Fotos: Local

La tina de Carlota y el Castillo de Chapultepec de noche

Visitar el Castillo de Chapultepec de noche es un alucine. Es como verlo en la intimidad, cuando no hay filas de gente y uno puede deambular como lo hicieran los emperadores de la corte en su momento.

Autor: Redacción Local | Fecha 16 noviembre, 2016

Ninguna ciudad cuenta con un parque como Chapultepec, privilegiado por gobernantes mexicas como Moctezuma o Nezahualcóyotl (que lo dotó de ahuehuetes), o por Maximiliano y Carlota, quienes hicieran su residencia en lo que había sido el colegio militar, para felicidad de gobernantes posteriores, como Porfirio Díaz.

Visitar el Castillo de Chapultepec de noche es un alucine. Es como verlo en la intimidad, cuando no hay filas de gente asomada en cada esquina y se puede deambular como lo hicieran los emperadores y la corte en su momento.

img_0994

A Maximiliano y Carlota les tocó ver los jardines colgantes de Chapultepec, donde se bañaba la Malinche. Y desde las terrazas del Alcazar, los lagos de Xocotlán y de Chalco llenos de flores salvajes y de árboles gigantes. Les tocó ver todos los ríos que bajaban de la montaña. Les tocó ver el paraíso.

img_0968

Una de las cosas más memorables en la visita nocturna es ver los baños de Carlota (la loca de bouchon) iluminados. En el baño hay una tina hondísima de mármol mexicano de una sola pieza. La tina la tenían que llenar con agua del río y subir en mulas hasta la cima. Luego tenían que calentar el agua en fogones y echarla a la piedra helada a cántaros para el disfrute de la Emperatriz. Y cómo debió haber disfrutado esos complicadísimos baños…

chap

El Alcázar, que domina buena parte de la ciudad, es tan fantástico como la historia de México —ahí está la cama de Maximiliano y un mural de Orozco con una colosal cabeza de Benito Juárez, por no hablar de las recámaras de Díaz, un piso arriba de la sala pintada por Siqueiros. Para hacer este recorrido nocturno (y otros excepcionales viajes urbanos), visita Club Travesías y únete. En verdad vale la pena.

Vejez, divino tesoro

Dos ancianos son retratados en la película La Maldad bajo la mirada de su nieto, Joshua Gil, quien la estrenó en la Berlinale de 2015 y la cual, por fin, llega a México.

Museo del Juguete Antiguo: crónica de un viaje a la infancia

Todos hemos deseado regresar a ese tiempo en donde todo se reducía a jugar. Cuando la nostalgia de esos años se apodera de uno hay que pasear por el MUJAM.

Noche de black-roots en la ciudad con Numero Group

Rob Sevier, fundador de Numero Group, fundamental para la historia de la (buena) música y salvador del soul local, se presenta este sábado con un DJ set.

Estos son los nuevos emojis latinos

Platillos como un taco al pastor o expresiones como “gato encerrado” forman parte de la nueva colección de 267 “latino emojis”.

Catarsis colectiva para despedir de México a Otto Dix

El MUNAL organiza un micrófono abierto, una catarsis colectiva y un concierto de punk en su vestíbulo para despedir a este brutal artista alemán.

Fernando Ortega juega contigo en Nota Rosa

El artista presenta en el Museo Tamayo su exhibición Nota Rosa de tintes lúdicos.

Ya fue un año sin Bowie y el Museo de la Ciudad lo celebra

En cinco sesiones de fotos hechas por Brian Duffy, el Museo de la Ciudad muestra la evolución y los aportes estéticos del gran David Bowie.

Nunca una línea recta: la arquitectura de Javier Senosiain

El Museo Nacional de Arquitectura presenta una exhibición sobre Senosian, el rey de la arquitectura orgánica en México.

Músicos hablando de música: Richard Colburn

En la primera entrega de esta sección de músicos, Richard Colburn, baterista de Belle & Sebastian, enumera algunas canciones perfectas para la pista de baile.

El placer es mío (o cómo aniquilar una relación de amor)

Elisa Miller presenta El placer es mío en la Cineteca Nacional. Una historia lenta sobre la inminente ruina de una relación aparentemente idílica.

Close
Close

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Indica que es requerido