

Local recomienda: 3 cenas con cerveza para recibir la primavera urbana

#ColectivoBocanegra organiza happenings nocturnos con algunos de los mejores chefs (reconocidos y nuevos) de la ciudad y a precios buenísimos.

Cartografía ciclista, nuestras apps preferidas para pedalear en la ciudad

Estas aplicaciones contribuyen a la practicidad de la bici, parte importante de su esencia, a veces opacada por el caos de la ciudad.

En las horas más oscuras: (los otros) 5 restaurantes para ir de madrugada

Hay que decir que después de la medianoche no sólo hay tacos grasientos: te recomendamos estas otras opciones, igual de perfectas.

El retrato de NRMAL: música, comida, mascotas… y Nikes

El sonido contemporáneo que propone el festival NRMAL significa la propuesta más radical de las nuevas tendencias globales.

¿Qué ver en Mextrópoli? Esta exposición de ciudades-jardín

GARDEN CITY MEGA CITY: Ecosistemas Urbanos de WOHA se exhibe en el Museo de la Ciudad y es imperdible para visualizar una ciudad verdaderamente verde.

Local recomienda: Amalia Pica en los miércoles de SOMA

Radicada en Londres, es una de las artistas argentinas más conocidas hoy a nivel mundial, no te pierdas su conferencia en el próximo miércoles de SOMA.

El fantasma que Esther McCoy dejó en México

Esta vez en la serie Pasajeros del Museo Jumex está la escritora y crítica de arquitectura Esther McCoy, quien visitó México en la década de los 50.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido