Fotos: Paulina Figueroa

La Casa Barragán es tomada por caballos, música y silbatos de la muerte

En Hípico. Música, caballos y arquitectura, el artista Edgardo Aragón interviene Casa Luis Barragán con los mismos objetos que la casa contiene.

Autor: Lucía Ortiz Monasterio | Fecha 16 noviembre, 2016

Como parte del programa Estancia FEMSA, que es una serie de intervenciones artísticas a la Casa Luis Barragán, Edgardo Aragón (Ocotlán, Oaxaca, 1985) creó Hípico. Música, caballos y arquitectura: un corrido, una intervención sonora curada por Eugenia Braniff que se llevará a cabo del 6 de noviembre al 10 de diciembre – Todos los sábados con músicos en vivo y el resto de la semana como ambientación de los recorridos habituales. 

Cada uno tiene la Casa Luis Barragán que desea. Hay miles de formas de “tenerla” porque no es solamente la arquitectura la que se desdobla a partir de tu estado de ánimo, de los cambios de luz y de la perspectiva; los objetos y muebles de la casa hacen lo mismo: cuentan historias y hacen declaraciones. Las cosas dialogan unas con otras para formar una especie de cosmovisión barraganiana. Cuando Edgardo Aragón entró a esa casa a hacer la investigación para Hípico, Música, caballos y arquitectura: un corrido se encontró, primero, con una extensa colección de viniles. Barragán era un melómano extraordinario. Entre los viniles, la gran presencia de Manuel M. Ponce, el primer compositor de la historia en “sonar mexicano”.

a89a2591

En seguida Aragón notó la pasión del arquitecto por los caballos y los temas ecuestres. En cada cuarto de Casa Barragán hay una escultura, un cuadro o la sugerencia de un caballo. Pero el artista descubrió también la ubicuidad de las calaveras que coleccionaba el arquitecto y que le recordaron al silbato de la muerte que usaban los aztecas como toque de guerra para exterminar a otros pueblos (si nunca has escuchado uno, por favor hazlo; hay pocos sonidos más terroríficos). Con esto último terminó de formar su composición temática para Hípico. Estos 3 elementos –la música revolucionaria y de Manuel M. Ponce, los caballos y las calaveras– retumban en las paredes y forman esta pieza, que es una especie de “casa tomada” por elementos que ya estaban ahí pero estaban dormidos. Y al despertar, dialogan.

El sonido es una manera de medir el espacio, al igual que la luz.

a89a2577

Edgardo Aragón mapea la arquitectura de esta casa mediante música –aquí corridos revolucionarios, allá música abstracta mexicana– que interpretan tres músicos en vivo en distintos espacios de la casa: en el dormitorio, el cuarto de invitados, el jardín, el tapanco y la biblioteca. Al fondo, en cada espacio, suenan los silbatos de la muerte distorsionados (¿para no espantar a las visitas?), que los músicos usan a veces como metrónomo, a veces como interrupción.

Pero no es sólo música la que está sonando: es la posible conexión entre el caballo y la música, es la historia de la música mexicana, las anécdotas de la música, la arquitectura de Barragán, todo lo que Barragán significa. Es la construcción de una supuesta identidad mexicana.

La invención de un país cabe dentro de esta casa.

a89a2567

Edgardo Aragón hace un tratamiento sonoro muy parecido a lo que hacía Barragán con la luz. Hay muchas capas. El sonido rebota y hace juegos en los muros. Y aunque en cada espacio la canción es distinta, la construcción musical está hecha para ser un sólo track, una sola historia. Quizás nadie había entendido Casa Barragán tan bien a partir de la música.

QUÉHípico. Música, caballos y arquitectura – Edgardo AragónCUÁNDOL-V: 10am a 5pm. S-D 10am 1pm (sábados en vivo, recorridos cada 15 min)
DÓNDECasa Luis BarragánDirecciónGral. Francisco Ramirez 12 – 14, Ampliación Daniel Garza

La primavera-verano de Marvin y Quetzal y el playlist que le da sentido a todo

Recorre la última sesión de fotos de M y Q escuchando estas 10 canciones que nos envió Marvin para celebrar la androginia y la diversidad de género.

El retrato de NRMAL: música, comida, mascotas… y Nikes

El sonido contemporáneo que propone el festival NRMAL significa la propuesta más radical de las nuevas tendencias globales.

‘Hasta la pista, baby’: sonideros, orgullo nacional

Los sonideros son parte fundamental de la cultura mexicana. Te presentamos a Sonido Tropical Herrera, un boombox andante de la vieja guardia nacional. (Mixtape incluído)

Alejandra Quesada tenderá un ligero arcoíris en el festival NRMAL

Este fin de semana podrás comprar una prenda de la nueva colección #RAINBOWSLIGHT de Ale Quesada en el Festival NRMAL.

Ella es Circuit Des Yeux y viene al Festival NRMAL

Una de las voces más impresionantes, barítono por naturaleza, se presenta este fin de semana en NRMAL. Ella es Circuit des Yeux.

Este jueves (por favor) Cómeme

El año dual Alemania-México nos ha dado muchos placeres. Este promete ser uno de los mejores: regresan a la Ciudad de México las legendarias “Noches Cómeme”.

Más allá de la música en Bahidorá… o cómo reducir nuestra huella de carbono durante un carnaval

El Carnaval de Bahidorá nos ha ofrecido múltiples experiencias: musicales, multisensoriales, mágicas y artísticas, pero poco se dice sobre sus aportes para disminuir nuestra huella de carbono.

Hipnotista, músico, líder en exploración espacial, mexicano: con ustedes Nahum Mantra

Nahum organiza reuniones galácticas sobre el espacio exterior, las artes y la cultura. A veces hipnotiza personas, a veces hace música, otras organiza misiones de gravedad cero en Rusia con artistas mexicanos…

Una imperdible sesión de música experimental en la ciudad: Umbral XXX

La iniciativa Umbral llega a su edición #30 y prepara una sesión íntima y exquisita con Catriel Nievas (ARG), Uryan Lozano (Mx), Natalia Pérez Turner (MX), Axel Muñoz (MX) y Diego Villaseñor de Cortina.

Uili Damage: música para empezar la revolución

En la segunda entrega de la sección de Músicos hablando de música, platicamos con Uili Damage sobre cómo se fragua una revolución desde la música.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido